Obras de mitigación para contener la erosión del río

La gobernadora Rosa Cotes visitó la zona afectada acompañada por el director de Cormagdalena, Alfredo Varela; del alcalde de Salamina, José Díaz; representantes de Corpamag, Diputados y expertos de la Universidad Nacional que inician la valoración y diagnóstico del fenómeno.

 

La Gobernación del Magdalena, Cormagdalena y la Alcaldía de Salamina, observaron de primera mano la situación que se presenta en esta zona ribereña.

 

El Departamento del Magdalena conjuntamente con la Nación y Cormagdalena, asumieron formalmente el propósito de ejecutar un plan de acción que permita adelantar las obras de mitigación que se necesitan en Guáimaro ante el avance de la erosión que ha provocado el río.

Con el objetivo de activar protocolos preventivos para garantizar la seguridad integral de los habitantes del corregimiento de Guáimaro, zona rural del municipio de Salamina y buscando de ordenar un plan de acción que permita atender inmediatamente la situación de erosión costera; autoridades realizaron un recorrido de inspección por el área afectada.

El recorrido por los puntos más críticos de afectación por erosión y socavación ribereña, contó con la asistencia de la Gobernadora Rosa Cotes; el director de Cormagdalena, Alfredo Varela; el alcalde de Salamina, José Nicolás Díaz; y un grupo de expertos de la Universidad Nacional que inician la valoración y diagnóstico del fenómeno. Además, de la asistencia de varios miembros de la Asamblea Departamental que acompañaron a la autoridad departamental y a la delegación nacional.

“Se realizó un recorrido junto al a Gobernadora Rosa Cotes y el Alcalde de Salamina por el corregimiento de Guáimaro para inspeccionar de primera mano la situación de erosión en la zona y brindar apoyo técnico en materia de protección de orillas. En el recorrido visualizamos la problemática para dar pronta atención a la comunidad”, expresó el director de Cormagdalena, Alfredo Varela.

 

Ante la comunidad de Guáimaro, las autoridades del orden nacional, departamental y municipal dieron a conocer las acciones a tomar en las zonas afectadas.

 

Aseguró el doctor Varela que en el Ocad Río Magdalena y Canal del Dique, contamos con aproximadamente $2.700 millones, vamos ahora a hacer la valoración técnica con los expertos de cuantos recursos se van a necesitar para mitigar esta situación, Si bien, dadas las circunstancias de declaratoria de calamidad pública, lo siguiente es el trámite ante el Ocad del Río para que en los próximos meses estemos iniciando acciones de mitigación”.

Cabe destacar la Gobernadora Rosa Cotes, atendiendo la situación en el corregimiento de Guáimaro realizó un llamado urgente al gobierno nacional para hacer frente al problema de erosión que genera el río Magdalena no sólo en el municipio de Salamina, sino en todas las poblaciones de la subregión río. Además, desde el gobierno departamental se ha realizado el respectivo acompañamiento a los Alcaldes de las poblaciones ribereñas para encontrar soluciones definitivas a la problemática de erosión costera.

 

LA CALAMIDAD PÚBLICA

Cabe recordar que el Alcalde de Salamina efectuó la declaratoria de la situación de calamidad pública en los sectores de Villa Denis y parte del corregimiento de Guáimaro ubicados a orillas del río Magdalena, dado que es un hecho público y notorio la erosión y socavación que, de no tomarse las medidas necesarias, amenaza con arrasar toda la población.

“Agradecemos a la Gobernación del Magdalena y Cormagdalena por atender nuestro llamado y acudir a la zona afectada para observar de primera mano la actual situación que se presenta en el corregimiento de Guáimaro por la grave situación de erosión costera; nos reunimos con la comunidad exponiendo cuáles son las acciones a tomar, si bien la mitigación y acciones de prevención y rehabilitación ameritan medidas urgentes; desde el Ocad del Río Magdalena se destinarán los recursos necesarios para atender esta problemática”, expresó, José Nicolás Díaz, alcalde de Salamina.

En el decreto de calamidad pública, la autoridad departamental recalca que tanto deben adelantarse de manera inmediata las acciones para contener la situación y así evitar graves afectaciones no sólo a las construcciones y viviendas de ese corregimiento, sino a la vida de sus moradores, toda vez que el fenómeno erosivo avanza e incluso puede extender su afectación a los municipios vecinos de Remolino y Sitionuevo y a la Ecorregión que comprende el delta del río Magdalena y Ciénaga Grande de Santa Marta.

La declaratoria de calamidad pública se decretó por el término de seis meses, con el objetivo de realizar las acciones administrativas necesarias para la atención y recuperación de las áreas afectadas. El Plan Específico de acción será ajustado y aprobado por el Consejo Municipal de Gestión del Riesgo de Desastres teniendo en cuenta la información y orientaciones de las oficinas a cargo de la Gestión del Riesgo y su seguimiento y evaluación estará a cargo de la Secretaría de Planeación del municipio, las cuales informarán sus resultados a la Unidad Nacional de Gestión del Riesgo de Desastres.

En el Plan se establecerán los parámetros legales para la ocupación, adquisición, expropiación, demolición de inmuebles, reubicación de asentamientos, solución de conflictos, además de incentivos para la rehabilitación, reconstrucción y desarrollo sostenible, administración y destinación de donaciones y demás medidas tendientes a garantizar el regreso a la normalidad en la población afectada.

Esta visita en terreno hace parte de las respuestas inmediatas del gobierno nacional, ante el llamado que hiciera la mandataria departamental, quien asumió el liderazgo de sus gobernados y elevó el clamor de los habitantes de este municipio ubicado en la subregión Río del Departamento. Durante la jornada, la delegación gubernamental navegó por el río Magdalena, acompañados de un grupo de expertos de la Universidad Nacional y de Corpamag en donde se realizó una valoración preliminar y un diagnóstico del fenómeno.

Posteriormente, la gobernadora Rosa Cotes lideró un encuentro con la comunidad, en donde hicieron presencia la jefe de la Oficina de Gestión de Riesgo del Desastres del Departamento, Daddy Gutiérrez de Erazo y un grupo de diputados de la Asamblea Departamental, para socializar las acciones que en el corto y mediano plazo se ejecutarán para reducir en gran medida el impacto del río Magdalena en la población.

Además se reconoció la importancia de trabajar en un proyecto contundente a largo plazo con el respaldo del Ministerio de Ambiente y Desarrollo Sostenible, la Unidad Nacional para la Gestión del Riesgo de Desastre, la Gobernación del Magdalena y la Alcaldía de Salamina. A su turno, la Gobernadora Rosa Cotes, reafirmó su preocupación y agradeció la celeridad con que han reaccionado las entidades nacionales encargadas de atender estas problemáticas.

“En estos momentos lo que tenemos es que mitigar, pero comenzar los estudios con los técnicos para buscar una solución definitiva para toda esta ribera del río que está totalmente erosionada. Podemos ver que la erosión no solamente es en Salamina, sino en todos los municipios del río y también hay que ver cómo está nuestro río sedimentado”, comunicó la Gobernadora del Magdalena.

Así mismo, el alcalde del municipio de Salamina, manifestó que con esta situación se afectan cerca de 3.500 habitantes, entre campesinos, pescadores, ganaderos y ciudadanía en general asentada en el corregimiento en donde hoy se registra la afectación.

De momento el Gobierno del Magdalena, por medio de la Oficina de Gestión del Riesgo de Desastres Departamental, ha activado los protocolos preventivos para garantizar la seguridad integral de los habitantes del corregimiento de Guáimaro, a quienes además se les ha escuchado de viva voz, con el propósito de ordenar un plan de acción que permita atender inmediatamente la situación.

También podría gustarte