Escritor del Magdalena en la Feria del Libro

358

‘Los alfiles denegados’ es el título del nuevo libro del poeta y escritor Alberto Valera Fernández, que fue elegido como parte de la Colección Dorada de Autores Magdalenenses y participará en la Feria del Libro de Bogotá.

Las vivencias macondianas en el municipio de Tenerife, Magdalena; un pueblo rodeado de tres ciénagas y circunscrito en el agua, donde los juglares vestían de fiesta las calles y se contaban historias de gnomos, sirvieron de inspiración para el escritor Alberto Valera Fernández, quien hoy presenta su nueva obra literaria titulada ‘Los alfiles denegados’.

Este libro es un tríptico que incluye poemas diseñado, según su autor, “para el despertar de la conciencia” con unos matices altamente psicológicos y psíquicos, mucho misticismo donde trascienden las divinidades y la grandeza del universo representado en sus fuerzas cosmogónicas; esto lo plasma pues se considera “un estudiante del conocimiento de sí mismo y de la filosofía socrática”.

Alberto Valera Fernández con su libro ‘Los alfiles denegados’, hace parte de la Colección Dorada de Autores Magdalenenses, que surge de una convocatoria fundada por el General (r) Manuel José Bonett Locarno y realizada anualmente por la Gobernación del Magdalena, en la que invitan a los escritores de la región, con obras de novela histórica, costumbrista y textos de carácter antropológico.

“Es muy complejo concentrarse en una sola inspiración, pues cada poema representa hechos aislados, acontecimientos y personajes que los viví y lo que hago es cambiarle el nombre, porque no puedo comprometer con nombres propios y en muchos casos, las fechas del acontecimiento; temas ya vividos, ya condensados en el tiempo muchas veces extemporáneos, pero uno los trae a la realidad y los hace un instante de vida”, expresó Alberto Valera a HOY DIARIO DEL MAGDALENA.

A través de la poesía, esta obra recorre en tres segmentos diferentes aspectos de la vida cotidiana: las dos primeras partes se caracterizan por ser trascendentales en el humanismo, en la forma literaria y la concepción de los elementos que lo forman y el último capítulo, se basa en el esoterismo; todo esta mezcla maravillosa lo llevará a Bogotá el próximo mes de abril, para participar en la Feria del Libro.

“El libro está para grandes instantes y momentos; la vivencia nos lleva a comprender que solo a través del arte se pueden dar las grandes cosas que el hombre realmente necesita: la comprensión la estabilidad social, la apreciación de nuestro universo y solo esto se puede comprender a través de la poesía”, agregó el autor.

En ‘Los alfiles denegados’ el lector puede complementar y conocer, con poesía, todo el contexto social; hay un poema especial dedicado a la figura autoritaria en los territorios, a la cual su autor se refiere como “ente maternal y de fuero representativo que nos gobierna”. Asimismo, quiere hacer entender que solo a través de la palabra, se pueden dar los grandes acontecimientos, por lo que también escribió unas líneas al poder de la palabra, a esa magia de decir las cosas a través de ellas y “lo sublime que esto puede ser”.

“La vida me enseñó realmente que lo más hermoso de este mundo, después del amor, es la poesía y la música y que solo a través de ellos se pueden esclarecer las cosas con tanta solemnidad y permite apreciar lo que somos y tenemos por dentro”, concluyó Alberto Valera.

 

TRABAJOS ANTERIORES

Alberto Valera Fernández nació en Tenerife, Magdalena, en 1946 y desde niño, se inició en la poesía como declamador. Hacia la década de los años sesenta, realizó giras con este oficio por las diferentes ciudades del país y auditorios de Colcultura; años más tarde, se integra al grupo de teatro en Valledupar y es allí donde se convierte en uno de los creadores del literario “El Callejón”.

En mayo de 2007, nace su primer libro titulado ‘Pastoral de la calle’ y luego del empeño y esfuerzo de la poesía, hoy trae ‘Los alfiles denegados’, con el que “ha venido a revelar el alba de los cuerpos y de los trenes al éxodo de los alfiles”.

También podría gustarte