Cuaresma, tiempo de fe y conversión

348

La cuaresma es un tiempo de pedir perdón a Dios y a nuestro prójimo.

 

El Papa Francisco envió un mensaje a todos los fieles católicos del mundo para que se viva el tiempo de Cuaresma con mucho fervor.

 

Los samarios madrugaron para asistir a la ceremonia del Miércoles de Ceniza con el fin de vivir la época de Cuaresma como lo manda la Iglesia Católica.  

Es un tiempo de oración, penitencia y ayuno. Cuarenta días que la Iglesia marca para la conversión del corazón.

Antiguamente los judíos acostumbraban cubrirse de ceniza cuando hacían algún sacrificio y los ninivitas también usaban la ceniza como signo de su deseo de conversión de su mala vida a una vida con Dios.

En los primeros siglos de la Iglesia, las personas que querían recibir el Sacramento de la Reconciliación el Jueves Santo, se ponían ceniza en la cabeza y se presentaban ante la comunidad vestidos con un “hábito penitencial”. Esto representaba su voluntad de convertirse.

La invitación de la Iglesia católica samaria es escuchar y leer el Evangelio, meditarlo y creer en él y con ello convertir nuestra vida, siguiendo las palabras del Evangelio.

 

En el año 384 después de Cristo, la Cuaresma adquirió un sentido penitencial para todos los cristianos y desde el siglo XI, la Iglesia Católica acostumbra poner las cenizas al iniciar los 40 días de penitencia y conversión.

La imposición de ceniza es una costumbre que nos recuerda que algún día vamos a morir y que nuestro cuerpo se va a convertir en polvo. Nos enseña que todo lo material que tengamos aquí se acaba. En cambio, todo el bien que tengamos en nuestra alma nos lo vamos a llevar a la eternidad. Al final de nuestra vida, sólo nos llevaremos aquello que hayamos hecho por Dios y por nuestros hermanos los hombres.

Cuando el sacerdote nos pone la ceniza, debemos tener una actitud de querer mejorar, de buscar tener amistad con Dios. La ceniza se impone a los niños y a los adultos y así sucedió en las ceremonias que se realizaron en la Catedral Basílica de Santa Marta y en las demás parroquias de la Diócesis samaria.

“El miércoles de Ceniza marca el tiempo de la Cuaresma, que es un período de intensa oración, penitencia y obras de misericordia y caridad.

 

De acuerdo con el sacerdocio samario, la oración en este tiempo es importante, ya que nos ayuda a estar más cerca de Dios para poder cambiar lo que necesitemos mejorar de nuestro interior.

Al inicio de la Cuaresma, el Papa Francisco  invitó a todos a la oración, al ayuno y la limosna para alcanzar la conversión.

 

Necesitamos convertirnos, abandonando el pecado que nos aleja de Dios. Cambiar nuestra forma de vivir para que sea Dios el centro de nuestra vida. Sólo en la oración encontraremos el amor del Padre y la dulce y amorosa exigencia de su voluntad.

 

MENSAJE DEL PAPA FRANCISCO

Después de la catequesis en la Audiencia General, el Papa Francisco aludió en diferentes momentos al inicio de la Cuaresma e invitó a todos a la oración, al ayuno y la limosna para alcanzar la conversión.

“Hoy iniciamos nuestro camino hacia la Pascua. Os invito a entrar en este tiempo de conversión, dando más espacio en vuestras vidas a la oración y a compartir con los más pobres”, manifestó a los peregrinos.

“En estos 40 días somos invitados, con la oración, al ayuno y las obras de caridad, a ser cada vez más una sola cosa con Cristo”, añadió.

A los fieles de lengua española también les saludó e hizo mención a este tiempo litúrgico: “le pedimos a la Virgen María que nos ayude a prepararnos para celebrar la pascua de Cristo con un corazón purificado”.

“Hoy, miércoles de Ceniza, inicia el camino cuaresmal”. “Queridos jóvenes, os deseo vivir este tiempo de gracia como un regreso al amor del Padre”, convocó el Papa Francisco.

 

“Hoy entramos en la Cuaresma, tiempo de ayuno, de oración y de caridad. Mientras nuestras frentes vienen marcadas por la ceniza con la invitación ‘convertíos y creed en el Evangelio’, dispongamos nuestros corazones a vivir este tiempo en la unión con Cristo sufriente, que con su pasión y muerte en la cruz nos ha redimido, para que libres del pecado, podamos participar en la santidad de Dios mismo”.

Como es habitual, también recordó a jóvenes, enfermos y recién casados: “hoy, Miércoles de Ceniza, inicia el camino cuaresmal”. “Queridos jóvenes, os deseo vivir este tiempo de gracia como un regreso al amor del Padre, que acoge a todos con brazos abiertos. Queridos enfermos, os animo a ofrecer vuestros sufrimientos por la conversión de cuantos viven alejados de la fe; y os invito a vosotros, queridos esposos recién casados, a construir vuestra nueva familia sobre la roca del amor de Dios”.

También podría gustarte