DIARIO DEL MAGDALENA
Periódico de Santa Marta

‘Vamos por los criminales que operan en la Sierra Nevada’

180

‘Después de la captura de este bandido ´Otoniel, lo que viene el desmantelamiento del Clan del Golfo, estén donde estén’. Así lo manifestó de manera categórica el ministro de Defensa Diego Molano

Por ello, no dudó en afirmar que la mejor opción que tienen los integrantes de esta banda criminal es someterse a la justicia y pagar por sus crímenes.

“Viene el desmantelamiento del Clan del Golfo. Vamos detrás de ellos, estamos organizando una operación importante en el Caribe, en la Sierra Nevada de Santa Marta están operando estos criminales, extorsionando y traficando con drogas, no son ningunas autodefensas, son criminales puros, y vamos a ponerlos a buen recaudo de la justicia´, señaló.

El ministro Molano aseguró que con el éxito de la operación Osiris, la cual permitió la ubicación y captura del hombre más buscado del país, se debilita el negocio del narcotráfico y microtráfico.

“Hay más de 500 hombres desplegados en la zona rural de San Pedro de Urabá y, a nivel nacional, sigue toda la operación Osiris, evitando sus planes de expansión”, indicó Molano, luego del sobrevuelo realizado en el área donde fue capturado ‘Otoniel’.

LAS BANDAS EN  EL CARIBE 

Dairo Antonio Úsuga David, quien en el mundo criminal se bautizó como ‘Otoniel’ nació en Turbo, Antioquia, y es el principal jefe del ‘Clan del Golfo’, una red criminal también conocida como Autodefensas Gaitanistas de Colombia.

El ‘Clan del Golfo’, denominada anteriormente como los ‘Urabeños’, comenzó como un ‘clan’ familiar y hoy es considerado como el grupo armado más grande de Colombia, ya que tiene presencia en diez departamentos como Córdoba, Antioquia, Chocó, Bolívar, Meta, Sucre, Magdalena y 128 municipios.

Datos de organismos de inteligencia precisan que el Clan tiene unos 3.505 hombres. Narcotráfico, extorsión, homicidio, desplazamiento forzado y desaparición, son algunos de los delitos que aparecen en el prontuario de sus militantes.

Las costas Caribe y Pacífica, Córdoba, Sucre, Bolívar, Atlántico, Magdalena, San Andrés, parte de Urabá y el Bajo Cauca antioqueño son las regiones por las que más se mueven los integrantes del Clan, donde tienen sus laboratorios para el procesamiento de la droga, trabajan en sus rutas de exportación de alcaloides hacia Centroamérica y Estados Unidos, reclutan gente y ejercen la minería ilegal.

En 2012, tras la muerte de ‘Giovanny’, en desarrollo de un operativo policial, Dairo Antonio Úsuga pasó a ser el máximo cabecilla del grupo armado, dando continuidad al clan mafioso.

Además, sus integrantes realizan asesinatos selectivos y prácticas macabras, como las llamadas ‘casas de piques’, donde asesinan, descuartizan y luego desaparecen a personas. Actualmente, según información de inteligencia, el grupo delincuencial está dotado con más de 1.600 armas largas.

Notas Relacionadas