DIARIO DEL MAGDALENA
Periódico de Santa Marta

Audiencia contra Vives se realizará el 19 de noviembre

700

Ayer se cumplieron dos meses del trágico accidente de tránsito, en el que seis jóvenes perdieron la vida tras ser arrollados por una camioneta conducida por el empresario samario Enrique Vives Caballero, quien hoy permanece privado de la libertad en la cárcel La Ternera de la ciudad de Cartagena 

Como se recordará en el lamentable siniestro vial

Perdieron la vida  María Camila Martínez Mendoza, de 24 años; los primos Laura Valentina De Lima Ordóñez, de 18, y Juan Diego Álzate Ordóñez, de 17; Rafaela Petit, de 30; y los hermanos Camila Romero Troncoso y Elenoir Romero Troncoso, de 18 y 17 años. Sus familiares esperan que en la programada audiencia que se llevará a cabo el próximo 19 de noviembre se resolverá la apelación interpuesta por el abogado de la defensa Alex Fernández Harding que definirá si el empresario Vives pueda o no afrontar el juicio en libertad

Por su parte, Alex de Lima, padre de Laura Valentina, de 18 años, otra víctima de la tragedia, afirmó en diálogo con una emisora nacional que luchará porque se haga justicia.

De igual forma, Rodrigo Martínez, uno de los apoderados de las familias de los fallecidos, indicó que,“Esperamos que no se siga politizando el proceso a través de recompensas que contaminan el caso, porque además no se pagan y pone en riesgo a un ciudadano que hoy está huyendo por atender a este llamado”, afirmó el defensor.

El pasado 20 de octubre, la Fiscalía General de la Nación determinó aceptar la petición de la Procuraduría de trasladar el expediente contra el empresario Enrique Rafael Vives Caballero a Bogotá, argumentando la necesidad de evitar maniobras dilatorias que afecten la administración de justicia en el caso.

El empresario Enrique Vives Caballero,  imputado por el delito de homicidio en concurso homogéneo y sucesivo en la modalidad de dolo eventual, permanece recluido en un pabellón de la cárcel San Sebastián ‘La Ternera’ de Cartagena, centro penitenciario a donde fue trasladado por el Instituto Nacional Penitenciario y Carcelario – INPEC –, mientras se resuelve su situación judicial. El hoy procesado fue llevado hasta el centro penitenciario después de conocerse por labores de inteligencia que los reclusos de la cárcel de Santa Marta pretendían atentar contra su vida.

Notas Relacionadas