¡Adiós a un grande! Freddy Rincón un histórico del fútbol colombiano

Por: Harol Miguel

Existen individuos que poseen una capacidad natural para ser mejores que todos los demás y al hacer referencia a esa condición de ese ser, nos referimos a su grandeza.

La reverencia de hoy se la queremos hacer a Don Freddy Eusebio Rincón Valencia, un súper crack, un histórico del fútbol Colombiano, un don, porque cuando uno habla de Freddy Rincón tiene que referirse a don Freddy Rincón, un tremendo jugador de fútbol, por todo lo que jugó, ganó y donde jugó.

Freddy Rincón era un tipo con un despliegue físico impresionante, de una potencia extraordinaria, un jugador que sabía jugar al fútbol, que sabía marcar, que también hacía jugar a los demás, porque tenía en su ADN un juego asociativo, que gozaba de una técnica exquisita, para muchos el jugador más completo de ese grupo de jugadores que tantas alegrías nos dieron.

Freddy además, era un jugador de un contraste raro debido a que era un futbolista que ejercía su liderazgo más con su juego, con su futbol, que con sus intervenciones fuera del campo de juego, porqué era un tipo muy callado dentro y fuera del terreno de juego, pero que cuando hablaba lo hacía para decir cosas acertadas e importantes.

Para tener una idea de la grandeza de Freddy Rincón, nos tenemos que remontar a la temporada 95 – 96 de la Liga Española, Freddy dejaba Nápoles, el equipo de Diego Armando Maradona, para unirse a las filas del Real Madrid, si escucharon bien, El mismo Real Madrid fue por el colombiano de buenaventura, y aunque no tuvo un paso muy destacado, ya estar en el mejor equipo del mundo impresiona; allí jugó 21 partidos con los merengues.

Rincón también se gano el respeto y admiración en la tierra del «Jogo bonito», en donde militó dos veces en el Palmeiras, pasó y fue capitán en Corinthians, jugó en el equipo de Pele, el Santos y en Cruzeiro do Brasil y en todos fue titular y figura.

Tan bien le fue a Rincón en el país de los pentacampeones del mundo y tan grande fue, que una vez el Madrid pidió a su Director Deportivo, ir a Brasil en la búsqueda del mejor jugador del futbol brasileño y que no importaba lo que costará, ellos lo querían tener en el equipo.

El representante que en esa época era el argentino Jorge Valdano, viajó a suelo del Brasil y después de ver mucho fútbol, volvió a España con las manos vacías.

El presidente del Real solicitó el reporte de la gira y Valdano solo dijo: el Real Madrid no puede comprar al mejor jugador del fútbol brasilero. A lo que Florentino asombrado preguntó: ¿ es acaso que vale una fortuna, que el Madrid no le pueda comprar? y Jorge respondió: no se trata de eso, El Real Madrid no puede comprar al mejor futbolista de campeonato brasileño simplemente porque ya su pase es del Madrid y se trata de Freddy Rincón.

En palabras de Freddy: «En el Real Madrid me faltó ser blanco». Debió ser esa la razón por la que no quiso volver a vestir la camiseta blanca de la Corona Española.

Freddy fue un jugador muy querido, que le costó mucho llegar lejos, pero que fue un obsesionado con llegar tan lejos como pudo.

El coloso de Buenaventura como le llamaban, era un jugador que le gusta decir las cosas de frente y eso según Freddy fue su mayor pecado.

Freddy tenía una presencia tan imponente dentro del terreno de juego, que ya con solo estar allí, el rival tenía que susurrar, ahí está Rincón, la cosa hoy va a estar dura.

Rincón nunca tuvo miedo, Rincón nunca se arrugó, la pelota dividida siempre fue de Freddy, y si hubo un jugador que se ganó un nombre en el fútbol ese fue Freddy Eusebio Rincón.

El eterno número 19 de la Selección Colombia se convirtió en una asignatura pendiente para Diego Pablo Simeone, porque cuando Rincón se encaraba con el argentino, el colombiano ‘espepitaba’ los los ojos y le lanzaba una mirada sin expresión, se le dilataba toda la pupila y daba la impresión que volteaba los ojo, a lo que Simeone siempre temió.

También Para recordar este gran ídolo, tenemos una jugada la cual tendríamos que decir que era marca registrada de Freddy Rincón; y era cuando Freddy Sacaba el culo y ponía su humanidad para cubrir la pelota, no se la quitaba nadie y nadie es nadie.

Americano de corazón y Santafereño de iniciación Rincón logro consolidarse muy rápido en el fútbol profesional Colombiano.

Lo que le dio para representar a la selección donde marco el mejor gol de su vida y quizás el gol más importante en la historia del fútbol colombiano; el gol a Alemania en el mundial de Italia 90.

William Vinasco Che: «Alemania ataca por izquierda, la marca es de Rincón, se queda con la pelota Leonel Álvarez, Leonel con el esférico, en tres cuartos de campo, arrancó con todo ‘el bendito’, ‘el bendito’ Fajardo entrega para ‘El Pibe’, ‘ El Pibe’ con la pelota, atención, pisa la pelota, arranca con balón dominado, entrega sobre la izquierda a Rincón, muy bien Rincón para ‘el bendito’, ‘el bendito’ para ‘ El Pibe’, ‘ El Pibe’ muy bien, se viene Colombia, si, si, Rincón, si, si, Dios mío, GOOOOOOOOL, si, si, GRACIAS COLOMBIA, VIVA COLOMBIA, Colombia escribe con letras de oro su historia en el fútbol mundial».

Freddy Rincón era un jugador digno de corear en todo los estadios del país, incluso después de su retiro del futbol de competencia, con su sola presencia física, debía despertar la admiración de todos los hinchas del fútbol Colombiano, por su grandeza.

Gracias Freddy por todo.