ICA y Fedepalma firman convenio para controlar la Pudrición del Cogollo

En el Magdalena hay cerca de 57.273 hectáreas sembradas con palma de aceite, y su producción podría ser afectada por la PC.

 

Con la firma de este convenio serán eliminadas más de 58 mil palmas afectadas con Pudrición del Cogollo, en un área de 1.400 hectáreas en el Magdalena.

 

Un Convenio de Asociación para mitigar, prevenir y controlar en el departamento del Magdalena la Pudrición del Cogollo con síntomas de Hoja Clorótica (PC-HC), enfermedad que ataca las plantaciones de palma de aceite, fue firmado un convenio entre el ICA y Fedepalma, por valor de $1.429 millones, para ejecutarse en los municipios de Aracataca, El Retén, Zona Bananera y Fundación.

Con la firma de este convenio serán eliminadas más de 58 mil palmas afectadas con Pudrición del Cogollo, en un área de 1.400 hectáreas en el Magdalena. Y para la ejecución del mismo, el ICA aporta la suma de $1.000 millones y Fedepalma $429 millones, con el fin de trabajar en equipo para la eliminación de palmas afectadas con Pudrición del Cogollo, en los municipios de en Aracataca, El Retén, Zona Bananera y Fundación.

En estos municipios, el ICA Y Fedepalma junto con Cenipalma y otros frentes del Gobierno como la Agencia de Desarrollo Rural (ADR), la Corporación Autónoma Regional del Magdalena (Corpamag), la Gobernación del Magdalena, Ministerio de Agricultura y Desarrollo Rural, Núcleos Palmeros y los productores, están realizado un trabajo fuerte para mejorar la condición fitosanitaria del cultivo.

“Se hace necesario continuar con la intervención para la eliminación de las palmas afectadas, es un trabajo que el ICA inició finalizando el año anterior con la firma de un convenio con Cenipalma y hoy se logra continuar con la firma de un segundo convenio ahora con Fedepalma. Hemos avanzado en la eliminación y no vamos a dejar solos a los productores, ni a poner en riesgo la condición fitosanitaria de la producción de palma, y la generación de empleo. Con la firma de este nuevo convenio aunamos esfuerzos para dar soluciones a la palmicultura colombiana”, indicó el gerente general del ICA, Luis Humberto Martínez Lacouture.

Este convenio, es la segunda fase del trabajo público privado iniciado a finales del año anterior, y consiste en la eliminación de palmas afectadas por la Pudrición del Cogollo, en el Magdalena. Lo anterior enmarcado en el Plan Regional para la mitigación, prevención y control de la PC-HC. Además de trabajar en la eliminación de palmas afectadas, también contempla el mejoramiento de los suelos y sus condiciones nutricionales, obras de protección de los ríos y mantenimiento de drenajes; estos dos últimos ejecutados mediante convenios entre la ADR y Corpamag.

Por su parte, Jens Mesa Dishington, presidente de Fedepalma, agregó que “el trabajo que Fedepalma y el ICA vienen desarrollando hace varios años, tiene impacto en la competitividad, el bienestar de los palmicultores colombianos y sus familias; y contribuye al desarrollo económico y social de Colombia”.

 

Con la firma de este convenio serán eliminadas más de 58 mil palmas afectadas con Pudrición del Cogollo en cuatro municipios.

 

LA PALMA EN EL MAGDALENA

En el Departamento del Magdalena hay cerca de 57.273 hectáreas sembradas con palma de aceite, y su producción podría ser afectada por la PC. La producción de palma de aceite genera más de 160 mil empleos directos e indirectos en Colombia, que benefician a miles de familias, y el sector contribuye ampliamente al desarrollo de la agroindustria y el bienestar de todos.

Actualmente el departamento del Magdalena ha reportado la pérdida de más de 170.000 palmas por Pudrición del cogollo con síntomas de hoja clorótica, PC-HC, lo que afecta la producción de racimos de fruta fresca, situación por la que el ICA como autoridad fitosanitaria decidió atender de manera urgente esta problemática.

En la actualidad, la Pudrición del cogollo, es el principal problema fitosanitario que enfrenta el sector palmero colombiano, por su alta incidencia y severidad observada en las zonas palmeras del país, y en la mayoría de casos contribuye a los bajos rendimientos. Una intervención oportuna de la enfermedad por parte de los palmicultores, se convierte en la mejor estrategia de manejo, “la prevención”.

También podría gustarte