DIARIO DEL MAGDALENA
Periódico de Santa Marta, Líder en Noticias y Opinión

‘Fábrica de pólvora era una bomba de tiempo’: vecinos

Un domiciliario de la fábrica le advirtió al administrador de las consecuencias que podrían ocasionar los trabajos de soldadura, sin embargo no lo escuchó. 

Santa Marta no sale del asombro por la explosión y conflagración que se registró en la tarde del domingo al interior de la fábrica comercializadora de juegos pirotécnicos y toda clase de pólvora de razón social ‘El Vaquero’, producto de una chispa de un trabajo de soldadura que adelantaban al interior del establecimiento, según las principales hipótesis.

Las unidades investigativas del cuerpo de Bomberos de Santa Marta en articulación con el CTI de la Fiscalía y personal de la unidad antiexplosivos de la Policía Metropolitana, adelantan las pesquisas que les permitirán esclarecer en un 100 % los hechos que generaron pánico y tienen conmovida a toda la ciudadanía magdalenenses.

 “ESTO ERA UNA BOMBA DE TIEMPO” 

Para los residentes y comerciantes ubicados sobre la Troncal del Caribe – vía a Gaira – a la altura del barrio Las Acacias, sector donde se registró la explosión, el funcionamiento de la fábrica de pólvora y el almacenamiento de la misma, siempre fue una “bomba de tiempo”.

Fredy Cuadro, empleado de un establecimiento que está ubicado al lado de donde se originó la conflagración, aseguró que siempre tuvo presente el peligro que era almacenar pólvora en un mismo lugar totalmente cerrado y sin ventilación.

“La pólvora se ve bonita cuando es una sola, pero cuando ya es cantidad es una bomba de tiempo; hace tres días había hablado con el administrador (Isaac Díaz), sin embargo él siempre nos indicó que tenía todos sus permisos al día, pero uno siempre le decía que era pólvora y así sea de juego, eso quema”, relató Fredy.

Según Fredy, Isaac Díaz, administrador de la fábrica y una de las víctimas que dejó este lamentable hecho, se desesperó luego de enterarse que una de sus trabajadoras había corrido hacia el baño para resguardar su vida. “Él buscó los extintores para apagar el fuego y rescatar a la muchacha que quedó adentro, pero esos extintores no daban abasto”, agregó.

“El desespero de él hizo que de pronto perdiera la vida ahí, de saber que la amiga y compañera de trabajo estaba adentro y no encontró la forma de salvarla; lastimosamente se perdieron esas dos vidas y fue desesperante para ellos”, contó Freddy Cuadro.

 “YO LE DIJE QUE ESTO SE PODÍA PRENDER” 

Luego de lo acontecido y los angustiosos momentos que se vivieron tras la explosión al interior de la fábrica comercializadora de juegos pirotécnicos y toda clase de pólvora, se han conocido nuevo detalles que han dejado anonadados a los samarios.

La persona que trabaja como domiciliario para la empresa, al parecer, advirtió al administrador de las graves consecuencias que podrían desencadenar los trabajos de soldadura allí adentro.

“Antes de salir a entregar unos productos vi que estaban soldado y yo les advertí, principalmente a Isaac, a quien le dije que tuviera mucho cuidado que el establecimiento se podía prender, pero él me dijo que tenía extintores y todo eso. Sin embargo, yo le hice la recomendación”, relató el domiciliario.

El domiciliario se mostró dolido por la muerte del administrador de la fábrica, pues indica que era su amigo. No obstante, también mostró su agradecimiento con Dios porque su sobrina, Kendry Quintero, quien estaba en inducción, logró salvar su vida.

“Cuando yo me iba a llevar el domicilio la dejé adentro de la fábrica, cuando vi la noticia yo me sentí consternado porque solo pensaba en las personas que estaban allí adentro, entre ellas mi sobrina. Yo siempre le advertí porque vi que estaban soldado una reja y todo lo que había allí adentro era pólvora, sabemos que esta clase de mezcla con candela no quiere nada”, agregó en su relato.

Seguidamente, indicó que Isaac le manifestó que tenía un extintor. “Yo le dije Dios mío eso no le da tiempo de eso, de todas maneras tenga cuidado y me fui a llevar el domicilio, cuando ya estoy terminando me llega la noticia de la explosión”, finalizó.

Noticias Relacionadas

 “MI HIJA QUERÍA SER POLICÍA” 

Angie Marcela Gutiérrez, natural de Ciénaga, Magdalena, quien fue hallada muerta al interior del baño del establecimiento, llegó a Santa Marta a tempranas horas del domingo para cumplir con un turno en la polvorería. La joven, según su padre, siempre se mostró contenta por su primer día de trabajo. Sin embargo, su sueño era otro y estaba muy cerca de cumplirlo.

Su padre, Armando de Jesús Gutiérrez, entre lágrimas y con un nudo en la garganta aseguró que su hija era una persona alegre y soñadora, además agregó que la notó alegre porque había conseguido trabajo durante el día domingo, un turno que realizaría en la fábrica de juegos pirotécnicos ‘El Vaquero’.

Así mismo, el progenitor señaló que Angie estaba a punto de ingresar a la Policía Nacional. “Su sueño era ingresar a la institución, empezamos los trámites y en días pasados logró pasar varios filtros, solo le faltaba entregar un papel y finalizaba el trámite”, relató.

DIÓCESIS BRINDÓ ACOMPAÑAMIENTO  

Ante la tragedia que se presentó en el almacén de Pólvora, ‘El Vaquero’, la Diócesis de Santa Marta emitió un comunicado para dar sus sentidas condolencias a las familias de las dos víctimas mortales, quienes perdieron la vida de forma inmediata. “Expresamos nuestros sentimientos de tristeza y dolor por el accidente ocurrido este domingo 5 de diciembre de 2021, por una explosión en una fábrica de pólvora, en Santa Marta, que dejó como saldo dos personas muertas y varios heridos”, señala el comunicado.

De igual modo, en nombre del señor Obispo Electo de la Diócesis, monseñor José Mario Bacci Trespalacios, el presbiterio y todos los fieles de la Diócesis, dio a conocer su respaldo y acompañamiento espiritual a las familias afectadas.

“Para con todas las personas y sus familias, que se vieron afectadas en esta tragedia, que enluta hoy a nuestro territorio, les manifestarnos nuestra presencia y compañía en medio del dolor; recordando el mandato de Jesús de vivir la solidaridad con todos los hermanos”, dice la misiva, en la que además envían bendición y fortaleza necesaria para llevar con paz el dolor.

LA EXPLOSIÓN 

Cuando el reloj marcaba las 4:20 de la tarde del domingo y los empleados se preparaban para salir, luego de haber culminado su jornada laboral, llegó lo peor.

Tres soldadores que se encontraban en la fábrica comercializadora de pólvora adelantando labores en una reja que dividiría a los empleados con los clientes, no habrían medido el peligro y al parecer fueron los provocadores de la trágica emergencia.

De acuerdo a las hipótesis preliminares que manejan los organismos de socorro que hicieron presencia en el lugar de los hechos, una chispa de la soldadura habría hecho contacto con la pólvora que allí se encontraba almacenada, ocasionando en cuestión de segundos la explosión de todo el material de mezcla deflagrante.

Ante la emergencia, los soldadores salieron corriendo en busca de poner a salvo su vida, sin embargo esto no lo hizo el administrador del lugar que murió calcinado, identificado como Isaac Díaz Rodríguez, natural de Cartagena y residente en Ciénaga, y Angie Gutiérrez, natural de Ciénaga y residente en la misma población, quien también murió consumida por las llamas al interior del baño de la fábrica, lugar que escogió para refugiarse.

Kendry Quintero, una joven mujer que hacía su primer día de inducción y logró salir milagrosamente antes que se generara la emergencia, contó que el administrador, es decir Isaac Rodríguez, falleció luego de tratar de apagar las llamas que se expandían rápidamente por todo el lugar con un extintor. “Él cuando quiso salir ya estaba prendido en llamas y cayó en la entrada”, manifestó.

Unidades del Laboratorio Móvil de Criminalística del CTI de la Fiscalía adelantaron la inspección técnica de los cadáveres, seguidamente los llevaron a la Morgue de Medicina Legal y Ciencias Forenses, en donde le practicarán los procedimientos requeridos y posteriormente los entregarán a sus familiares.