Silvio Berlusconi, ‘el resucitado’ de la política italiana

 

Con su resurrección, Berlusconi aspira a maniobrar tanto la economía como la política, salvar su imperio financiero en crisis, e impedir el triunfo de la formación antisistema Movimiento Cinco Estrellas.

 

 

Silvio Berlusconi, una de las figuras más controvertidas y a la vez populares de Italia, protagonista de innumerables escándalos sexuales, judiciales y políticos, regresa a los 81 años al ruedo de la política como el gran “resucitado”, para dar nueva vida a la derecha italiana.

“Tiene más vidas que un gato”, reconoció Matteo Renzi, líder del Partido Democrático, y principal rival en esta campaña política.

El multimillonario político, que forjó su fortuna de la nada llegando a ser una de las mayores de Europa, reapareció con un rostro acartonado tras someterse a varias operaciones de cirugía plástica, el pelo teñido y un fuerte fondo tinta para cubrir los varios liftings y retoques.

“Es un combatiente excepcional. Ha sobrevivido a todo, tanto personal como políticamente”, comentó el politólogo Giovanni Orsini.

El ex Cavaliere, cuya muerte política ha sido decretada en numerosas ocasiones, dejó atrás los escándalos judiciales y sexuales que ha protagonizado desde que llegó a ser primer ministro en 1994 y se presenta ahora como un padre de la patria, sabio y bueno, el hombre de la estabilidad, un árbitro con experiencia para guiar desde “la sombra” al país.

Desde la sombra porque la Corte de Justicia Europea lo inhabilitó para ejercer cargos políticos y el Senado italiano lo expulsó en 2013, después de que la justicia lo condenara definitivamente por fraude fiscal en uno de sus numerosos procesos.

 

LA RESURRECCIÓN

Con su resurrección, Berlusconi aspira a maniobrar tanto la economía como la política, salvar su imperio financiero en crisis, e impedir el triunfo de la formación antisistema Movimiento Cinco Estrellas, -“una secta”, la tildó-, entre los grandes favoritos, según explicó a la prensa otro politólogo, Massimo Cacciari.

No obstante la edad y los problemas de salud tras una delicada operación al corazón, Berlusconi quiere ser el padre fundador de una federación de centroderecha, que una desde los defensores de los animales hasta sus aliados de la Liga Norte, la formación más xenófoba de Italia y Hermanos de Italia, de corte neofascista.

El líder conservador, quien estuvo en el poder desde 2001, con una interrupción de dos años entre 2006 y 2008, hasta el 2011, sabe llegar al alma del italiano medio, al que le ha prometido un sueldo de 1.000 euros al mes y expulsar a 600.000 inmigrantes sin papeles.

También podría gustarte