Asesinó a su exmujer y luego trató de matarse

Oliver de Jesús Arrieta Lara fue trasladado hasta el hospital Rosario Pumarejo de López debido a la gravedad de las heridas que él mismo se propinó luego de que asesinara a su excompañera sentimental porque esta no quería volver con él.

 

Un atroz crimen ocurrió en la mañana de ayer y enluta a una familia de Santa Ana, Magdalena, cuando un hombre cegado por la intolerancia pusiera fin a la existencia de su exmujer al degollarla y luego de manera desesperada trató de quitarse la vida.

El hecho sucedió aproximadamente a las 6:30 a.m. de este miércoles cerca al mercado público de Codazzi, en la cocina de una vivienda ubicada en la carrera 23 # 22-83 del barrio La Pista de la población antes mencionada, cuando Oliver de Jesús Arrieta Lara de 50 años, más conocido como “Benigno”, le segó la vida a quien había sido su compañera sentimental, identificada por las autoridades como Querlis Pérez Estrada.

Según lo señalado por las autoridades, por la crisis que había tenido su relación, la pareja se había separado varios meses atrás y minutos antes del trágico hecho, sostenían una discusión que llevó a Arrieta Lara a propinarle tres puñaladas, entre ellas una mortal herida en el cuello que aparentemente fue la que le causó la muerte.

 

LLEGÓ DEL MAGDALENA

Al parecer, cinco días antes del funesto crimen, el hombre había llegado a buscarla a ese municipio desde Santa Ana, Magdalena, con la intención de visitar a los tres hijos que tenía con la víctima de 36 años y también en aras de mejorar la situación que mantenía, pero ante la negativa de esta a retomar sus vínculos amorosos, la atacó a cuchillo para matarla y luego intentó suicidarse, no sin antes haber intentado de manera infructuosa, asesinar a su hija de seis años.

“La mujer se vino a Codazzi con todos sus hijos hace como un año, cansada de tanto maltrato e incluso había conseguido un trabajo en una tienda y él tenía rato de estarla buscando hasta que la encontró ayer (el martes) y se le metió en la madrugada para exigirle que volviera con ella, pero como no quiso, la ‘levantó’ a puñal y luego de que la mató se pasó ese mismo cuchillo por la garganta. Ella quedó muerta ahí mismo”, contó una vecina del lugar donde ocurrió el homicidio.

 

SE ACUCHILLÓ

Aunque el agresor se propinó una grave herida en el cuello y en otras partes de su cuerpo como el abdomen, tórax y la zona inguinal con el arma corto punzante, residentes cercanos a la vivienda alertaron a las autoridades de lo ocurrido.

Al llegar al lugar, los oficiales de la Policía Nacional se encontraron con la macabra escena. La mujer estaba muerta y el hombre de 50 años agonizaba, por lo que lo llevaron rápidamente al presunto homicida hasta el centro asistencial más cercano, no sólo para salvar su vida sino también para impedir que la enfurecida comunidad lo linchara por el crimen.

Debido a su vertiginosa pérdida de sangre y su decadente estado de salud, los galenos que lo atendieron en primera instancia lo remitieron de urgencia hasta el hospital Rosario Pumarejo de López en calidad de persona detenida, y allí tuvo que ser sometido a intervenciones quirúrgicas.

 

PRINCIPAL HIPÓTESIS

Minutos más tarde, el equipo de criminalística de la Seccional Cesar de Investigación Criminal, Sijín, de la Policía del Cesar, se trasladó hasta el lugar de los hechos para realizar la inspección técnica y el levantamiento del cadáver, que posteriormente fue llevamos hasta las instalaciones de Medicina Legal y Ciencias Forenses de ese mismo municipio para que se le practicaran los exámenes necrológicos de rigor.

Aunque las autoridades aún no conocen a ciencia cierta cuál fue la causa que llevó al hombre de 50 años a matar a su exmujer, la hipótesis principal que se maneja por el caso alude a la intolerancia por la mala resolución de sus conflictos y líos pasionales.

No obstante, luego de que se recupere de las heridas que el mismo se propinó, será llevado ante la justicia para responder por el delito de homicidio agravado.

 

DEJA 6 HUÉRFANOS

Sobre la víctima se conoció que era oriunda de Santa Ana, Magdalena y era madre de seis menores de 15, 14, 12, 6, 3 y 1 año, quienes quedaron a disposición del Instituto Colombiano de Bienestar Familiar, ICBF.

Con este caso, asciende a tres el número de mujeres asesinadas en el Cesar en lo corrido del año. El primer caso fue el de la menor venezolana Fraibelys Polanco, quien fue ultimada a bala en Curumaní el pasado 16 de enero, seguido de la también venezolana Karen Josefina Básalo Chávez de 30 años, quien murió apuñalada en el tórax el 11 de febrero en Becerril.

También podría gustarte