La Clínica Cardiovascular atiende últimos pacientes

343

En la clínica cardiovascular son muy pocos los pacientes que llegan debido a que ya están siendo remitidos a otras entidades de salud, toda vez, que el próximo 28 de febrero sería su cierre definitivo en Santa Marta.

 

El cierre definitivo de la Clínica Cardiovascular es un duro ‘golpe’ para la salud en Santa Marta, el Magdalena y hasta la región Caribe, debido a que en esa entidad atendía a miles de personas y realizaban operaciones de cuarto nivel.

 

Ahora si es una realidad, el próximo 28 de febrero cierra sus puertas la Clínica Cardiovascular en Santa Marta, toda vez, que ya están atendiendo los últimos pacientes, los trabajadores solo están en horario diurno, se acabaron los turnos de noche, ya no hay sistema y están remitiendo a la mayoría de sus pacientes a otras entidades de salud de la ciudad y la región Caribe.

En ese sentido, algunos de sus trabajadores manifestaron que Maryelis Manjarres y su hijo recién nacido Thiago, son algunos de los últimos pacientes que atendieron, debido a que el bebé necesitaba atención médica urgente después del parto, pero ya estos pacientes se fueron a su casa y antes agradecieron al personal de ‘La Cardiovascular’ por sus servicios.

Cabe recordar que son más de 500 empleados contratados de forma directa e indirecta los que quedarán sin empleo y, a partir del primero de marzo deberán buscar otro lugar donde laboral, lo cual está escaso en la ciudad.

 

El cierre definitivo de esta empresa afecta en gran manera el sistema de la salud en Santa Marta, el Magdalena y la región Caribe porque prestaba excelentes servicios, en ese sentido, los pacientes señalan que extrañarán la clínica, al personal que los atendía y esperan que les sigan brindado la más calidad que allí les daban.

 

Hace unas semanas, los trabajadores de la Clínica Cardiovascular realizaron una protesta pacífica, quienes se tomaron la calle 29 con carrera cuarta en aras de ser escuchado por el gobierno local, departamental y nacional, sin embargo, esta vez parece que no los escucharon.

Pues recordemos que en el 2016 también se había programado el cierre de la clínica y el Gobierno Departamental y Distrital intervinieron y lograron que se mantuviera en la ciudad un año más, pero ahora si se avecina el fin de esta empresa de la salud en la capital del Magdalena.

 

Más de 500 personas quedarán sin empleo y ya en estos últimos días no hay turnos de noche, solo están trabajando en horario diurno y a esperas que se cumpla la fecha estipulada por las directivas de la empresa de la salud.

 

LA ATENCIÓN EN ‘LA CARDIOVASCULAR’

Según los trabajadores de la Clínica Cardiovascular atendían hasta cuatro mil consultas al mes en el servicio de urgencias, dos mil consultas mensualmente en consulta externa de especialistas.

Asimismo hay alrededor de 169 camas de hospitalización, 34 camas en UCI adultos, 18 camas de UCI neonatal y pediátrica, cinco quirófanos modernos, cirugía de corazón con altos estándares, todo eso pierde el Magdalena y hasta la región Caribe.

Francisco Reyes, cirujano plástico de la Fundación Cardiovascular, indicó que “los dueños del ‘Instituto del Corazón’ aquí en Santa Marta ha determinado que el negocio no es viable para ellos porque es una clínica que está produciendo alrededor de tres mil 500 millones de pesos mensuales, un aproximado de 48 mil millones al año, pero como negocio no es rentable, debido a que se le adeuda lo mismo que pasa con todas las entidades de salud a nivel Colombia, no se le están haciendo los pagos que corresponden a la prestación de esos servicios, entonces si el Gobierno no garantiza un pago oportuno conlleva a que se cierren estas entidades y sufre es el pueblo”.

También podría gustarte