DIARIO DEL MAGDALENA
Periódico de Santa Marta

Hay que estar a la moda

267

Por

LUIS

OÑATE

GÁMEZ

 

Escuché los 4 temas incluidos en el nuevo trabajo musical de Poncho Zuleta y El Cocha Molina, dos reencauchados y 2 nuevos. Me parecen que son una excelente mezcla que la asemeja a la tendencia de hoy día en la región; una miscelánea de vallenato y otros ritmos caribes o de moda, en ‘La Gorda’ se introduce un saxo que vuela por las Antillas y por momentos trata de acariciar recodos de la llamada música clásica.

El único que se adentra en el vallenato clásico es “El de moda”, tema de la autoría de Miguel Herrera. El ritmo, un paseo acompasado con el chicle para hacerse pegajoso, y la letra enmarcada en un poco de narrativa jocosa, propia de la región. El otro nuevo, el paseo “Ajena” de Omar Geles, creo, es mi opinión, que es un tema de fines comerciales con una narrativa corta y un compás de “jingle”.

Los reencauchados son el merengue-guaracha “A quién no le gusta eso” de Aníbal Velásquez y “La Gorda”, canción del folclor argentino de la autoría de Rodolfo Zapata, temas con su pimienta y sal para la temporada de fin y comienzo de año, navidad y carnaval.

Los avances tecnológicos han abierto la puerta para la globalización del mensaje, ahora es más fácil que una canción se escuche en muchos rincones del planeta, y los artistas lo saben. Ellos y sus representantes quieren que ese cocorolló se oiga más allá de su gallinero, que sea una voz en todo el mundo, por ello buscan hacer mezclas, tomar ritmos de otros lares y ajustarlos o moldearlos a fin de que les permita volar de una mejor forma en el universo en busca de aceptación.

Me parece que el vallenato, al igual que la ranchera y la salsa clásica, parieron lo que tenían que parir para perdurar con esas creaciones por los siglos de los siglos. En el vallenato la narrativa amorosa, a la naturaleza y esa del periodismo musical se ha extinguido, hasta los compositores juglares entraron en la “nueva ola”.

Hoy en nuevas y viejas voces, de mujeres y hombres, lo que pima es el reencauche: “hay que estar a la moda”, decía Diomedes Díaz.

Notas Relacionadas