“Todo está perfecto”

239

El día que fui declarada insubsistente, el pasado 1 de Noviembre de 2017 a las siete de la noche, recibí en el despacho de la Dirección General del SENA, la visita del grupo élite anticorrupción de la Procuraduría General de la Nación. Llegaron a las diez de la mañana y me dijeron que en virtud de mis denuncias, venían a la entidad para tomar mi declaración. Esa visita terminó a las seis de la tarde cuando fui llamada a que me presentara en el Palacio de Nariño.

Al cuerpo élite anticorrupción le mostré la ventana por donde se ve la obra que desde el año 2015 no sale de la tierra. En teoría, ese edificio, debería haberse inaugurado este mes de Marzo, pero según el nuevo otrosí, la obra supuestamente será terminada en Diciembre de este año. Al grupo de procuradores les entregué copia del informe que el día anterior había radicado en la Procuraduría y la Fiscalía. En ese documento están plasmadas las posibles irregularidades de las 13 obras que se están ejecutando y que fueron contratadas en la administración de Alfonso Prada. En mi declaración, además de explicar que esa cantidad de obras fue una de las estrategias centrales de la administración del señor Prada, expresé también que había dos personas relacionadas con la responsabilidad de la planeación, licitación, adjudicación y ejecución de esas obras: la señora Piedad Jiménez quien trabajó como Directora Administrativa y Financiera (y que actualmente trabaja en la Presidencia de la República como Directora de Gestión General y administra los recursos del Fondo Paz) y Juan Pablo Arenas el Director Jurídico de la entidad a quien declaré insubsistente cuando la situación de las obras y contratación al interior de la entidad se volvió insostenible.

Desde que salí del SENA un grupo de personas de manera constante y repetitiva en las redes sociales ha manifestado que mis denuncias solo se justifican en una incapacidad de mi parte para administrar la entidad y que yo traté de crear una cortina de humo para ocultar, según ellos, mi ineptitud. Después de mi columna hace dos semanas que llamé, “Tapen, Tapen, Tapen”, el actual Director General del SENA envió una carta a este periódico diciendo que las obras en el SENA marchan bien, que todo está divinamente.

La semana pasada, la Procuraduría citó a una audiencia pública a Piedad Jiménez ya que “el Ministerio Público reprocha a la directora que al parecer no tuvo la rigurosidad para adelantar el proceso contractual (hace referencia al edificio que no sale del piso) toda vez que habría estructurado el proyecto con base en unos diseños insuficientes”, lo que a las luces para “el ente de control la disciplinable habría vulnerado los principios de la función administrativa, de moralidad pública, transparencia, celeridad, economía, eficacia y eficiencia, por lo cual calificó provisionalmente la falta como gravísima cometida a título de culpa gravísima” en el comunicado que fue expedido el pasado martes 13 de Febrero de 2018.

Hay un detalle adicional respecto a esa obra que no sale de la tierra y es que han pasado dos años de un arriendo a donde fue trasladada la Dirección de Formación mientras se construía el edificio. Ese costo arriendo ha sido de más de dos mil millones de pesos, en un inmueble ubicado en la carrera 47 No 91 – 74, en el barrio la Castellana y cuyo uso del suelo que fue informado a la Procuraduría en mi denuncia, tiene uso permitido de vivienda familiar. Es decir una barbaridad que no tiene ni pies ni cabeza.

Celebro que la Procuraduría y la Fiscalía estén al frente de las investigaciones y protejan el patrimonio del SENA, pero es importante mencionar que son trece las obras que pueden estar en riesgo y que la cifra sobrepasa los 280 mil millones de pesos. El edificio que no sale de la tierra, no es un caso aislado, hace parte de un contexto manifestado por Alfonso Prada en su informe final presentado a la Contraloría General de la República cuando se retiró del SENA afirmando en la segunda hoja del mismo que “llegar a altos estándares de calidad exigió de la entidad modernización de ambientes de formación en infraestructura física y tecnológica.

En este sentido, desde 2014, se realizaron más de 61 nuevas obras con una inversión de $532.314 millones en los últimos dos años”, y en la página 294 de ese mismo informe, afirmó que “actualmente el grupo de construcciones adelanta la ejecución de varios proyectos a nivel nacional, los cuales dependiendo de su complejidad están a cargo de la dirección general” (Ver foto 1) y procede a enunciar las obras de las cuales la número ocho es el contrato 1067 que corresponde al edificio que no sale de la tierra contrato vigente desde el año 2015

ExDirectora del Sena

También podría gustarte