Venezolanos buscan refugio a través del desierto de Atacama

De la mano de su padre, Julio, de 11 años, llega al norte de Chile tras completar una travesía arriesgada que arrancó en Venezuela y le llevó por cinco países de Sudamérica. Está cansado y asustado, como cientos de venezolanos que cruzan a diario la frontera en busca de refugio.

“Yo lo que quiero es ver a mi mamá y llegar ya”, dice tímido Julio, que acaba de cruzar a Chile junto a su padre en Colchane, en la frontera con Bolivia, en pleno altiplano.

Por delante tienen el desierto de Atacama. Más de 100.000 kilómetros cuadrados de suelo árido, una tierra yerma de 1.600 km de largo y hasta 180 km de ancho.

La historia de Julio es la de cientos de pequeños que duermen a la intemperie en terminales de buses o en rutas sin fin entre Antofagasta, Colchane, Iquique y Arica, constataron periodistas de la AFP en un gran recorrido por la región.

“No veo a mi mamá desde que tengo cinco años, hasta ahora solo videollamadas”, dice Julio, con frío y sed, tras un viaje de 12 días “lleno de sustos”. Padre e hijo salieron de Caracas con más recursos que otros migrantes, lo que les permitió viajar en autobuses hasta Bolivia a un costo de 1.400 dólares.

Pero aún les faltan casi 2.000 km para llegar hasta Karina Alvarado, la madre del niño que sigue sus pasos nerviosa desde Santiago, quien debe enviarles dinero un par de veces más.

Niños y adultos caminan por pueblos y carreteras con bolsos al hombro, la mayoría con bebés en brazos y otros con mascotas.

“Le llevo el niño a la mamá a Santiago, y (vamos) con nuestro compañero Beethoven”, dice Jesús Ruiz, que viaja con Benjamín (10) y un perro grande, su “gran compañero de vida”.

Chile es el tercer destino de la región de los 5,5 millones de personas que han partido de Venezuela, sumida en la mayor crisis política y económica de su historia moderna, el segundo éxodo actual más importante del mundo después del sirio. El país ha recibido a 460.000 venezolanos, una cifra solo superada por Colombia y Perú, con 1,8 y 1,1 millones respectivamente, según Acnur.

AFP

Notas Relacionadas