DIARIO DEL MAGDALENA
Periódico de Santa Marta

Legalizan su captura por atacar a puñal al hermano 

El afectado que presenta una grave lesión en el lado izquierdo del cuello, continúa bajo estricta observación de los especialistas en una clínica privada de la ciudad, a donde fue llevado en un vehículo de emergencia.

Tras haber sido presentado en audiencia, un Juez Penal Municipal con Funciones de Control de Garantías de esa ciudad, fue legalizada la captura del ciudadano Aldemar Antonio Berrio Orozco, quien fue capturado en flagrancia por la Policía Metropolitana por apuñalar a su propio hermano en medio de una riña familiar.

La diligencia se inició con dicha medida tras las pruebas presentadas por la Fiscalía y la captura en flagrancia que lo vinculan al proceso por el delito de lesiones personales. Se conoció que en las próximas horas se desarrollará la audiencia en la que se le imputarían los cargos por el ilícito antes relacionado y seguidamente se le impondría la medida de aseguramiento.

El sujeto fue capturado por el acto de intolerancia registrado en la vivienda situada en la calle 15 con carrera 14 del sector conocido como Zarabanda en Gaira, donde presuntamente este inició una fuerte discusión con su hermano de 26 años que minutos después pasó a los golpes, seguidamente en un descuido violentamente lo agredió con un cuchillo en la zona del cuello, herida que lo mantiene debatiéndose entre la vida y la muerte.

Inicialmente el afectado fue trasladado hasta la sala de urgencias del Puesto de Salud de esta localidad, donde ingresó con una herida, producida con arma blanca y por su complejidad tuvo que ser remitido a la clínica Los Nogales, donde los galenos en turno le suturaron la herida.

Sobre el estado de salud de la víctima reportada como Jaír Alfonso Manjarrés Orozco, se supo que permanece internado bajo estricta observación de los especialistas de una clínica tras la lesión en el lado izquierdo del cuello, ocasionada por su hermano.

Tras la agresión el presunto agresor fue capturado en una rápida y oportuna  intervención del personal de la Policía Metropolitana de Santa Marta que le notificó sus derechos, y luego lo trasladó hasta Unidad de Reacción Inmediata de la Fiscalía, a espera de ser judicializado.

Notas Relacionadas