Mariana Pajón regresa a competencias

Es una nueva disciplina que brinda espectáculo, adrenalina, potencia y mucha velocidad, que llega a Colombia con la presencia de Mariana Pajón y Vincent Pelluard.

 

Si el BMX es emocionante, rápido y cargado de adrenalina, hoy llega a Medellín una nueva alternativa que nació en Estados Unidos y potencia al máximo todo el vértigo del deporte: Hole Shot, el cuarto de milla del bicicrós.

 

Luego de ser medallista de oro en Juegos Bolivarianos del ciclismo de pista, la múltiple campeona mundial y olímpica, la antioqueña Mariana Pajón, afrontará un nuevo reto en Medellín, pero siempre a bordo de una bicicleta.

Si el BMX es emocionante, rápido y cargado de adrenalina, hoy llega a Medellín una nueva alternativa que nació en Estados Unidos y potencia al máximo todo el vértigo del deporte: Hole Shot, el cuarto de milla del bicicrós.

En este formato de carrera, la línea de meta no está al final de la última recta, porque es una prueba de velocidad pura, que ubica la línea de ganadores al final de la primera recta, en el primer peralte, en una competencia más corta, pero mucho más electrizante, diseñada para los velocistas del BMX.

Y el reto lo aceptó Mariana Pajón, quien junto con su esposo Vincent Pelluard y varios inegrantes de la Selección Colombia, competirán en la primera edición que se cumplirá en la pista Antonio Roldán Betancur de Belén, en Medellín, a partir de las 5:00 p.m.

El sistema de competencia recibirá la cantidad de deportistas que se inscriban, sin límite de número, para empezar las eliminatorias por grupos de ocho pedalistas, hasta encontrar los ocho mejores, pero allí no será la final, porque de esos ocho avanzan seis, luego cuatro y hasta tener la gran final de dos.

Las categorías dispuestas por la organización son para hombres y mujeres menores de 14 años y hombres y mujeres mayores de 15 años, también con muchas sorpresas para los corredores y el público en general, quienes recibirán premios y también podrán donar para las causas sociales de la carrera.

Precisamente una de estas causas es la Fundación Mariana Pajón, con una donación de recursos para los proyectos que tienen en camino y para ello ubicarán una gran urna en donde los ciclistas pueden depositar los implementos deportivos que ya no usen, pero estén en buen estado para los niños que inician en el deporte.

Y la segunda labor social es para el australiano Sam Willoughby, medallista de plata en los Juegos Olímpicos de Londres-2012, quien sufrió un accidente en pista que lo dejó cuadraplégico y parte de los recursos de las inscripciones serán para él.

 

También podría gustarte