Matoneo sin descanso

298

 

Desde que está el hombre sobre la tierra, ha existido el matoneo. Adán lo sintió en su propia costilla con la serpiente en El Paraiso. Antes de darle el fruto del árbol prohibido, la víbora venía pelándole los colmillos y azotando el manzano para que el primer hombre cayera en la trampa. Años mas tarde Caín se la veló a Abel, hasta que lo garroteó.

Siglos después uno ve en vivo y en directo como los políticos de ahora reaccionan de una cuando le hacen bullyng, que es el mismo matoneo, pero como han pasado años, las palabras son mas modernas. Hace unos días vimos como algunos manes le gritaban corrupto al Serpa, al Senador no se le pararon los bigotes porque anda afeitado, pero si las cejas. Es que uno ve al bumangués sin pelos debajo de la naríz y enseguida lo imaginamos con los mostachos o sino no es Serpa.

Bueno el político ante el matoneo se las cantó: “…si me vuelven a gritar, vengo y nos damos en la jeta” Después se acordó de 8000 cosas durante el gobierno de Samper y dio sus excusas. Pero analizando la situación esa, no es nueva, porque varios hombres públicos cuando “se las vuelan” enseguida se comportan como unos gallitos de pelea. No hace mucho, un ex pre le dijo a uno de sus marionetas que le iba a dar en la cara y otro que está de candidato al primer cargo de la nación, le dio coscorrones a uno de sus escuderos de frente mar.

Si el bigotudo no se para a reclamar o aquel reacciona ante la amenaza del golpe en la cara o el tercero no hubiera sonreído tras recibir los cocotazos, hoy tendríamos mas que un bullyng. Porque el cobarde llega hasta donde el valiente quiere, dice el adagio popular.

Ya comenzaron las campañas para Senado, Cámara y Presidente y los matoneos estarán en la lista. No nos vayamos a sorprender cuando sucedan.

También podría gustarte