“Haré música hasta que se me apague la voz”

Su gusto por la salsa brava viene desde su infancia, pero más adelante el rap empezó a llegar y regar su semilla en Wolfine.

 

La familia y la música fueron las claves para que Andrés Zapata sobreviviera al entorno violento en el cual le tocó nacer y crecer. Su padre lo hacía reflexionar cada vez que un joven del barrio Manrique de Medellín moría de forma violenta, y al conocer el rap, cambió los puños y las peleas por los versos para así darle vida a Wolfine, que hoy es el proyecto con mayor proyección internacional de la música urbana colombiana.

Son 18 años de carrera musical en un largo recorrido de trabajo independiente que ahora celebra con ‘Bella’, su nueva canción, con la cual ratifica que su carrera se encuentra en pleno ascenso y un momento perfecto para su consolidación internacional, tras lo logrado con canciones como ‘Escápate conmigo’.

“‘Bella’ ha sido una bendición para mi vida y mi carrera, que la realicé con mucho amor en mi estudio y siempre que haces una canción esperas que le vaya bien. Con esta canción todo ha sido muy rápido en plataformas musicales y emisoras de distintas partes del mundo. Una bendición y el resultado de muchos años de lucha”, comento Wolfine.

Con ‘Bella’ se empieza a consolidar en Colombia, pero también le ha abierto las puertas en distintos países que Wolfine no había llegado con su música como Chile y Guatemala, además este tema es la canción es una de las más escuchadas en México, Argentina y Paraguay, entre otros países.

“Es muy bonito porque vemos como la gente de estos países conocen la canción y empiezan a investigar sobre quién soy, de dónde vengo y lo que he hecho hasta ahora, porque para ellos soy un artista nuevo, a pesar de que ya llevo 18 años de trabajo en la música”, continuó.

 

ENTRE LA SALSA BRAVA Y EL RAP

Su gusto por la salsa brava viene desde su infancia, pero más adelante el rap empezó a llegar y regar su semilla por los distintos barrios de Medellín, como Manrique, donde Wolfine vivía con su familia. Allí lo conoció, se apasionó por él sin saber qué decían sus letras, hasta que supo su contenido y entendió que era una gran posibilidad de sacar la rabia que le producía la violencia que lo rodeaba.

Hizo parte de varias agrupaciones de rap de manera independiente, lo que hacía difícil poder difundir esas propuestas. “Ser independiente es muy difícil, hemos logrado impactar Medellín, luego en ciudades cercanas, más adelante en todo el país y logramos llevar nuestra música a otros países”, dijo el artista.

Pese a las dificultades ha seguido la enseñanza de sus padres, no dejar de luchar por sus sueños y saber que cada piedra en el camino es un aprendizaje y lo ha fortalecido para seguir apostándole por el sueño de la música por 18 años, en la mayoría de ese tiempo con auto gestión.

Se mantiene real con sus letras, donde las palabras crudas pueden estar al orden del día, para ser fiel al eslogan que siempre incluye en sus temas: ‘La versatilidad de la calle’. Cuando no está de gira de conciertos, vuelve a su natal Medellín para hacer deporte, dedicarse a la música en su estudio de grabación y cuidar y consentir a sus siete perros, además de dedicarle tiempo a ‘Los Cubanos de Fidel’.

También podría gustarte