DIARIO DEL MAGDALENA
Periódico de Santa Marta

El desastre de la educación pública

17

Me puse en la tarea de visitar Siloé, en las laderas de Cali, y de hablar con líderes de la llamada “primera línea”. Tenía el afán de comprender al detalle que movió a esos jóvenes a participar en los bloqueos de mayo y junio. Conseguí conversar con tres de ellos.

Para mi sorpresa, y es el motivo de esta reflexión, coincidieron en que no buscaban más subsidios, alivios o ayudas del Estado. Lo que querían era oportunidades de empleo y facilidades para el emprendimiento. Su apuesta y su deseo de futuro, como la de la mayoría de los muchachos en todo el país, no es la de ser mantenidos sino la de depender de sí mismos, de su esfuerzo, de su trabajo.

Pero necesitan herramientas que no les estamos dando, en especial educación de calidad. A los muchachos les hemos vendido la idea de que si estudian tendrán su futuro asegurado y que la educación es la escalera del ascenso social, de superación definitiva de la pobreza. Pero tal cosa no está ocurriendo y constatarlo les genera una enorme rabia y frustración. Ven que su trabajo y sacrificio para estudiar, y el de sus padres, no se ve recompensado. La educación que reciben no les da las herramientas para ser empleados productivos ni para que sus emprendimientos, casi siempre informales, sean exitosos.

Por un lado, el sistema educativo tiene brechas de cobertura que es indispensable cerrar. Una, fundamental, en la educación preescolar. En los hogares más pobres apenas un 36% asiste a instituciones de cuidado para la primera infancia. El déficit se refleja rápidamente en la aptitud escolar y otras pruebas de inteligencia. Desde los 36 meses la prueba de vocabulario de imágenes visuales muestran de manera inequívoca un mucho mejor desempeño, casi un 50% superior, de los niños del tercio de hogares más ricos que los del tercio más pobre. Y la desventaja nunca se acorta con la mayor edad.

Por el otro, ocurre que aún los niños que fueron a guarderías públicas y que después van a las escuelas oficiales primarias y secundarias tienen en todo caso menor desempeño que aquellos que consiguen ingresar y pagar colegios privados, niños estos que corresponden a hogares de mejores ingresos, excepto en los estratos uno y dos, donde las diferencias son casi inexistentes porque la educación privada en esos niveles es igual de mala a la pública. Así lo reflejan las pruebas Saber. Hay un incremento sostenido en los puntajes si son mayores los ingresos familiares. Como muestra un estudio reciente de Ferguson y Flórez, los puntajes promedio de los niños cuyos hogares tienen ingresos de 5 o más salarios mínimos son casi un 80% superiores de los de hogares con ingresos menores a un salario mínimo, el doble de los de ingresos entre 1 y 2 salarios, y casi un 20% mejores que los de los de hogares entre 3 y 5 salarios.

El panorama de la diferencia de la calidad educativa se refleja en los resultados globales: el puntaje en las pruebas Saber a favor de los muchachos de los colegios privados sobre los de las escuelas públicas era de 24 puntos. La brecha se amplió con la pandemia y ahora es de 29,5. La diferencia la hacen tanto el acceso a internet como que en los colegios privados había una mejor preparación para la educación virtual. Está claro, en todo caso, que la virtualidad ahonda la brecha.

Así las cosas, los muchachos más pobres tienen menos oportunidades de ir a un preescolar, cuando lo hacen y acceden a los colegios oficiales reciben, con contadas excepciones, una educación de mucha menor calidad, su riesgo de deserción es mucho mayor que el de los hijos de hogares de más ingresos y, como he señalado en otra ocasión, con todo ello aumentan sustantivamente sus riesgos de ser objeto de violencia homicida (el homicidio tiene una relación directa con la escolaridad. Si usted es universitario, su posibilidad de morir asesinado cae al 0,12%. El año pasado solo 14 de 11.880 asesinados tenían título universitario).

En cualquier caso, los datos muestran que el sistema educativo colombiano no disminuye la desigualdad y no prepara adecuadamente a los jóvenes ni para el empleo ni para el emprendimiento. La clave está en mejorar la calidad. Las manera de hacerlo se examinarán en una próxima columna.

*Abogado 

Notas Relacionadas