Se entregaron cinco de una familia por muerte de asaltante

Los presuntos agresores se presentaron voluntariamente ante las autoridades al enterarse que ya existía una orden de captura en su contra.

 

 

El caso se registró el 14 de octubre del año pasado en el que también murieron los hermanos Yair Antonio y Jhonnis Acosta Pérez por oponerse a que los atracaran.

 

Hasta las instalaciones de la estación de la Policía del corregimiento de Riofrío en la Zona Bananera llegaron cinco integrantes de una misma familia para responder por el hecho en que fue asesinado a piedra y machetazos un asaltante identificado Luis Ángel Villero Redondo, en represaría al crimen del que fueron víctimas los hermanos y comerciantes, Yair Antonio y Jhonnis Acosta Pérez.

Se supo, que estas personas estaban requeridas a través de órdenes de capturas vigentes emitidas por el Juzgado Primero Promiscuo Municipal de Ciénaga señaladas como responsables por el delito de homicidio agravado.

 

LOS PRESUNTOS RESPONSABLES

Informaciones suministradas por el comando de la Policía del Magdalena a cargo del coronel Jhon Rodríguez, señalaron que los presuntos implicados fueron reportados como Melanio Dalis Acosta Pérez, de 55 años, oriundo de Ciénaga; su hermano, Arles Alberto Acosta Pérez, 50; René de Jesús Pérez Martínez, de 36; Alcy Emiliano Acosta Pérez, de 51, y el comerciante, Rubén Darío Pérez Lara, de 63, quienes fueron llevados hasta la Unidad de Reacción Inmediata de la Fiscalía en la ‘Segunda Ciudad’ del departamento del Magdalena.

 

Yair Antonio y Jhonnis Acosta Pérez, los hermanos comerciantes asesinados a tiros por oponerse a un atraco en Riofrío.

 

EL DOBLE CRIMEN

El hecho que alteró los ánimos en esa localidad de la Zona Bananera se registró la mañana del 14 de octubre en una tienda de razón social ‘El Chamu’, ubicado en cercanías al parque principal de esa población.

Hasta ese sitio llegaron dos hombres, entre ellos, Villero Redondo, quienes portando armas de fuego sorprendieron a los hermanos Acosta Pérez quienes se hallaban dentro de local comercial.

Villero ingreso y allí apuntó con el arma a sus víctimas para obligarlas a que les entregara una importante suma de dinero que supuestamente los comerciantes tenían en ese momento, a lo que esto se opusieron lo que generó un forcejeo que se extendió hasta la puerta de dicho local, en el intento de los comerciantes por desarmarlo.

En ese instante, el otro asaltante quien esperaba afuera al ver la situación inició la huida, pero en medio de esta abrió fuego en contra de los comerciantes causándoles las graves heridas, por lo que fueron auxiliados y trasladados a una clínica en Ciénaga, pero cuando iban a mitad de camino en una ambulancia uno de ellos dejó de existir, mientras que el otro murió cuando era ingresado al centro asistencial.

 

JUSTICIA POR SUS MANOS

Tras conocerse la noticia de la muerte de los reconocidos comerciantes, sus familiares y amigos quienes habían retenido a Villero Redondo, optaron por tomar la justicia por sus propias manos.

Allí como represaría a lo ocurrido, el asaltante quien fue abandonado por su cómplice fue atacado a piedra y machete hasta causarle la muerte.

Ante esta situación, se hizo necesaria la intervención de varios patrulleros de la Policía quienes llegaron al sitio para atender el caso siendo objeto de agresiones físicas que dejó a varios de ellos lesionados.

También podría gustarte