Ataque en escuela de la Florida deja cuatro muertos y 20 heridos

273

Un tiroteo en una escuela de Broward dejó el miércoles un número indeterminado de muertos y unos 20 heridos, informaron las autoridades. Aunque inicialmente las autoridades reportaron una víctima fatal en la escuela Marjory Stoneman Douglas High School, el último reporte indica que son varias las víctimas mortales. Daniel Varela Miami Herald

 

Un tiroteo en una escuela de Broward dejó ayer miércoles un número indeterminado de muertos y unos 20 heridos, informaron las autoridades.

Aunque inicialmente las autoridades reportaron una víctima fatal en la escuela Marjory Stoneman Douglas High School, en Parkland y una de las escuelas más grandes de Broward, el último reporte indica que son varias las víctimas mortales. No se sabe exactamente cuántos ni las edades.

“Hay varias muertes confirmadas. Es un día terrible para nosotros. No recibimos ninguna advertencia ni amenaza”, dijo Robert W. Runcie, superintendente del distrito escolar de Broward.

Scott Israel, jefe de la Policía de Broward, dijo en una rueda de prensa que los equipos SWAT siguen inspeccionando salón por salón y que aún no se ha dado la orden de que todo está en orden.

Según las autoridades, el sospechoso, identificado como Nicolás de Jesús Cruz, huyó a una escuela aledaña, Glades Middle School, y tras más de 45 minutos de persecución está bajo custodia de las autoridades.

Cruz, de 19 años, es un ex alumno de la escuela secundaria de Broward y fue arrestado en una calle residencial sin salida. De acuerdo con Robert Runcie, superintendente de las escuelas del condado de Brower, donde está localizada la secundaria Marjory Stoneman Douglas, hubo varios muertos y se trata de “una situación horrible”.

“Es un día horroroso para todos nosotros”, dijo el funcionario.

En tanto, la oficina del jefe de la policía local afirmó en la red Twitter que había arrestado a una persona.

“El tirador está ahora bajo custodia. El escenario aún está activo”, apuntó la policía. Poco antes, la misma oficina del jefe policial había informado que recibió “reportes de víctimas” como consecuencia del tiroteo.

Por su parte la alcaldesa de la localidad de Parkland, Christine Hunschofsky, dijo a la red de televisión CNN que “es una situación trágica para todos los involucrados”, y añadió que cuando logró hablar con algunos de los estudiantes estaban “muy asustados”.

Uno de esos alumnos, que no fue identificado, dijo a la cadena local WSVN 7 que en la clase escucharon “la alarma de incendios y todos pensamos que era un ejercicio. Pero ya habíamos realizado ese ejercicio, entonces no nos tomamos el aviso seriamente”.

A su vez, la joven Jeiella Dodoo dijo que también escuchó la alarma contra incendios y el grupo comenzó a salir de la escuela. “Escuché unos seis disparos, y todo el mundo comenzó a correr”.

En un mensaje en la red Twitter, el presidente Donald Trump ofreció sus “plegarias y condolencias” a las familias de las víctimas.

“Ningún niño, maestro o cualquier otra persona debería sentirse inseguro en una escuela estadounidense”, señaló el presidente.

La subsecretaria de prensa de la Casa Blanca, Lindsay Walters, dijo en un comunicado que el presidente Donald Trump tiene conocimiento del tiroteo.

“El Presidente se enteró del tiroteo en la escuela en Florida. Estamos monitoreando la situación. Nuestros pensamientos y oraciones están con los afectados”, expresó Wlaters.

Trump se comunicó con el gobernador Rick Scott y ofreció ayuda federal, de ser necesario.

Las autoridades federales dijeron que no creen que el tiroteo en la escuela secundaria esté relacionados con el terrorismo.

La Fuerza de Tarea Conjunta contra el Terrorismo dirigida por el FBI, compuesta por agentes locales, estatales y federales, envió un escuadrón a la escuela para ayudar a la Policía de Broward y otras fuerzas del orden público.

La alarma de incendio de la escuela se activó alrededor de las 2:20 pm, según el maestro de matemáticas Jim Gard, quien se sorprendió porque en las instalaciones se había realizado un simulacro de incendio en la mañana.

En una nota de voz obtenida por el Nuevo Herald, Patricia Cruz, cuyo hijo Lucas estudia en la escuela secundaria, habla sobre su confusión y desesperación.

“Mi hijo vio mucha sangre en el piso y empezó a correr desesperado” y “gracias a Dios logró salir ileso”.

“Jamás pensé que iba a estar viviendo esto”, dijo Cruz. “Oren por las familias que tienen sus hijos heridos, o quizás muertos”.

En el momento del tiroteo, el estudiante de primer año Geovanni Vilsant, de 15 años, se acurrucó junto a una palmera con su hermano mayor Bradley Vilsant, de 18 años.

Vilsant dijo que estaba en un aula de español en el primer piso cuando se disparó una alarma de incendio, instando a todos los estudiantes a salir de sus aulas. Luego, dos minutos después, se escucharon disparos en el edificio.

También podría gustarte