Plan Maestro contra la erosión costera

De acuerdo con ministerio, Colombia cuenta con una línea de costa de más de 3.500 kilómetros, de los cuales un 40 % está siendo afectada por la erosión costera que varía entre los 0,5 y 5 metros por año en diferentes regiones, causando impactos para la población, la infraestructura y los ecosistemas marino-costeros del país.

 

El Ministerio de Ambiente presentó a las autoridades ambientales e instituciones marítimas el Plan Maestro de Erosión Costera con el que se busca implementar medidas de adaptación para enfrentar esta problemática a lo largo de las costas del país.

De acuerdo con ministerio, Colombia cuenta con una línea de costa de más de 3.500 kilómetros, de los cuales un 40 % está siendo afectada por la erosión costera que varía entre los 0,5 y 5 metros por año en diferentes regiones, causando impactos para la población, la infraestructura y los ecosistemas marino-costeros del país.

“Este es un trabajo muy importante que se inició hace varios años y que estamos concluyendo con un mapa general de lo que está pasando en el país. Vamos a realizar pilotos en los departamentos de Córdoba y Antioquia con acciones en dos líneas. Por una parte obras blandas, restauración y recuperación de ecosistemas y por otro lado, obras duras como espolones y otras de infraestructura”, indicó Luis Gilberto Murillo, ministro de Ambiente.

El funcionario también indicó que a través del Plan Maestro se identificaron 86 puntos críticos afectados por la erosión costera en todo el territorio nacional, 56 en la costa caribe, 20 en el pacífico y 10 en las islas. De esta forma se priorizaron los 20 lugares más críticos en ocho departamentos que son los que requieren una atención prioritaria.

 

“Este es un trabajo muy importante que se inició hace varios años y que estamos concluyendo con un mapa general de lo que está pasando en el país”, indicó Luis Gilberto Murillo, ministro de Ambiente.

 

“Este plan es un documento de visión y articulación que permite entender el problema y buscar una solución adecuada que nos aproxime a una zona costera resiliente y que incorpore las variables de cambio climático y los componentes económicos y sociales de cada territorio. Buscamos que sea posible tomar decisiones basadas en conocimientos que permitan prevenir y no pelear contra los fenómenos naturales”, explicó Andrea Ramírez, directora de Asuntos Marinos, Costeros y Recursos Acuáticos del Ministerio.

Esta estrategia contó con el apoyo del Ministerio de Asuntos Económicos del Reino de los Países Bajos, el Servicio Geológico Colombiano y la Dirección Marítima (DIMAR), en la que también se definió modelos para atender el impacto económico, social, cultural y de ordenamiento territorial que genera la erosión costera en el país.

El fenómeno de la erosión costera pone en peligro los recursos naturales de las zonas litorales, tiene un impacto socioeconómico en el 1,7 % de la población costera y afecta en 1,5 puntos el PIB, cifras que podrían superar los dos puntos para el 2030 según proyecciones del Instituto de Investigaciones Marinas y Costeras (Invemar).

 

El fenómeno de la erosión costera pone en peligro los recursos naturales de las zonas litorales, y en el Magdalena, Ciénaga es una de esas zonas.

 

LLAMADO A LOS ALCALDES

De otro lado, El ministro de Ambiente y Desarrollo Sostenible, Luis Gilberto Murillo, hizo un llamado a los alcaldes para que impulsen sistemas de transporte masivo eléctrico, o lo que es lo mismo “con movilidad sostenible”.

De acuerdo con el jefe de la cartera ambiental, con esto se pretende favorecer la reducción de emisiones de CO2 y contaminantes perjudiciales para la salud, así como “contribuir a una mejor calidad de aire en las ciudades, apoyando al mismo tiempo el cumplimiento de compromisos de Colombia en el marco del Acuerdo de París”.

Se calcula que en el año 2050 la población en Colombia se concentrará en un 86% en los cascos urbanos, es decir, un 10% más de lo que se registró en el 2010, tal como lo estimó el Conpes de Política Nacional para Consolidar el Sistema de Ciudades en Colombia y según el Departamento Nacional de Planeación (DNP), en Colombia la cifra anual de muertes asociadas a la contaminación del aire.

Debido a esto, el ministerio de Ambiente impulsa la utilización de medios de transporte alternativos y de una movilidad sostenible como respuesta al aumento de los habitantes en las urbes, lo que acarrea un mayor uso de fuentes móviles que principalmente utilizan combustibles fósiles, que generan dióxido de carbono y partículas, uno de los mayores contaminantes del aire.

“La mayor preocupación tiene que ver con la calidad del aire y en ese sentido hay que hacer mayores esfuerzos, pero aquí están las respuestas”, sostuvo el ministro en la Central Hidroeléctrica de Caldas, compañía de EPM, al presentar el primer bus eléctrico del eje cafetero y un laboratorio de movilidad sostenible.

Según la compañía, con el uso del bus se economizarán 1400 galones de diésel al año y se dejarán de emitir cerca de 28 toneladas de CO2, ya que es respetuoso con el ambiente porque no genera emisiones contaminantes, además de reducir el impacto auditivo, pues es impulsado por una batería eléctrica silenciosa, equivalente a un motor diésel de 240 cv de potencia. “Lo que la ciudadanía está haciendo es lo correcto: ser muy exigente en lo que tiene que ver con la calidad del medioambiente en Manizales”, destacó Murillo.

También podría gustarte