Eln dinamitó puente de la Ruta del Sol

La detonación del puente Simaña ubicado en Pelaya realizado por terroristas del ELN en la madrugada de ayer, causó la irrupción vehicular del interior del país con la Costa Caribe.

 

Los explosivos fueron instalados por el grupo guerrillero en el puente Simaña y en el kilómetro 64 del mismo corredor vial.

 

Con dos ataques perpetrados en el Cesar inició el paro armado anunciado desde el pasado miércoles por el Ejército de Liberación Nacional, ELN, que transcurre desde ayer hasta el próximo martes en todo el territorio nacional.

Los dos atentados ocurridos en este sector del país fueron atribuidos al frente Camilo Torres Restrepo, que llevó a cabo los atentados con la intención de presionar al Gobierno a reiniciar los diálogos de paz en Quito, que están paralizadas desde el pasado 10 de enero, tras una escalada de ataques perpetrados por esa guerrilla luego de que concluyera un cese el fuego bilateral de cien días.

“Acatando la orden del mando superior del ELN, en el Chocó y el occidente colombiano, el paro armado será efectivo y la orientación a todas las unidades es que se cumpla tanto en las carreteras y ríos, como en el mar y las rutas aéreas”, divulgó el grupo subversivo a través de un comunicado.

El primer hecho se registró en la madrugada de ayer en el caserío La Mata, ubicado en el municipio de Pelaya, en donde fueron instalados 80 kilos de artefactos explosivos en los cabezales del Puente Amarillo, que hace parte de la obra de la Ruta del Sol en el Cesar y que debido a la estruendosa fractura que sufrió, dejó incomunicada a la costa caribe con el interior del país.

 

Según la Décima Brigada Blindada del Ejército Nacional, los actos terroristas fueron realizados por el frente Camilo Torres Restrepo, de la Compañía Capitán Francisco Bossio del ELN por la suspensión de los diálogos con el Gobierno en Quito.

 

Luego de varias horas de caos vehicular ocasionado por la detonación del puente, un grupo de expertos del Instituto Nacional de Vías (Invías) fue enviado al lugar para evaluar los daños y estudiar las vías alternas para darle paso a los vehículos que quedaron detenidos. Solo hasta la tarde de ayer fue abierto el paso vehicular sobre el Río Simaña en Pelaya, gracias a la apertura del puente viejo que fue habilitado mediante el uso de maquinaria amarilla.

No obstante, dicha solución fue adoptada con algunas restricciones, como que por allí solo pueden transitar automóviles, otros vehículos livianos, los buses sin pasajeros y no pueden circular los camiones y vehículos pesados.

Por el atentado, la Gobernación del Cesar indico que sumada a la medida temporal, el gobierno analiza la posibilidad de rehabilitar un paso existente entre Pelaya y La Gloria.

Según el alcalde de ese municipio, Edwer Pérez Acosta, a pesar de la presencia de los altos mandos militares que ayer en la mañana se desplazaron hasta el lugar de los hechos a fin de redoblar la seguridad y tomar control de lo sucedido, el miedo permanece entre los habitantes de Pelaya debido a las amenazas que se ha recibido por el grupo armado.

“Nuestro temor es lo que pueda pasar de ahora en adelante. Sucedió eso, hay otras amenazas y nuestro llamado es al gobierno central para que se busquen soluciones a la movilidad porque hay miles de carros represados, estamos en un caos que además nos preocupan los enfermos que tenemos en el hospital. Dios no lo quiera, alguien se nos agrava, no tenemos por donde salir y todo eso nos ha generado zozobra porque tenemos una situación bastante complicada”, señaló el burgomaestre.

Indicó además que por las amenazas expuestas a través de volantes que informan que ser asesinada cualquier persona que esté en las calles a partir de las 6:00 p.m. hasta la mañana siguiente, hace unos días atrás se realizó un consejo de seguridad regional en a fin de buscar estrategias que permitieran prever esos escenarios en cada municipios.

“Hoy hay soledad, los negocios están completamente cerrados gracias a esos volantes que repartieron y tenemos una tensión en el municipio que nos tiene bastante preocupados. He hecho las llamadas pertinentes a las autoridades, al gobernador y esperamos en Dios que no suceda más nada”, dijo.

 

El reporte preliminar confirma que el tránsito entre la costa y el interior del país está suspendido, aunque uniformados adscritos de la Dirección de Tránsito y Transporte ubican vías alternas, para no generar mayor afectación a viajeros y transportadores.

 

ATAQUE EN CURUMANÍ

Pasadas las 6:00 de la mañana en el sector de Boquerón ubicado en el municipio de Curumaní, miembros subversivos de esa misma guerrilla detuvieron una tractomula e hicieron detonar una carga explosiva que afectó la capa asfáltica de la vía y también ocasionó la interrupción del paso.

Según un video que circula en redes sociales, los terroristas obligaron al conductor del vehículo pesado a descender del mismo y luego lo acribillaron a bala, causando serias afectaciones en el automotor que quedó inservible en medio de la carretera, causando taponamiento para otros automóviles. Luego activaron los artefactos que causaron la segunda explosión de este sábado en el departamento.

Por este motivo, personal experto en explosivos de la Policía y Ejército Nacional se apersonaron de esa y varias zonas del Cesar y la costa, para evitar más atentados contra la infraestructura vial de la troncal del Caribe y así garantizarle tranquilidad a los que por allí circulan.

Estos atentados se suman a la escalada terrorista que comenzó luego del fin del cese al fuego bilateral pactado entre las partes en negociación, el pasado 10 de enero, y que motivó al presidente Juan Manuel Santos a congelar los diálogos. Más allá del trasfondo político de los ataques, la Fuerza Pública está en alerta en el territorio para contener la oleada criminal de los elenos.

 

El tránsito por la Troncal del Caribe fue cerrado de manera parcial, según anunciaron las autoridades, y aún se desconoce cuándo será habilitado en su totalidad

 

LAS MEDIDAS DEL GOBIERNO DEPARTAMENTAL

El gobernador encargado del Cesar, Jorge Eliécer Araujo Gutiérrez, manifestó que a causa del anuncio del paro armado realizado por el grupo armado al margen de la ley, el paso viernes fue expedido un decreto con medidas preventivas de seguridad en todo el departamento, que tendrá vigencia hasta el cese de dicho paro; es decir, hasta el martes 13 de febrero.

Dicha orden indica que a partir de las seis de la tarde y hasta las seis de la mañana, estará restringida la circulación y el tránsito de motocicletas con parrilleros, así como el transporte de escombros materiales de construcción, cilindros de gas y elementos que pueden prestarse para alterar el orden público, en todo el territorio cesarense.

Por su parte, el secretario de Gobierno departamental, Manuel Rodolfo Márquez, aseguró que la administración desaprueba cualquier actividad que ponga en peligro la integridad de la población del Cesar.

“Lo primero es que el gobierno departamental rechaza todo acto que atente contra la integridad de la gente y la infraestructura vial. Lo segundo es que apoyamos a la fuerza pública y a la institucionalidad para restablecer el orden donde ha habido alguna afectación. A la comunidad le pedimos que mantengan la calma, apoyando a las instituciones para mantener la seguridad y el orden”, dijo el servidor.

También podría gustarte