Santa Marta rió sin censura con ‘Cachos y Plumas’

El personaje de Luciano, un homosexual con divertidas actitudes y ademanes, hizo reír a carcajadas al público durante toda la función.

Dos temas igual de controversiales, pero con un tratamiento teatral para divertir al público, son el argumento de la obra ‘Cachos y Plumas’ que divirtió a los samarios con una trama en la que más de uno se pudo haber sentido identificado.

El Teatro ‘Pepe Vives Campo de Cajamag se llenó de risas sin censura durante más de hora y media, por cuenta de esta puesta en escena con actores de primera línea, quienes se apropiaron magistralmente de sus personajes para entretener a los asistentes.

Con un reparto integrado por los samarios Emerson Rodríguez y Milady Dau, acompañados por Hermes Camelo, Freddy Ordóñez y Margarita Reyes, ‘Cachos y Plumas’ trajo un argumento basado en la historia de un hombre costeño (Hermes) víctima del abandono de su esposa (Milady), quien decide juntarse con su cuñado Apolinar.

‘Memo’ fue el primero en saltar a las tablas en su personaje de Norman (hijo de este matrimonio samario) y fue aplaudido por el público de su tierra, ante quien se presentaba por primera vez en teatro y que no paró de reír con el sinnúmero de ocurrencias que llegaron de ahí en adelante.

‘Memo’ Rodríguez interpretó a un homosexual avergonzado y recatado con su condición ante su padre machista.

 

Sin duda, la presencia de estos dos actores costeños sumado a la interpretación del señor Diomedes que hizo Hermes, le pusieron el toque mayor de alegría a este montaje que surge como una adaptación de la exitosa historia original ‘Eres tú, Norman’, del inglés Ron Clark y es dirigida por Carlos Ordóñez.

Norman le abre las puertas de su casa a Diomedes, luego del fin del matrimonio con su madre Beatriz; lo que no sabía este señor, era que su primogénito resulta ser homosexual, lo que trajo una cantidad de situaciones divertidas con las que el público rió a carcajadas.

La ambientación y escenografía adecuada para este montaje, dieron la mayor realidad posible a la trama.

 

Cuando Diomedes llega sorpresivamente de Santa Marta a Bogotá buscando el apoyo de su hijo, por su cabeza no pasaba que se convertiría en un verdadero dolor de cabeza para Norman, quien convivía con su pareja, un hombre llamado Luciano (Freddy) que con sus actitudes y ademanes, hizo que el teatro estallara en risas durante toda la función.

Precisamente, esta interpretación se concibió como algo de mucho respeto hacia la comunidad Lgbti, que es en esencia, parte del objetivo de esta obra teatral y tal como lo afirmaron los artistas “desde la concepción del mismo, se le dio el valor y la importancia como si fuese heterosexual u otra característica”.

Desde ese momento, empezaron las peripecias de Norman para no “salir del clóset” ante su papá, un singular hombre machista y sin mucho bagaje cultural que con sus comentarios con dichos típicos del Caribe al notar “cosas raras” en el apartamento de su hijo, lo ponía cada vez en aprietos a la vez que divertía a los asistentes.

Producto de esta “vergüenza”, Luciano resulta siendo sacado de su propia casa por parte de Norman, quien en principio lo hizo pasar por su vecino, como parte del repertorio de excusas que le tocó inventarse para no quedar en evidencia ante Diomedes, que sumido en su dolor por la infidelidad, intentaba más bien conocer cómo se encontraba su mujer en Aruba junto a Apolinar.

las peripecias que le tocó hacer a Norman para no “salir del clóset” fueron la puerta a sinnúmero de situaciones divertidas en la obra.

 

Cuando Diomedes por fin se da cuenta de la condición de de Norman, hace todo lo posible para que este “recapacite” y entre esas cosas, busca a una sensual y sexy mujer (Margarita) que haga caer rendido a su hijo antes sus encantos, pero lo que causó fue que Norman huyera resentido y se desapareciera por días.

La obra termina con el final que su elenco quería reflejar en esta obra: “dar a entender a las personas porqué los homosexuales han sido vituperados y qué los ha llevado a eso”; imitar la vida misma a través de la actuación.

También podría gustarte