7 familias desplazadas por los paramilitares recuperaron sus tierras

La Unidad de Restitución de Tierra para el Magdalena, informó que siete familias víctimas del accionar de los grupos al margen de la ley a través de un fallo de un juzgado recuperaron sus tierras.

 

El Juzgado Segundo Civil del Circuito Especializado de Restitución de Tierras les reconoció el derecho a sus predios, ubicados en La Boquilla, municipio de Plato.

 

El paso a la construcción de una mejor vida ha generado fortaleza y esperanza para un grupo de familias de La Boquilla, en jurisdicción del municipio de Plato, despojadas de sus tierras por miembros de las Autodefensas Unidas de Colombia, al mando de Jorge 40.

Gracias al Gobierno nacional, a través de la restitución de tierras, las familias fueron reconocidas como dueñas legítimas de sus predios. Para el caso de La Boquilla, los hechos de violencia sucedieron en 1997, cuando fueron citados en la casa de El Balcón, en La Pola, al igual que las comunidades de municipios cercanos, donde más de 70 familias fueron obligadas a salir de sus tierras.

En ese momento fue el mismo Jorge 40 quien pidió la tierra a la comunidad, indicando que pagaría 100.000 pesos por hectárea, a las personas que tuvieran título de las mismas. Quienes no lo poseían, se les reconocería el valor de las mejoras hechas al predio. Sin embargo, no cumplieron. En esta reunión también participó alias Caballo, El Viejo, Codazzi, El Flaco y Agustín Perea.

El desplazamiento masivo generado en esta parte de Magdalena llevó a las más de 836 personas víctimas a dirigirse a los cascos urbanos de Chibolo, Santa Marta y Valledupar; y varias a Venezuela.

Tras la desmovilización de las AUC, en el año 2006, muchas de las familias decidieron hacer retornos laborales y, en el 2007, un importante número logró establecerse en sus predios.

Por los hechos sucedidos en Sabanas de San Ángel, Plato y Chibolo, Jorge 40 fue condenado por desplazamiento forzado; de igual manera Augusto Castro, alias Tuto Castro, fue condenado por desplazamiento forzado y por asociarse con grupos paramilitares.

Ante la sentencia de restitución, la URT inició un proceso de atención a las familias para dar inicio al proceso de formulación y posterior implementación de sus proyectos productivos.

Para el caso de La Boquilla, en sentencia del Tribunal Superior del Distrito de Cartagena, Sala Civil Especializada en Restitución de Tierras, a 10 familias de esta zona les fueron reconocidos sus derechos a la tierra, por lo que también hacen parte del proceso de atención por parte de la URT.

También podría gustarte