DIARIO DEL MAGDALENA
Periódico de Santa Marta

Celebrado Consejo de Seguridad sin el gobernador ni la alcaldesa

Dicen que se trató la situación de orden público y de seguridad de la vecina ciudad, pese a que la ola criminal también afecta a Santa Marta.

Fue una reunuión más. Un  Consejo de Seguridad en el que se habló de lo mismo. Medidas y medidas y medidas, pero nada en concreto que permita enfrentar la grave ola de criminalidad que vienen padeciendo Santa Marta y Ciénaga, donde el hampa reina ante la ausencia de estrategias efectivas por parte de la Policía Metropolitana que tiener a su cargo y bajo su jurisdicción la seguridad  de más de 800 mil personas.

Ante una situación que es inocultable como la ola criminal que padece Ciénaga y que la misma también la afronta Santa Marta, el Gobierno nacional envió a la segunda ciudad más importante del Magdalena a los viceministros Jairo García Guerrero para la Estrategia y la Planeación del Ministerio de Defensa y del Interior, Juan Pablo Díaz-Granados, quienes solo escucharon al alcalde de Ciénaga Luis Alberto Tete Samper y fueron igualmente en calidad de invitados los mandatarios de  Pueblo Viejo, Fabián Obispo; Carlos Sierra de Fundación, Luis Emilio Correa de Aracataca y el secretario de gobierno de Plato, Michel Baldovino López. Se desconoce sí la alcaldesa de Santa Marta, ciudad donde los homicidios se han ´disparado´ fue invitada o no. Y si le notificaron, no se sabe porqué no fue.

Los enviados del Gobierno nacional ofrecieron como ´regalo de Navidad´ la construcción de una nueva estación de Policía en Zona Bananera y los  estudios para la construcción de otras en diferentes municipios del Magdalena.

Se confirmó que habrá también a través de Fonsecon, nuevos implementos y ayudas para la movilidad de la fuerza pública en el Magdalena.

Los funcionarios de las carteras del Interior y Defensa, confirmaron que a través de las fuerzas militares, se garantizará la seguridad de los  cafeteros en esta época de cosecha en la Sierra Nevada de Santa Marta.

“Estamos satisfechos con el respaldo que los alcaldes convocados encontramos en el Gobierno nacional a través de los viceministros citados en este consejo de seguridad”, dijo el alcalde de Ciénaga, Luis Tete Samper.

El doctor Jairo García Guerrero, viceministro para la Estrategia y la Planeación, indicó que se revisaron las prioridades y las acciones de la fuerza pública.  “En conjunto con el ministerio del Interior y el viceministro Díazgranados, para identificar acciones que permitan mejorar en tres temas fundamentales: Reducción del homicidio en la región que es una meta del gobierno nacional y en el cual toda la fuerza pública está comprometida; que la cosecha cafetera se desarrolle con total tranquilidad; y la prevención del hurto y la extorsión en la región”, sostuvo.

Por su parte Juan Pablo Díazgranados, viceministro de Asuntos Políticos del la cartera del Interior, indicó que se tiene previsto y con recursos ya priorizados, un nuevo comando de Policía en Zona Bananera: “Son recursos que ya están priorizados porque es un compromiso hecho por el ministro Daniel Palacios en la ciudad de Santa Marta”.

Además, junto a la Policía Nacional se hará un estudio de infraestructura para las nuevas y el mejoramiento de estaciones de policía en los municipios del departamento.

Otro de los compromisos según confirmó el viceministro Díazgranados será la redistribución de elementos para el fortalecimiento de las capacidades y los proyectos de vigilancia de cámaras de Ciénaga y Aracataca, este último que está viabilizado.

Y DE SANTA MARTA NI MÚ 

Pero lo más decepcionate de la reunión de ayer, es que los funcionarios enviados por el Gobierno nacional lo mismo que los altos mandos militares y de Policía, no se hayan pronunciado con respecto a la situación de inseguridad que vive Santa Marta.

Sin conocerse las razones de ello, a la vista lo que se vé es que se quiera ´tapar´ la ola criminal que viene afectando a la capital del Magdalena. No hubo una sola consideración de orden público de cómo el Gobierno nacional se dispone a enfrentar esta situación de inseguridad, porque recordemos que las estadísticas, las mismas que quieren tapar señalan que en 10 meses de 2021, ya Santa Marta superó el número de homicidios que se presentaron durante todo el año 2020. Pero no solo es la ola criminal de esta ciudad, sino los delitos de alto impacto que vienen afectando la percepción de seguridad ciudadana, como el hurto a personas y residencias, el fleteo, la extorsión y lesiones personales, hasta el punto que el informe de ´Santa Marta Cómo Vamos´ revelado hace menos de 72 horas consideró que la inseguridad y los delitos en sus diferentes manifestaciones han afectado la calidad de vida de los samarios.

Pese a ello, el Gobierno nacional se hace el de los oídos sordos y no se sabe que piense hacer ante el desespero, el temor y la indignación que vive la ciudadanía por todo lo que viene ocurriendo en materia de inseguridad.

Algunos dirigentes gremiales lamentaron que los viceministros y los representantes de las fuerzas de Policía y del Ejército, no los hayan llamado, y recibir de ellos una mayor información o compartir las preocupaciones que se tienen en ese sentido.

La única conclusión a la que se llega entonces es que Santa Marta seguirá en poder del hampa, del crimen organizado, de las bandas armadas dedicadas al narcotráfico dispustándose el territorio para sus negocios, por cuanto el Estado no está interesado en compartir esas preocupaciones con las autoridades administrativas de la ciudad que encabeza la alcaldesa Virna Lizzi Jhonson Salcedo.

Notas Relacionadas