DIARIO DEL MAGDALENA
Periódico de Santa Marta

Plantas térmicas serán plan b del gobierno de no empezar operación Hidroituango

48

 En el marco del Congreso Andesco, que se lleva a cabo en Cartagena, el Gobierno afirmó que ante una eventual no entrada en operación de Hidroituango, la carta que tendría para hacer frente a la creciente demanda de energía eléctrica, que aumentó 7,8 % en septiembre, según XM, estaría en la generación en firme derivada de los proyectos térmicos, que estarían entrando entre el último trimestre de 2021 y los 12 meses de 2022, con una capacidad igual o superior a 600 MW.

El ministro de Minas y Energía, Diego Mesa, afirmó que, por ejemplo, ya han entrado tres unidades de TermoYopal, que sumada a la planta de Termocentro, acumulan entre ambas 190 MW de capacidad instalada.

También, para 2022, se prevé la entrada de al menos 440 MW teniendo en cuenta la entrada de Tesorito (desarrollado por Celsia) y el cierre de TermoCandelaria y TermoCali.

El jefe de la cartera energética explicó que “fueron 3.000 MW 0 4.000 MW de capacidad que se adjudicaron en la subasta de 2019”, por lo que el país tendría un potencial de generación igual al que tiene Hidroituango tan solo con energías no convencionales renovables.

Frente a lo entrada de Hidroituango, la gerente de XM, María Nohemí Arboleda, aseguró que el precio de la energía dependerá de la reacción del sistema, con base en las reservas existentes, donde su ampliación es uno de los objetivos del Gobierno.

Cecilia Maya, gerente de mercado de energía mayorista del regulador, puntualizó que “el costo de la energía para el usuario final será más eficiente; sin embargo, de ser necesario reemplazar la generación hídrica, podrían presentarse incrementos”.

No obstante, en una de las intervenciones del Congreso de Andesco, el gerente de EPM, Jorge Carrillo, afirmó que Hidroituango no está detenido y cumplirá con los cronogramas, contrario a lo previsto en la última auditoría del proyecto desarrollada por Deloitte.

“La primera unidad entra finalizando el primer semestre del año 2022 y la segunda a más tardar noviembre o finalizar el año 2022. Esas son las obligaciones de energía en firme que tenemos”, dijo Carrillo.

Resaltó que las seis unidades restantes estarían entre 2023 y 2025, y que se pondrán en el sistema 2.400 MW, el doble de lo que genera actualmente EPM.

Frente al fallo de responsabilidad fiscal por $4,3 billones, el contralor general, Felipe Córdoba, mencionó que no se debe culpar al organismo de control.

Y pese al temor ante un desabastecimiento, Carrillo enfatizó en que estarán operando en 2022. Cabe anotar que el costo del proyecto ha aumentado $6,1 billones tan solo desde 2018, año de la contingencia; y resta por ejecutar $4,4 billones.

A su turno, el director ejecutivo de SER Colombia, Germán Corredor, manifestó que los proyectos de energía renovable representarán una opción para energía en firme.

Aunque, de no cumplirse con los compromisos, se deberán ejecutar las garantías al igual que en 2018. Además, MinEnergía prepara subasta de reconfiguración.

/Colprensa

Notas Relacionadas