Maduro firmó acuerdo que la oposición rechazó

283

“Que se cumpla en todas sus partes el acuerdo, tengo palabra, he firmado”, expresó el mandatario ante la prensa, durante un acto político en Caracas.

 

El gobernante venezolano, Nicolás Maduro, firmó ayer miércoles un documento que la oposición se negó a suscribir en el diálogo en Santo Domingo, que contempla las elecciones presidenciales para el 22 de abril.

“Que se cumpla en todas sus partes el acuerdo, tengo palabra, he firmado”, expresó el mandatario ante la prensa, durante un acto político en Caracas.

“Seguramente hoy mismo van a fijar la fecha de las elecciones presidenciales”, agregó Maduro, al señalar que el Consejo Nacional Electoral (CNE) se encuentra deliberando la noche de este miércoles.

El presidente dominicano, Danilo Medina, quien auspició las conversaciones, anunció en Santo Domingo que las partes habían acordado el martes que los comicios se celebren el 22 de abril, tras un estira y encoge de fechas.

Pero la opositora Mesa de la Unidad Democrática (MUD) hizo observaciones al documento. “No aceptaremos ningún acuerdo que claudique la democracia en Venezuela”, dijo el jefe de la delegación opositora, Julio Borges.

El mandatario venezolano pidió a sus adversarios reflexionar y suscribir el documento. “Venezuela necesita un acuerdo de paz y convivencia. El diálogo yo lo dejo abierto”, acotó.

Según Maduro, las partes se habían comprometido a firmar el “acuerdo de convivencia democrática”, pero una llamada hecha a Borges “en inglés” desde Bogotá trabó esa posibilidad.

El martes el secretario de Estado de Estados Unidos, Rex Tillerson -duro crítico del gobierno de Maduro-, estaba en la capital colombiana reunido con el presidente de ese país, Juan Manuel Santos.

Maduro sostiene que ambos presionaron a la oposición para que no firmara el documento y boicotee las elecciones presidenciales.

Según Maduro, el texto contemplaba garantías electorales, que incluyen misiones de observación internacional para los comicios que la oficialista Asamblea Constituyente ordenó adelantar para antes del 30 de abril (tradicionalmente son en diciembre).

Las partes fracasaron tras dos meses de una negociación que intentaba superar la grave crisis política y socioeconómica del país petrolero.

 

Pero la opositora Mesa de la Unidad Democrática (MUD) hizo observaciones al documento. “No aceptaremos ningún acuerdo que claudique la democracia en Venezuela”, dijo el jefe de la delegación opositora, Julio Borges.

 

CON OTRO PARTIDO

De otro lado, el presidente venezolano, Nicolás Maduro, lanzó ayer un movimiento político para apuntalar su candidatura a la reelección y con el cual, según analistas, busca consolidar su identidad dentro del chavismo y desmarcarse de enemigos internos.

Maduro presentó el movimiento Somos Venezuela ante miles de seguidores en un coliseo de Caracas, luego de que la agrupación fuera inscrita ante el poder electoral.

“No es un partido, es un movimiento sociocultural, un movimiento de movimientos que convoca a todos”, dijo el mandatario, cuya postulación también está avalada por el Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV), fundado por el fallecido expresidente Hugo Chávez (1999-2013).

Somos Venezuela reemplaza a Nuevo Camino Revolucionario, un partido minoritario de la coalición oficialista.

Sin embargo, el cambio va más allá de una cuestión nominal, según especialistas consultados por la AFP. De hecho, los miembros del PSUV y otras formaciones chavistas deberán desafiliarse para unirse a Somos Venezuela y no incurrir en doble militancia.

Una de las primeras en hacerlo fue la presidenta de la oficialista Asamblea Constituyente, Delcy Rodríguez.

“El PSUV es el partido de Chávez; Somos Venezuela, el de Maduro”, señaló el experto electoral Eugenio Martínez.

Maduro, un exconductor de autobús de 55 años, fue ungido por Chávez tres meses antes de morir, pero paulatinamente ha construido su propia imagen en medio de una aguda crisis política y socioeconómica.

“Está naciendo el madurismo. Hasta ahora el discurso de Maduro se concentraba en presentarse como el heredero de Chávez y seguía atado al PSUV y a toda su simbología. Maduro está asumiendo su mayoría de edad política”, comentó el investigador en comunicación Andrés Cañizalez.

El mandatario multiplicó en los últimos meses sus denuncias sobre “traidores” en el partido de gobierno, señalando en particular al expresidente de la petrolera PDVSA Rafael Ramírez.

Hombre de confianza de Chávez y considerado un rival de Maduro en la carrera por la reelección, Ramírez renunció por pedido del gobernante a la embajada de Venezuela en la ONU, acusado de corrupción en PDVSA.

Según Cañizalez, Maduro también pretende remozar su imagen frente a los votantes nacidos durante la era chavista, lejos del discurso del PSUV contra los partidos tradicionales.

La Constituyente convocó a elecciones presidenciales anticipadas a más tardar para el 30 de abril, sin fijar fecha. Normalmente se realizan en diciembre.

También podría gustarte