DIARIO DEL MAGDALENA
Periódico de Santa Marta

Alcaldía nombra a Isis Navarro en la administración del Mercado

919

Tras el cierre temporal del Mercado Público el pasado viernes por parte de Salud Pública, el centro de abastecimiento popular tiene el compromiso de mantener altos estándares de salubridad.

Isis Navarro, ex secretaria de Desarrollo Económico del Distrito, asumió la administración de la plaza del Mercado Público, la Galería Comercial y de la Plaza de Pescados y Mariscos. La designación fue hecha por la alcaldesa Virna Jhonson.

El reto de Navarro, tras darse su nombramiento al frente de la administración del Mercado Público estaría en sumarles ventas a los comerciantes legalmente constituidos que están en el edificio, mitigando las ventas ambulantes.

“Como hay tanta carretilla en la calle, la gente no se toma el trabajo de subir al segundo piso a comprarle a ese pequeño comerciante que está haciendo el esfuerzo para formalizarse, no ocupar espacio público y vender productos de alta calidad”, aseguró la administradora.

A su vez, la directora del edificio del Mercado Público, dejó en claro que trabajará arduamente por tener un mercado digno de visitar, un mercado que represente la ciudad, que muestra la identidad cultural y comercial del samario, es decir, por convertirlo en un atractivo turístico.

“Estuvimos ya visitando mercados de ciudades capitales, viendo experiencias para aprender de ellas. El mundo ha estado cambiado y ahora el turista quiere conocer las costumbres que identifican al territorio y para conocer al samario debe visitar el Mercado”, apuntó Navarro.

Vale destacar que, actualmente el mercado es un lugar en donde los samarios pueden encontrar todos los productos de consumo diario, además de expresiones de cultura que encierran su historia.

Por último, es importante mencionar que la primera actuación en el nuevo cargo fue estar al frente de la clausura temporal de varios expendios de carne de res, que presentaba inconsistencias en la cadena de frío, “uno de los retos es empezar a cambiarles las costumbres a los consumidores. En la medida que los consumidores le exijan a los establecimientos una buena cadena de conservación, el comerciante tiene que responder a esa necesidad”.

Notas Relacionadas