ESPECTÁCULO CELESTIAL

Cercana, grande y “de sangre”: un eclipse lunar total particularmente raro por su tamaño ofreció ayer un espectáculo celestial visto por miles de personas de punta a punta del planeta. A diferencia de los eclipses solares, las gafas de protección no son necesarias para ver el fenómeno y los amantes de la astronomía pudieron disfrutarlo a ojo descubierto.

El espectáculo fue observable en parte de América del Norte, Rusia, Asia y el océano Pacífico. En cambio, la mayor parte de Europa, América del Sur y África no pudieron seguirlo debido a la luz del Sol. / AFP

 

También podría gustarte