DIARIO DEL MAGDALENA
Periódico de Santa Marta, Líder en Noticias y Opinión

Lo asesinaron a golpes y fue capturado al agresor

El cadáver fue descubierto por un grupo de residentes que caminaban por el sector de la calle 38 con carrera 24 del barrio La Alborada  

Un nuevo caso violento se registró en las primeras horas de ayer en la segunda capital del Magdalena.

En hechos que están siendo investigados por Unidades de la Sipol y la Sijín de la Policía Metropolitana de Santa Marta, una persona de sexo masculino fue hallada muerto con signos de violencia.

El hallazgo del cuerpo se realizó en vía pública de la calle 38 con Carrera 24 del barrio La Alborada, sur de Ciénaga, por un grupo de vecinos que se movilizaban por el lugar y tras dirigirse a sus viviendas se toparon con el cuerpo sin vida, y seguidamente dieron aviso a las unidades de la UBIC Ciénaga, para que apersonaran de la situación.

Noticias Relacionadas

Se supo que el cadáver que está en calidad de N.N, podría ser un habitante de nacionalidad venezolana, esto debido a que se encontró indocumentado, presuntamente registró golpes ocasionados con un objeto contundente en el rostro, cabeza  y oído, situación que está siendo investigado por personal de la Policía a cargo del caso.

Por su parte, Unidades de la Sipol y la Sijín de la Policía Metropolitana de Santa Marta, quienes se pusieron al frente a la investigación, lograron adelantar la búsqueda del presunto agresor, reportado como Keiner de Jesús Hernández García, de 22 años de edad, el cual fue sorprendido con los elementos utilizados para cometer el crimen.

El capturado que presenta anotaciones por el delito de hurto, por hechos cometidos en el 2020, fue notificado de sus derechos y llevado hasta la URI de la Fiscalía a espera de ser judicializado por el ilícito que se le sindica.

Al sitio llegó una Comisión del Cuerpo Técnico de Investigación CTI de la Fiscalía para realizar los actos urgentes y el levantamiento del cadáver que fue trasladado hasta la morgue de Medicina Legal de esa localidad, a la espera de que determinen su identidad o que sus familiares se acerquen a hacer el reconocimiento del cuerpo.