DIARIO DEL MAGDALENA
Periódico de Santa Marta

¡Me están matando! y sin ponerme encima un solo dedo

124

Esta es la exclamación en el corazón de muchísimas mujeres en el mundo, que están sufriendo violencia. Sin necesidad de darte una bofetada, sin tirarte contra la pared, sin empujarte, sin dejarte un ojo morado y sin pellizcarte, ya te abrieron una herida en el corazón que es invisible a los ojos de los demás y que duele aún más que cualquier golpe que deje rastros en tu cuerpo.

Lo primero que debemos tener muy claro es que la antesala de la violencia física es la violencia verbal y que una persona que agrede con palabras está descargando todas sus frustraciones y convierte en su arma más poderosa criticar, descalificar y burlarse.

No maquilles más, vamos a la raíz del problema.  Es importante identificar frases, palabras que se dicen y se vuelven normales por la reiteración dentro del hogar. Estas son los tipos de violencia psicológica o verbal más frecuentes y que vamos normalizando:

  1. La desigualdad. Yo salgo y tu no (cualquier tipo de desigualdad hace que la pareja no sea pareja).

2.Contradecir. Tú no sabes nada, mejor cállate.

3.Competencia. Yo gano más que tú y puedo comprarme esto.

  1. Negación. Vamos a ver cuánto te dura, tu no entiendes, quien sabe cuánto te gastaste en ese vestido.

5.Humillacion. Y la frase más usada en violencia verbal y la que más duele: no te da la cabeza para más, tu no piensas. Y cuando esto se repite y se repite te acostumbras y esto ya se convierte en un gran problema.

AGRESOR AL DESCUBIERTO

Cuando aprendemos a identificar estas palabras que tiene su raíz en un machismo ancestral, podemos comenzar a poner límites y levantar un vallado que nos protege de ser víctimas más adelante de agresiones físicas.

El noviazgo se convierte en el termómetro para medir lo que puede pasar más adelante en nuestras vidas. Te pregunto: ¿te bloquea? ¿te cela? ¿te prohíbe?

El maltratador busca controlar y para controlar tiene que conquistar y para conquistar tiene que llamarte infinidad de veces, mandarte muchos mensajes y detalles para lograr lo que necesita que es aislarte y dejarte lejos de tu familia, sin amistades y poder tener dominio sobre tu vida.

Las mujeres confundimos estas cosas con: lo tengo ‘tragado’, está enamorado, le importo mucho, pero desconocemos cual es el desenlace la mayoría de las veces en este tipo de situaciones.

Cada persona tiene un poder muy grande que Dios le ha dado personal para construir, decidir, opinar, pero este poder no es sobre otro para dominar, manipular y someter al otro

Nos aferramos a relaciones y decimos: te acepto como eres, pero en el fondo piensas voy a controlarte y cambiarte. Y controlar es agresión.

Mujeres, el amor no duele y te están matando con palabras hirientes, criticas y menosprecio.

Todo lo que lastima y hace daño, es maltrato, no podemos llamarlo de otra manera y mucho menos justificar conductas que por ningún motivo están bien, por ejemplo, chistes, bromas o el famoso: no te lo digo por criticarte, con esto ya te está criticando.

Mujeres no vamos a cambiar a nadie, los patrones cuando están muy arraigados solo puede cambiarlos la misma persona reconociendo lo que no está bien en ellos y cambiando voluntariamente.

La violencia verbal o psicológica con el pasar del tiempo ha tomado mucha fuerza y más con el Boom de las redes sociales, por eso es importante aprender a responder y no a reaccionar. ¿cómo se hace? muy fácil, cuando la persona esté muy enojada, retírate, no respondas. Hazlo con palabras suaves o en ocasiones con silencios.

Quiero que recuerden esto siempre: el agresor verbal es inseguro y busca alguien que admire para robarle su seguridad.

Muchos dicen ¿por qué no hablan de la violencia de mujeres a hombres que también se da? Por la sencilla razón que las estadísticas muestran que día a día más mujeres son maltratadas y los casos de violencia de mujeres a hombres quedan por debajo de estos números.

El silencio que mata.  Hay varios tipos de silencio, pero uno en especial que es agresivo y es la indiferencia que te vuelve cien por ciento invisible.

Ayer 25 de noviembre, Día de la eliminación de la violencia contra la mujer, el mensaje es para el corazón de aquellas mujeres que hoy están siendo víctimas y que se han sentido identificadas con este texto: Absolutamente nadie tiene poder para destruir lo que ya tú tienes dentro de ti, que es un potencial impresionante para transformar el mundo, Dios te ha creado con un propósito especial y tienes una fuerza increíble para determinar lo que quieres y mereces en tu vida. Repite conmigo: “Ni golpes que lastimen, ni palabras que hieran”.

Notas Relacionadas