DIARIO DEL MAGDALENA
Periódico de Santa Marta, Líder en Noticias y Opinión

‘Cuidemos la vida, celebremos las fiestas sin pólvora’: Bermont

Entre diciembre y enero las lesiones por pólvora y las intoxicaciones por fósforo blanco aumentan en comparación con otros periodos del año.

La afectación en las personas no solo es física, sino también emocional; además, genera un impacto negativo social, ambiental y económico.

Gerson Bermont, director de Promoción y Prevención del Ministerio de Salud y Protección Social, expresó que “esta situación deja profundas secuelas, tragedia y dolor en las familias”. Hizo énfasis en que “la manipulación y el uso inadecuado de pólvora afecta particularmente a los niños, niñas y adolescentes, quienes, por su menor percepción del riesgo, se ven expuestos con mayor frecuencia a sufrir lesiones e incluso perder la vida”.

El uso de pólvora puede ocasionar daños oculares y auditivos; quemaduras de primer, segundo y tercer grado; heridas abiertas y pérdida de partes del cuerpo; incluso la muerte, hechos que se ocasionan durante la producción, almacenamiento, transporte y manipulación de la pirotecnia.

Adicionalmente, el uso de esta se asocia a eventos o actividades que generan aglomeraciones, aumentando el riesgo de contagio por covid-19. “El mejor regalo en esta época de Navidad es la vida, no solo porque estamos ante una pandemia, sino por este tipo de eventos lamentables por pólvora se pueden evitar”, apuntó.

Bermont resaltó la importancia de no ingerir bebidas alcohólicas cuando se manipula pólvora, para disminuir las posibilidades de accidentes.

“Tenemos que ser conscientes de los riesgos que el uso de la pólvora implica. Los padres y adultos no debemos entregarles estos elementos a los más pequeños, hacerlo es un acto de irresponsabilidad. Además, en la situación de epidemia en la que estamos por el covid-19 hay que evitar los accidentes, especialmente en las ciudades en donde la ocupación UCI es alta y la disponibilidad de atención hospitalaria se dificulta”, señaló el director de Promoción y Prevención.

La obligación de regular la pólvora en las festividades de fin de año corresponde a las gobernaciones y alcaldías, las diferentes personerías municipales y la Policía Nacional, sin excluir la responsabilidad social que tienen todos los ciudadanos.

Notas Relacionadas