Asociación de Padres de Familia rechazan nuevo paro de maestros

251

De insensatos, calificaron los padres de familia a los maestros, quienes no muy bien han comenzado con el calendario académico de este año, cuando ya está anunciando que se irán a paro.

 

La Confederación Nacional de Asociaciones de Padres de Familia rechazó el paro convocado por la Federación Colombiana de Educadores (Fecode), para el próximo 21 de febrero, al considerar que se vulnera a los niños en su derecho a la educación.

Los maestros indicaron que se movilizarán por las principales calles del país, en rechazo a presuntos incumplimientos en los acuerdos de salud y jornada única pactados con el Gobierno Nacional en 2017, y para explicarles a los padres de familia el incumplimiento en 24 de los puntos acordados.

“Nosotros como padres de familia no podemos seguir permitiendo que año tras año tengamos falencias y alarmas que no contribuyen a mejorar la calidad educativa. Fecode y el Ministerio están en un tira y afloje que no aporta en nada a los niños, han pasado escasos tres meses desde que se levantó el paro anterior, que duró 39 días, para que ahora estemos a portas de otro”, afirmó Carlos Enrique Ballesteros Pineda, presidente de la confederación de padres de familia.

Los líderes de los padres de familia manifiestan que esta situación es preocupante por dos razones: La primera de ellas, según Ballesteros, demuestra que el Gobierno Nacional en su defecto no está cumpliendo los acuerdos, pero que esto también evidencia que Fecode no tiene un compromiso para con la comunidad educativa.

“Lo único que le interesa realmente a la organización es que les cumplan a ellos con sus reivindicaciones salariales, salud, etc, pero aquí hay que ir mucho más allá, ¿cuáles son los compromisos frente a la calidad educativa?, ¿qué tanto ha mejorado el país frente a los estándares de años anteriores?, ¿será que los estudiantes son competentes frente al mundo con la educación que tenemos?, yo creo que esos son interrogantes gruesos sobre cómo se está articulando la familia”, añadió Ballasteros Pineda.

En ese sentido, la segunda razón se basa en que “las escuelas no quieren observar la participación de los padres de familia sino únicamente el registro de la matrícula, el pago de los derechos académicos y cero participación ellos”, por lo que exigen al Gobierno solucionar la problemática en una mesa tripartita.

La asociación criticó fuertemente a la ministra de Educación, Yaneth Giha, por no escuchar la voz de los padres, que son los directamente afectados, y señalaron que el problema en el país es que “muchos oyen, pero no todos escuchan”.

“Creo que no tenemos ministra, porque no nos ha escuchado, ella solo sale en los medios de comunicación a decir que todo lo ha cumplido, que todo está perfecto, que todo va muy bien y las cosas no van bien, la educación no va bien, la calidad educativa está por el suelo, no podemos engañarnos, aquí no han tomado en cuenta la voz del padre, el clamor”, sostuvo Ballesteros Pineda.

De acuerdo con la sociedad de padres, cada paro nacional de educadores deja huecos en el sistema educativo que no son recuperados. En ese sentido, indicaron que Fecode y el Ministerio habían pactado el año pasado la recuperación de las clases, sin embargo, ante ellos eso no sucedió.

“Las escuelas citaban a los niños los sábados para una supuesta recuperación, pero los ponían a jugar fútbol o actividades de recreación, no habían clases presenciales en las aulas, y eso acarreó que la baja calidad educativa se muestre en los estándares globales”, dijo el representante de los padres, quien añadió que “aquí los únicos afectados somos nosotros, estamos en medio y nadie nos pregunta qué queremos para los niños, no estamos dispuestos a volver a poner en riesgo a nuestros hijos dejándolos semanas sin clases por una discusión absurda y mediática”.

Finalmente, Ballesteros Pineda advirtió al Ministerio y a Fecode que preparan una acción de tutela preventiva para evitar que el paro se extienda por mas días del anunciado.

 

Para la ministra de Educación, Yaneth Giha, es “inadmisible” y sorpresivo que los maestros hayan anunciado un paro de 24 horas, dado que el Gobierno ha cumplido con los acuerdos del año pasado.

 

 

Carlos Rivas, presidente de Fecode, dijo que el Gobierno ha cogido una práctica de firmar cosas y luego incumple.

 

PUNTOS DE DISCUSIÓN

Para la ministra de Educación, Yaneth Giha, es “inadmisible” y sorpresivo que los maestros hayan anunciado un paro de 24 horas, dado que el Gobierno ha cumplido con los acuerdos del año pasado.

Fecode, por su parte, se mantiene en los incumplimientos del Gobierno Nacional frente a los problemas en la salud, destacando que no es cierto que la Fiduprevisora y la cartera educativa hayan resuelto los inconvenientes.

En eso el ministerio de educación presentó un balance en el que afirmó que son 24 los acuerdos pactados, de los cuales ocho ya están avanzados o cerrados, ocho están casi listos y otros ocho son producto de las mesas de trabajo.

“Yo me pregunto: cómo se explica que mientras el diálogo esté abierto y sea permanente se anuncie un paro que ni siquiera se ha anunciado en la mesa de seguimiento. Es absurdo, irresponsable e inadmisible”, dijo la ministra.

A lo que Carlos Rivas, presidente de Fecode, rebatió diciendo que el Gobierno ha cogido una práctica de firmar cosas y luego incumple. En el caso del servicio médico, sí se hizo la licitación, pero los contratistas no están cumpliendo con el ejercicio y el servicio hoy es una crisis general que tiene molestos a los maestros.

Estos son los acuerdos que más generan polémica entre los maestros y el Ministerio:

 

 

SALUD

Para Rivas, sí se hizo la licitación, pero los contratistas no están cumpliendo con el ejercicio y el servicio hoy es una crisis general que tiene molestos a los maestros, entonces vemos que el Estado no aprieta a los contratistas, exige o sanciona. “Da lo mismo tener la ley que no tenerla, porque es una política de no cumplir”.

La jefe de la cartera de educación argumentó que en materia de salud se comprometieron a trabajar conjuntamente para concluir el proceso de contratación de este servicio para el magisterio y reveló que el 25 de octubre de 2017 se adjudicaron los contratos a los nuevos prestadores para 8 de las 10 regiones y el pasado lunes se realizó la adjudicación de las regiones 4 y 7, que habían sido declaradas desiertas en la primera invitación.

 

Con apenas una semana de haberse iniciado el calendario de clases de este año, los maestros ya están pensando en huelga lo cual ha sido ampliamente rechazado por la sociedad.

 

JORNADA ÚNICA

Rivas puntualizó que los maestros se han visto afectados por el recorte de horas: “eran ocho horas, el gobierno recortó a siete horas, con eso sobran como 6000 maestros” y sostuvo que están de acuerdo con que haya jornada única, pero con condiciones concretas, “buena infraestructura, alimentación, transporte, laboratorios, material didáctico y con salud para los maestros”.

La ministra aseguró que se está realizando la verificación del cumplimiento de las condiciones previas (infraestructura, alimentación, docentes y servicios públicos), para autorizar su implementación en las instituciones oficiales.

 

PAE

Otro punto es el Programa de Alimentación Escolar (PAE), donde los maestros señalaron que el gobierno ha impuesto tareas y compromisos a las autoridades regionales, pero sin brindar recursos económicos para financiar el programa, esto ha causado que gobernadores y alcaldes de todo el país entreguen por completo la administración del PAE al Gobierno Nacional.

Para Giha, es inadmisible que el sindicato “amenace con la convocatoria de paro al Programa de Alimentación Escolar (PAE), el programa ‘Ser pilo paga’, gastos administrativos, infraestructura y conectividad, temas que no hicieron parte del acuerdo colectivo del año pasado”.

 

AUMENTO DE SALARIO

Fecode señaló que “llevábamos más de 50 años con los salarios más malos de todos los trabajadores. El Estado tiene una deuda social histórica con nuestro gremio, para llegar a ganar 3 millones de pesos un maestro se demora entre 30 o 40 años, eso no es justo. Lo único que exigimos es que se cumpla lo pactado y que el Gobierno no nos evada”.

A lo que el Ministerio informó que en 2018 el salario de los profesores subirá tres puntos por encima del aumento que se decrete para los demás servidores públicos y que, adicionalmente, empezarán a recibir una bonificación anual equivalente al 6 % de su asignación básica.

También podría gustarte