DIARIO DEL MAGDALENA
Periódico de Santa Marta, Líder en Noticias y Opinión

Su exnovio la atropelló e hirió a bala

Según familiares, la víctima terminó su relación amorosa con el agresor hace tiempo, sin embargo el individuo no lo ha aceptado. Al parecer, no es la primera vez que la agrede. 

En hechos que deberán ser minuciosamente investigados por la Sijín de la Policía Metropolitana de Santa Marta en articulación con la Fiscalía General de la Nación, una mujer por poco muere en manos de su expareja sentimental.

La brutal agresión contra la víctima, identificada como Ana Cristina Mejía Ortega, de 20 años de edad, se registró en la noche del domingo sobre la calle 29 B con carrera 28 del barrio Pamplonita, situado entre el sector de Las Malvinas y Santana, momentos en que se encontraba departiendo en una fiesta.

Noticias Relacionadas

Datos recopilados por uniformados de la Seccional de Investigación Criminal – Sijín – de la Policía y revelados por la institución, señalan que hasta el lugar llegó el exnovio de la víctima e iniciaron una fuerte discusión que pasó de las ofensas a los golpes. Familiares aseguran que, seguidamente el individuo prendió su moto y atropelló a la víctima, y no contento, le propinó un balazo con un arma traumática.

Tras lograr su cometido, el responsable huyó del sector con rumbo desconocido, mientras que Mejía Ortega fue socorrida por sus familiares y amigos, quienes fueron los encargados de trasladarla hasta la sala de urgencias del hospital Julio Méndez Barreneche.

El reporte médico señala que el estado de salud de la afectada es estable, sin embargo indica que presenta una herida a bala a la altura del músculo gastrocnemio izquierdo, también llamado músculos gastrocnemius y popularmente gemelos. Además, de golpes en diferentes partes de su cuerpo.

Luego de lo sucedido, la víctima y sus familiares interpusieron la denuncia ante la Unidad de Reacción Inmediata de la Fiscalía, ente investigador que tendrá como tarea dar con la ubicación y el paradero del responsable, quien al parecer está plenamente identifica.