DIARIO DEL MAGDALENA
Periódico de Santa Marta

La erosión pone en ‘jaque’ al Magdalena

191

La erosión costera en la vía que comunica a Ciénaga con Barranquilla, la situación se agudiza pues el fenómeno se extendió al kilómetro 20, por lo que las autoridades actúan desde el kilómetro 18. Por su parte, en Salamina se espera la entrega de la consultoría hecha por la Universidad del Magdalena para la ejecución en 2022 de la fase tres de la solución al fenómeno. 

Por 
ANDRÉS 
GARCÍA CASTAÑO 

El Magdalena está en jaque por cuenta de la erosión de mar y río. Prácticamente el departamento está sitiado y muchas de sus poblaciones en riesgo

En estos momentos hay dos lugares que mantienen encendidas las alarmas: Salamina y lo que ocurre a la altura del kilómetro 19.

En seis poblaciones del Magdalena, Santa Marta y la vía que comunica a Barranquilla, el desarrollo económico está en jaque por otra emergencia ambiental: la erosión en el Mar Caribe y el río Magdalena.

La situación ambiental en Salamina y en el kilómetro 19 en la vía que comunica a Ciénaga con Barranquilla, se convierten en el mayor foco de atención de las autoridades, sin embargo, en Santa Marta, Ciénaga y Puebloviejo también el mar amenaza con llevarse todo lo que está a su paso.

Por el lado del río Magdalena no es solo Salamina el municipio que registra afectación por el peligro que la carretera que conduce a El Piñón, desaparezca; ya en El Banco hay un corregimiento que ha perdido por el fenómeno parte de su costa y al menos cuatro familias se han quedado sin casas; además que en Tenerife el río amenaza con llevarse una iglesia.

La situación generó una manifestación por parte de la comunidad que exige una atención oportuna de las autoridades a nivel nacional.

SALAMINA 

Una pesadilla de nunca acabar, eso es para los habitantes de Salamina, la situación que viven con la erosión del río Magdalena. Los vecinos aseguran que no duermen tranquilos al tener en frente una posible desgracia: la desaparición de su pueblo, ante la arremetida del río.

Desde hace meses se han visto varias emergencias por la arremetida del río en Salamina. Desde la caída de la caseta del ferry, afectaciones en la movilidad y obras que para muchos no han servido, son los componentes de la situación que vive esa comunidad a causa del fenómeno de erosión del río Magdalena.

Para la nueva emergencia que se registra, la Gobernación del Magdalena trabajó en la construcción en un dique en la zona que registra la nueva afectación.

La Gobernación avanzó en la estabilización trabajando en conformación del dique en punto crítico del km 2.4 con equipo humano buldócer, retro de oruga y volquetas; de igual forma la comunidad también ha venido trabajando de manera artesanal en la protección de la orilla.

En el Concejo municipal de Salamina, los actores involucrados en la solución al tema de la erosión, las empresas que comunican a través del ferry al Atlántico con el Magdalena; y la comunidad, se reunieron en una mesa de trabajo con la Defensoría del Pueblo, quien hará el acompañamiento a las acciones de solución que se adelantan para evitar el desbordamiento y agudización del proceso erosivo del río Magdalena.

En la reunión el Ministerio Público se hizo con la responsabilidad de ser garante que varios compromisos entre ellos, tratar que las obras de mitigación de la erosión, como la protección de la orilla que debe adelantar Gestión del Riesgo, se hagan en el menor tiempo posible.

Además, que las empresas que manejan el ferry se comprometan a tener cuidado en el momento de la salida y llegada de las embarcaciones, para no generar más daño a la orilla.

En la reunión asistieron la Defensoría del Pueblo, la Alcaldía de Salamina, las entidades encargadas de la atención a la emergencia, líderes de la comunidad y otros actores, para concertar una solución a lo que los vecinos señalan como “una sentencia de muerte al pueblo”.

EL KILÓMETRO 19 

La vía que comunica a Ciénaga con Barranquilla, en la década del 50’ parecía la solución a la movilidad, el comercio y la conexión de las dos urbes; sin embargo, se convirtió en el atentado más grande al medio ambiente, que hoy a causa de la erosión ha cobrado factura al estado por más de $12 mil millones y que sumará en la cuenta $750 mil millones más para lo que sería la solución definitiva para salvar la carretera.

Hoy la situación se agudiza, teniendo en cuenta que, la emergencia se extendió y ya desde la Gobernación del Magdalena se confirmó que se inició con la construcción de un enrocado en el kilómetro 20.

CIÉNAGA Y PUEBLOVIEJO 

Así como en esa zona del departamento, el mar también ha generado daños en Ciénaga y el municipio de Puebloviejo.

El pasado mes de abril, los alcaldes de Ciénaga, Luis Tete Samper y Puebloviejo, Fabián Obispo Borja, realizaron un recorrido por todo el sector de playas desde el corregimiento de Tasajera, hasta el lugar en el que se construyen los espolones de los Barrios Mar del Plata y Brisas del Mar, en Ciénaga.

La visita tuvo como único fin la integración de los estudios ejecutados para darle solución a la erosión costera, que afecta ambas poblaciones, para que las obras que se realizan en Ciénaga, se repliquen en Puebloviejo, población que también se ve afectada por este fenómeno natural.

Las dos administraciones en este momento aúnan esfuerzos para seguir adelantando gestiones ante la Unidad Nacional de Gestión del Riesgo, con el propósito de que se ejecuten obras de infraestructura que permitan salvaguardar ambos territorios del problema erosivo.

EL BANCO 

Un plantón en la vía que comunica al corregimiento de El Cerrito con la cabecera municipal de El Banco, adelantó la comunidad de ese sector de la zona rural, luego que seis casas fueran derrumbadas por la erosión del río Magdalena.

El alcalde de El Banco, Roy García Sánchez, acudió hasta el corregimiento a verificar la situación que tiene en peligro inminente a más de 50 familias y que ya dejó sin techo a seis.

Tras su visita a El Cerrito, el alcalde García Sánchez, anunció que se adelantará la reubicación de estas seis familias, pero que es necesario que se adelanten acciones contundentes desde el gobierno departamental y de la Unidad de Gestión del Riesgo, para evitar que El Cerrito viva una situación similar a la de Salamina.

“Una situación similar o peor a la de Salamina puede vivir El Cerrito, porque son 50 familias que están en un peligro inminente, a causa de la erosión”, dijo el Alcalde.

TENERIFE 

El alcalde de Tenerife, Andrés Del Portillo, lanzó un llamado de emergencia a las Unidad de Gestión del Riesgo y a los gobiernos nacional y departamental, para atender la emergencia que se registra a causa de la erosión en su municipio.

La primera autoridad del municipio, llamó la atención de la Gobernación del Magdalena y las entidades de riesgo, para evitar que la erosión del río Magdalena, avance y arremeta contra la Iglesia San Sebastián de Tenerife, ubicada en uno de los puntos donde se registra el fenómeno.

El Alcalde de Tenerife, aseguró que el templo Católico, es el que más peligra, por lo que llama la atención de las autoridades para que a tiempo se tomen cartas en el asunto y eviten que se registre una emergencia como la que vive Salamina y la vía que comunica a esa población con El Piñón.

“Nuestra preocupación es que la erosión del río Magdalena, arremeta contra el inmueble que es un bien inmaterial de nuestra comunidad”, dijo el alcalde Del Portillo.

Notas Relacionadas