Hincha de la banda ‘Los Cuervos’ del Junior mató a otro del Unión

La víctima integraba la ‘Garra Samaria Norte’ y fue violentamente atacada por miembros de la denominada banda ‘Los Cuervos’ del club Junior de Barranquilla. La administración Distrital ofrece $10 millones de recompensa por información de los vándalos que destruyeron la tribuna norte y oriental del escenario deportivo. 

Un integrante de la peligrosa y delincuencial barra ´Los Cuervos´  que acompaña al equipo Junior de Barraquilla es el asesino del hincha del Unión Magdalena Brandon Gustavo Somoza Gutiérrez, de 24 años de edad, quien fue muerto de una certera puñalada en el corazón durante los disturbios del pasado sábado provocados por aficionados barranquilleros en el estadio ´Sierra Nevada´ de Santa Marta durante el clásico costeño.

El ´cuervo´ asesino parece que ya está identificado tras un rastreo de video de numerosas cámaras que se encontraban funcionando la noche del sábado en el escenario deportivo.

El ´cuervo´ le asestó una puñalada en el pecho al hincha bananero, tras reclamar este mayor respeto por la plaza y el equipo al que estaban enfrentando.

LOS HECHOS 

El día y la hora llegó. A las 8:10 de la noche del sábado, el Unión Magdalena recibía en el estadio Sierra Nevada de Santa Marta al Junior de Barranquilla por la fecha 17 de la Liga BetPlay del fútbol profesional colombiano. La hora en que se disputaría el encuentro siempre fue polémica, sin embargo los hinchas no abandonaron a los ‘equipos de sus amores’.

El balón rodó y aunque los primeros 45 minutos se tornaron ‘aburridos’ para los asistentes en el estadio, el segundo tiempo llegó y también los goles. Al minuto 57, Enrique Serje del Junior de Barranquilla, capturó un rebote dentro del área, a la salida de un tiro de esquina, y el volante, convertido en defensor, sacó un remate que terminó en el ángulo del arco del Unión Magdalena.

Tres minutos más tarde, cuando el cronómetro marcaba el minuto 60 del ‘clásico costeño’, llegó el gol del equipo local. Stiwar Meza conectó un balón de golpe de cabeza, a la salida de un tiro de esquina, jugada que dejó estático al arquero uruguayo Sebastián Viera.

12 minutos después, cuando los dos equipos atacaban en busca del gol del desempate, el encuentro se detuvo por orden del árbitro central. Los hinchas del club Unión Magdalena y Junior de Barranquilla, iniciaron un enfrentamiento con objetos contundentes por indiferencia y presuntos cánticos ofensivos.

Los jugadores de ambos clubes intervinieron e intentaron calmar la batalla campal, pero al pasar los minutos la situación se puso tensa y los hinchas, integrantes de ‘Garra Samaria Norte’ del ‘Ciclón Bananero’ y de la denominada banda ‘Los Cuervos’ de los ‘rojo y blanco’ de Barranquilla, invadieron el terreno de juego.

VIOLENTO ENFRENTAMIENTO 

Dos meses después, una nueva invasión de juego se registraba en el estadio Sierra Nevada de Santa Marta en un partido de la Liga profesional. Esta vez, las dos hinchadas se incitaron para enfrentarse con objetos contundentes, armas blancas y todo lo que encontraban a su paso que podía ser lanzado de una tribuna a otra.

Los aficionados del Junior de Barranquilla llegaron a la tribuna Norte y los del Unión Magdalena a la Oriental, para así atacarse violentamente los unos a los otros con piedras que desprendían de los lavamanos de los baños, las sillas y las armas tipo cuchillo y machete que lograron ingresar al escenario pese al riguroso cordón de seguridad que implementó la Policía.

Desde la tribuna Occidental, los asistentes que no podían hacer nada por evitar este bochornoso espectáculo, sacaron sus dispositivos móviles y grabaron el enfrentamiento. En las imágenes que circulan como viento ‘huracanado’ por todas las redes sociales, se evidencia la ‘batalla’ entre estos bandos, que dejó cuatro heridos, tres capturados y millonarios daños para el Distrito.

POLICÍA INTERVINO Y  ‘FRENÓ’ A VÁNDALOS 

Las dos tribunas: norte y oriental, siempre estuvieron custodiadas por uniformados de la unidad de vigilancia por cuadrantes y auxiliares de la Policía Metropolitana de Santa Marta, quienes no pudieron contener las incitaciones que terminaron en tragedia y dejan, una vez más, mal parada a esta capital.

Después de varios minutos de constantes ataques, agentes profesionales y miembros del Escuadrón Móvil Antidisturbios de la institución, que se encontraban en la parte externa, también garantizando la seguridad, ingresaron al escenario deportivo y haciendo uso de sus fuerzas y elementos que portan para evitar este tipo de actos, calmaron los ‘ánimos’ y volvió la tranquilidad.

Pero los enfrentamientos no terminaron allí. Una vez en la parte de afuera, tras ser suspendido el encuentro, las dos bandas de los clubes que se disputaban los tres puntos en el terreno de juego, continuaron atacándose con piedras, palos y las armas blancas que portaban, por lo que fue necesario que el Esmad lanzara gases lacrimógenos y sacara a los hinchas visitantes hasta las afueras de la ciudad.