DIARIO DEL MAGDALENA
Periódico de Santa Marta

Madre denuncia muerte de su hijo por presunta negligencia

186

El caso sucedió en las últimas horas en la Clínica La Milagrosa, y fue denunciado por la madre del pequeño. Allí según el diagnóstico entregado por los galenos de turno, el menor presentaba estrangulamiento de apendicitis y peritonitis.

Un nuevo caso de presunta negligencia médica fue denunciado por una mujer en Santa Marta, quien asegura que su hijo de 14 años murió en las instalaciones de la clínica La Milagrosa. Con este ya van varios hechos ocurridos en lo corrido del año en la capital del Magdalena.

La ciudadana Sara Alvarado, madre del menor Jeison Smith Lopesierra Alvarado, quien residía en el barrio 20 de Julio, en medio de la impotencia por lo ocurrido, informó que inicialmente el joven fue llevado hasta la Clínica La Castellana con síntomas de vómito, de donde fue remitido hasta la Clínica La Milagrosa.

“Mi niño murió por negligencia médica en la clínica La Milagrosa. Dejaron que pasaran 24 horas con su estómago lleno de popó para poder llamar al cirujano para que lo operara. Como tenía 24 horas así, se le había infectado la sangre y desde ahí vino toda la complicación: falla renal y neumonía. Fue precisamente por negligencia de ellos, por atender a mi hijo 24 horas después, cuando ya sabían bien que él tenía estrangulamiento de apendicitis y una peritonitis”, aseguró Sara Alvarado.

Por otro lado, la mujer agregó que: “Ellos dieron 4 diagnósticos. Empezaron diciendo primero que aparentemente era estrangulamiento de apendicitis. Después dijeron que era obstrucción intestinal. Después que parecía Covid. Después, que parecía dengue. El niño ingresó desde el 19 de octubre y vomitó popó, y también botó heces por la nariz”.

En medio de lágrimas y un profundo dolor, la mujer agregó que a su hijo le realizaron una diálisis que le produjo una descompensación, por lo cual decidieron retirársela. “Empezaron a especular sobre el diagnóstico, pero no le hacían placas ni ecografías. A las 24 horas de eso decidieron llamar al cirujano, pero no le tenían ningún examen que ameritara que lo abrieran. Cuando el cirujano les llamó la atención fue que decidieron hacer las placas y abrirlo, pero ya mi hijo estaba infectado, ya tenía la sangre infectada”, indicó Alvarado.

Después de la tragedia, el centro asistencial entregó el cuerpo sin vida del pequeño a sus familiares, quienes de inmediato se trasladaron hasta la Unidad de Reacción Inmediata, URI, de la Fiscalía para instaurar la denuncia.

Al mismo tiempo, funcionarios de la Unidad Móvil de Criminalística del CTI de la Fiscalía adelantó la inspección del cadáver y lo trasladaron hasta la morgue de Medicina Legal y Ciencias Forenses de esta capital para establecer las verdaderas causas del deceso.

Por último, la madre del menor agregó que: “Fui a poner la denuncia en la URI y no me la querían recibir porque no era muerte violenta. La recibieron como presunto homicidio culposo. No me le querían hacer el levantamiento. Lo hicieron como a las 10:00 de la noche”.

Notas Relacionadas