Cierre temporal del Tayrona se puede replicar en otras áreas

El cierre del Parque Tayrona fue una decisión conjunta con los cuatro pueblos indígenas que habitan la Sierra Nevada.

 

El descanso al Parque Nacional Natural Tayrona que busca la restauración de los diferentes ecosistemas que conforman el área protegida, en una de las épocas más secas del año, se puede convertir en ejemplo para replicar en otras áreas protegidas del país.

Así lo aseguró Julia Miranda Londoño, directora general de Parques Nacionales Naturales de Colombia, “los visitantes y personas que trabajan alrededor del Parque han apreciado los cuidados especiales y saben que del buen estado del mismo dependen los ingresos de ellos. Gracias a todos los que han entendido la necesidad del cierre, creo que se podrá replicar en otras áreas protegidas y se debe seguir implementado. Esperamos seguir realizando el cierre temporal del Parque Tayrona”.

Destaca la Directora de Parques que “el cierre del Parque Tayrona fue una decisión conjunta con los cuatro pueblos indígenas de la Sierra, este es su territorio ancestral y ellos nos sugirieron desde hace varios años que hiciéramos un cierre para poder permitir que el Tayrona respire. Ha sido una iniciativa que ya lleva tres años con enormes beneficios para el Parque, para su fauna y para la limpieza del área protegida”.

Durante esta temporada de cierre, algunas de las actividades que se efectúan son los indígenas hacen sus pagamentos, los funcionarios de Parques se dedican a monitorear la fauna, de las cuales han encontrado especies muy importantes, entre ellas aves, monos, reptiles, caimanes e incluso felino. El área protegida se encuentra en excelente estado de conservación y gracias a eso, los bosques bien conservados y los ecosistemas, permite tener una oferta natural muy importante para todos los visitantes; por ello se destaca la importancia de replicar esta iniciativa en otros Parques del país.

Sobre los beneficios del descanso de esta área protegida, en años anteriores se ha ratificado que durante los cierres se han podido observar jaguares, mamíferos pequeños y medianos y otras especies, que empezaron a salir a los pocos días del cierre del Parque, cuando se limitó el tránsito de personas. Además con esta medida se recuperan los suelos, las fuentes de agua y el aire; y así mismo disminuye el estrés de los ecosistemas y se aporta a la naturaleza, que por esa época del año, enfrenta una temporada seca.

Cabe recordar que durante el año 2017, el Tayrona fue cerrado también durante un mes, tiempo en el cual desde el punto de vista ambiental, la Unidad de Parques reveló que fue posible evidenciar la existencia de pequeños y medianos felinos, teniendo en cuenta que la presencia de ellos en un ecosistema es una muestra fehaciente de un buen estado de conservación. Igualmente se evidenciaron otras especies que están en alto grado de amenaza de extinción.

Además desde el punto de vista cultural los resultados también fueron exitosos, si bien los indígenas de los cuatro pueblos realizaron a plenitud los pagamentos y todas las actividades culturales propias de ellos, quienes han reportado que el Parque viene en una mejoría año a año.

Y también los días de cierre han permitido realizar procesos de investigación que permiten avanzar en los estudios de las playas, de los recursos hídricos, costeros, manglares, del bosque seco tropical, bosque húmedo y de otros importantes ecosistemas.

También podría gustarte