‘Santa Marta, congelada en su desarrollo urbano’

421

Viejas edificaciones en el Centro Histórico de Santa Marta están abandonadas, a la espera de un proceso de intervención por parte de sus propietarios. /MONTINER ALVIS

 

El expresidente de la Sociedad Colombiana de Arquitectos afirma que sería oportuno darle continuidad a la apuesta iniciada hace varios años con el plan de renovación y recuperación urbana de los sitios prioritarios para mantenimiento y desarrollo turístico que permita contar con un destino en óptimas condiciones.

‘‘La falta del Plan de Ordenamiento Territorial (POT) ha sido nefasta para viabilizar los grandes proyectos urbanos, en este momento no hay norma urbana vigente para sitios estratégicos con desarrollo arquitectónico, y en zonas relacionadas con la actividad turística’’, así lo manifestó Luis Ignacio Díaz Granados Villarreal, exdirector de Planeación Distrital.

De acuerdo al análisis del arquitecto Díazgranados, ‘‘Santa Marta está congelada en su desarrollo urbano y turístico, por la falta de infraestructura de servicios públicos, la no expedición de disponibilidad de servicios de alcantarillado y agua potable, se constituye en el gran obstáculo para el mejoramiento de la calidad de vida y desestimula la inversión privada que ha sido clave en el desarrollo de la ciudad’’, recalcó Díaz Granados, quien además dirigió la extinta Corporación Nacional de Turismo (CNT) en el año 1979.

 

Luis Ignacio Díaz Granados, arquitecto y exsecretario de Planeación Distrital.

 

Fue categórico al expresar lo vital que representa la actualización del POT en la proyección y planificación de la ciudad, el cual debe soportar un plan de marketing turístico para dar confianza y firmeza a las instancias públicas y privadas. Según Díaz Granados, Santa Marta debería abordar un plan de gestión interinstitucional donde se articulen aspectos de seguridad, tráfico peatonal y vehicular, iluminación en sitios de interés, plan de arborización y paisajismo, zonas verdes, amueblamiento urbano turístico, aseo y basuras, convenios de apoyo sector público y privado, rutas turísticas señalizadas, transporte masivo y de turismo.

 

En la calle 18 del Centro Histórico de Santa Marta hay inmuebles que están en venta desde hace varios años. /MONTINER ALVIS

 

CIUDAD SUBUTILIZADA

El exsecretario de Planeación Distrital considera que Santa Marta es un destino turístico que no ha explotado su verdadero potencial frente a las oportunidades del amplio mercado actual a escala nacional e internacional. Asegura también que se requiere de un plan de marketing definiendo e impulsando una marca que identifique la ciudad y que sirva de base para diseñar un plan de publicidad y mercadeo.

‘‘La marca y la promoción ayudan al propósito de incrementar los ingresos para la ciudad de Santa Marta, mejorando los índices de ocupación que son muy bajos ya que a duras penas se hace el punto de equilibrio. De acuerdo a datos del Ministerio de Comercio, Industria y Turismo en 2016 alcanzamos un 49.36% y en 2015 el 56.30%, esos índices son bajos si tenemos en cuenta que hay destinos nacionales con más del 80% de ocupación’’, enfatizó.

Al referirse al turismo de cruceros, Díaz Granados reconoce que las comparaciones resultan odiosas pero son un referente importante. Dijo que si se compara a Santa Marta con la hermana ciudad de Cartagena la diferencia es abismal porque la capital de Bolívar recibió en 2016 un total de 157 cruceros y en el 2017 fueron 189 cruceros, mientras que aquí solo arribaron 15 cruceros en 2016 y 14 ‘hoteles flotantes’ en 2017.

‘‘Sin duda alguna Santa Marta decreció un 20.38% en este mercado de cruceros y eso obedece a que no existe promoción o comercialización. Creo, no hay siquiera contacto institucional con esas empresas programadoras de cruceros’’, afirmó el exdirector de Planeación Distrital.

 

Casas en venta o en arriendo se encuentran en las calles céntricas y peatonales como la 19 (Tumbacuatro) donde han cambiado el uso residencial por el comercial. /MONTINER ALVIS

 

PARQUES NATURALES

De acuerdo al análisis respecto a los parques naturales, el arquitecto señaló que el Parque Corales del Rosario recibe cerca de 743.466 turistas promedio cada año, mientras que el Parque Natural Tayrona un total de 295.411 turistas. ‘‘Habría que preguntarse con estos datos, porque teniendo el Parque Tayrona una mayor extensión del territorio, tiene menos visitantes, si se trata de capacidad de carga, si los continuos cierres en baja y alta temporada influyen, o si se trata de falta de facilidades e infraestructura turística. La única institución que sabe qué pasa en el parque, es la Unidad de Parques ya que la comunidad y las autoridades locales son ajenas al tema’’, indicó.

Según Díaz Granados sería oportuno darle continuidad a la apuesta iniciada hace varios años con el plan de renovación y recuperación urbana de los sitios prioritarios para mantenimiento y desarrollo turístico que permita contar con un destino en óptimas condiciones. Destacó el avance que se dio en el Centro Histórico en donde algunos inmuebles le apostaron al cambio del uso residencial por el comercial potenciando el establecimiento de negocios en la cadena productiva del turismo: hostales, hoteles boutique, agencias operadoras, restaurantes, bares, cafeterías, spa, tiendas de artesanías, cajas de cambio, arrendatarios de autos, entre otros.

 

Algunos inmuebles cambiaron el uso residencial por el comercial potenciando el establecimiento de negocios en la cadena productiva del turismo: hostales, hoteles boutique y entre otros.

 

Actualmente existe una burbuja de valorización en esta zona patrimonial pero así mismo varios inmuebles abandonados, a la espera de un estímulo gubernamental que facilite un proceso de intervención por parte de sus propietarios, mientras otros han optado por ofrecer sus casas en venta o arriendo.

‘‘En turismo prometer en una campaña de expectativas, un producto turístico de calidad, significa un compromiso de hacer un esfuerzo en conectividad, vías de penetración, parqueaderos, mejoramiento de andenes, señalización, facilidades náuticas, equipamiento turístico, servicios gastronómicos en playas, sitios arqueológicos, parques naturales, planes de recuperación en el Centro Histórico, El Rodadero, Bello Horizonte, Pozos Colorados y en general todo el potencial ecoturístico – cultural y de naturaleza que ofrece la región’’, anotó.

También podría gustarte