Aeropuertos buscan ampliar tráfico aéreo

El aeropuerto Simón Bolívar de Santa Marta modernizó sus instalaciones físicas para ofrecer un mayor confort a los usuarios y aportar a la experiencia de los viajeros.

 

El comportamiento desfavorable que reportó la industria el año anterior y que no parece revertirse en el corto plazo significó la caída de los ingresos operativos y comerciales de los concesionarios aeroportuarios.

Cerca de 800 profesionales encargados del desarrollo de los servicios aéreos de diferentes países, más de 430 aerolíneas, aeropuertos y autoridades de turismo, buscarán impulsar la conectividad de los viajeros en el encuentro “Routes Americas 2018”, que anualmente reúne a diferentes jugadores del transporte aéreo y que este año tendrá lugar en Quito (Ecuador) del 13 al 15 de febrero.

Así lo confirmó Olga Ramírez Duarte, directora Jurídica de Aeropuertos de Oriente S.A.S., quien asegura que “Routes Americas 2018” es el escenario dentro del cual debe jugar cada quien su rol para aportar en el propósito común.

Comentó además que es en ese tipo de espacios (existen otros eventos a nivel global del mismo tipo), en donde los actores antes mencionados copan sus agendas de numerosas citas en las que operadores aeroportuarios, agentes de turismo y autoridades públicas, buscan fomentar con las aerolíneas la apertura de nuevas rutas o aumentar las frecuencias de las ya existentes dentro del marco de una política de gobierno mucho más amplia, en la cual exista mayor liberalización en la firma de acuerdos de servicios aéreos.

‘‘Los aeropuertos juegan acá un rol bien importante, los cuales para lograr su objetivo deben contar con una infraestructura que permita la operación de los vuelos, y ser atractivos en términos económicos para las aerolíneas. Sin embargo, es aún más importante el rol de las autoridades regionales y gremiales, quienes, de la mano con el tema de infraestructura, son los encargados de hacer el destino atractivo’’, recalcó Ramírez Duarte.

La Directora Jurídica reconoce que muchos piensan que ese tipo de eventos no son muy útiles, sobre todo cuando se trata de mercados asegurados; sin embargo, para Colombia al menos, han sido exitosos. ‘‘En nuestro país, a diferencia de muchos otros en el mundo, existen rutas internacionales directas desde varias ciudades diferentes de la capital, como lo es el caso de Cartagena, Medellín, Cali, San Andrés y Barranquilla, que han sido logradas gracias a estos espacios de convergencia entre agentes del sector. En Cartagena, por ejemplo, hoy existen 12 aerolíneas diferentes, las cuales atienden 7 rutas nacionales y, para destacar, 7 internacionales: Ciudad de Panamá, Miami, Nueva York, Atlanta, Fort Lauderdale, Lima y Amsterdam, y se espera que como resultado del evento que se realizará en Quito, nuevas aerolíneas y destinos sean puestos a disposición de los viajeros’’, indicó.

El comportamiento del tráfico de pasajeros evidenciado en el último año debe ser un incentivo para que los diferentes actores que convergen en un aeropuerto tomen conciencia de la importancia de cada uno ellos, lo que redundará no solo en el mejoramiento de los resultados financieros de estos sino también, y aún mas importante, en el servicio y la experiencia de quienes cada vez mas eligen el transporte aéreo.

‘‘Queda entonces mucha pista por recorrer, y esperamos que en el próximo Routes Americas 2018, otros aeropuertos regionales catalogados como internacionales, puedan culminar su agenda con noticias positivas, de tal forma que los colombianos podamos viajar por el mundo a menores precios y contando con una experiencia de viaje integral’’, enfatizó Ramírez.

 

Olga Ramírez Duarte, directora Jurídica Aeropuertos de Oriente S.A.S.

 

CAÍDA DEL TRÁFICO AÉREO

El transporte aéreo en Colombia y en el mundo es un mercado en el que participa un gran número de actores que normalmente pasan desapercibidos para el público en general, ya que solo se hacen evidentes al momento en que las personas se convierten en pasajeros.

Desde las autoridades que hacen presencia en los aeropuertos hasta los comerciantes que ofrecen sus servicios en esas infraestructuras, resultan indiferentes para los ciudadanos hasta que éstos se ven obligados a interactuar con ellos, debido entre otras cosas a que cuando se piensa en viajar por avión el top of mind lo acupan las aerolíneas.

Dicho esto, y a propósito de la caída generalizada del tráfico aéreo que, según cifras publicadas por la Unidad Administrativa Especial de Aeronáutica Civil, en el período de enero a noviembre del año 2017 fue del 0,3%, 7,7%, 11,1% y 10,1% para los aeropuertos de Bogotá, Cali, Barranquilla y Bucaramanga respectivamente, pareciera necesario ir mas allá del impacto que ello ha tenido para las aerolíneas, e indagar por el efecto que tal fenómeno ha generado en los demás actores de la industria del transporte aéreo, entre ellos los aeropuertos, sus operadores y concesionarios.

Según Ramírez, el comportamiento desfavorable que reportó la industria el año anterior y que no parece revertirse en el corto plazo (Avianca acaba de cancelar diversas rutas regionales para centralizar su operación por Bogotá), significó la caída de los ingresos operativos y comerciales de los concesionarios aeroportuarios, quienes a pesar de ello deben continuar solventando los costos fijos asociados a su funcionamiento, de tal forma que no se vean afectados los niveles de servicio y estándares de calidad de los servicios aeroportuarios a su cargo, aún cuando no gozan de la elasticidad en el precio que cobran al usuario como si pasa con otros actores.

 

PROMOCIÓN DE DESTINOS

Olga Ramírez Duarte afirma que existen otros factores que impactan de manera importante en el tráfico de pasajeros, entre ellos la promoción de destinos. ‘‘Esta es una labor que deben hacer de manera conjunta el Estado (a través de entidades a nivel nacional como Procolombia), las autoridades regionales (Cámaras de Comercio, agremiaciones, asociaciones), las compañías aéreas, y los operadores aeroportuarios, al ser el aeropuerto la puerta de entrada a cada uno de los destinos. Es así como éstos últimos se convierten en un agente integrador de los diferentes actores interesados, buscando que el trabajo de todos redunde en el número de pasajeros que se desplazan vía aérea desde diferentes partes del país y el mundo’’, puntualizó.

También podría gustarte