DIARIO DEL MAGDALENA
Periódico de Santa Marta

‘Amigos del río Manzanares’ exaltan la memoria de ‘Armando Lacera Rúa’

188

Bachiller del glorioso Liceo Celedón y graduado como Químico (puro) de la Facultad de Ciencias de la Universidad Nacional de Colombia, Armando Lacera Rúa fue docente de tiempo completo durante 30 años en la Universidad del Magdalena. 

POR 
EDGAR 
TATIS GUERRA 

Con el propósito de exaltar el legado y los aportes que en vida hizo a Santa Marta el docente, químico e investigador Armando Lacera Rúa, la Asociación ‘Amigos del Río Manzanares’ abandera la campaña para que el nuevo puente que conecta con la Calle 30 lleve su nombre.

La iniciativa es liderada por el presidente de la Asociación, Salvador Valdeblanquez, quien ha invitado a las fuerzas vivas, concejales, dirigentes gremiales y ciudadanía en general a que se una al reconocimiento a ese extraordinario ser humano como lo fue Armando Lacera Rúa.

“Para mí, Armando Lacera era como un hermano, siempre nos apoyó en las actividades de conservación del río Manzanares, hizo parte de nuestra asociación como tesorero, le aportó mucho a Santa Marta desde los ámbitos académicos como docente de tiempo completo durante 30 años en la Universidad del Magdalena. Su legado como químico especializado en Ciencias y Tecnología de Alimentos, así como su pasión por la música perduran aún en sus escritos y libros”, indicó Valdeblanquez.

Vale destacar que Armando Lacera Rúa fue Miembro de Número de la Academia de Historia del Magdalena, desde el 17 de noviembre de 2008. En el año 2011 recibió reconocimientos honoríficos por su labor cultural e histórica por parte de Fundapescaíto, Funcarpés, Afrodescendencia y el Grupo Musical ‘Los Terribles de Minca’.

Aunque Armando Lacera Rúa nació en Riofrío, Zona Bananera, el 9 de mayo de 1944, desde muy niño llegó a Santa Marta y fue criado en el emblemático barrio Pescaíto. Se hizo bachiller en el glorioso Liceo Celedón y se graduó como Químico (puro) de la Facultad de Ciencias de la Universidad Nacional de Colombia.

“Armando conformó un hogar ejemplar junto a su esposa Xiomara Leonor Rincón con quien tuvo una linda familia integrada por tres mujeres y un varón. Considero que ese extraordinario ser humano que ya no nos acompaña físicamente amerita que sea exaltado y qué mejor forma de hacerlo bautizando el nuevo puente sobre el Río Manzanares que conecta con la Calle 30 con su nombre”, recalcó Valdeblanquez.

Por otro lado, recordó que desde el año 1988 cuando iniciaron las actividades de conservación, protección y cuidado al río Manzanares a través de la Asociación ‘Amigos del río Manzanares’ siempre contó con el apoyo de Armando Lacera Rúa, quien entregaba sus sabias propuestas logrando la vinculación activa de los habitantes del barrio Minuto de Dios y de otros sectores vecinos.

“Las actividades ecológicas a favor del río Manzanares han sido diversas, desde brigadas, jornadas de capacitación, siembra de árboles, recolección de desechos, cuidado de las cuencas y mucho más. Ha sido una labor quijotesca por varios años pero con grandes satisfacciones en el alma, ver hoy a algunos profesionales en ingeniería ambiental, biología y educadores comprometidos con el medio ambiente y su preservación es para mí un orgullo ya que confirma que no hemos arado en un desierto”, enfatizó el presidente de la Asociación.

Es importante mencionar que el río Manzanares es el principal afluente que recorre y atraviesa a Santa Marta, y que su panorama ha ido mejorando paulatinamente porque en la actualidad existe una mayor conciencia ambiental gracias a las acciones emprendidas desde la Corporación Autónoma Regional del Magdalena (Corpamag), desde el Departamento Administrativo Distrital de Sostenibilidad Ambiental (Dasda), entre otras instituciones públicas y privadas.

Salvador Valdeblanquez asegura que sueña con un río Manzanares menos contaminado cuyas aguas lleguen a la Bahía sin tantos desechos plásticos ni otros elementos, que sus cuencas sigan reverdecidas con árboles frondosos a donde lleguen las aves y pájaros. Pero además que pueda convertirse en un parque lineal para el disfrute de las familias samarias y de los turistas que visiten a Santa Marta.

“Desde 1988 nuestra asociación ha aunado esfuerzos con otras Asociaciones ecológicas, cívicas y entidades públicas y privadas entre ellas podemos mencionar al Comité Ecológico de la Universidad del Magdalena (Asodefensa), la Federación Departamental de Acción Comunal, Tierra de Esperanza, la Asociación de Juntas Comunales de Santa Marta, Comité de Veeduría Ciudadana y Espacio Público, colegios públicos y privados, universidades, Clubes de Leones, Cámara Junior, en su momento Metroagua y Espa, con Interaseo, Alcaldía Distrital y el despacho de la Primera Dama a través del Comité de Ornato y de Embellecimiento (Core), con Corpamag en donde fuimos consejeros ambientales en dos periodos (6 años)”, mencionó Valdeblanquez.

Notas Relacionadas