Papa Francisco: «Mi pierna no está bien, el médico me pidió que no camine»

El Papa ha pedido disculpas por tener que dar la bendición «sentado» a un grupo de fieles a los que ha recibido en el Vaticano al reconocer el dolor que siente en la rodilla derecha debido al desgaste en el cartílago y la artrosis avanzada: «Os doy mi bendición y luego os saludaré desde una posición sentada. Esta pierna no es buena, no funciona», ha dicho el Papa.

Al terminar la audiencia con peregrinos de Eslovaquia, en el Aula Pablo VI del Vaticano, Francisco, que cumplirá 86 años en diciembre y que es uno de los pontífices más longevos, ha asegurado: «El médico me dijo que no caminara y a mí me gusta ir, pero esta vez tengo que obedecer al médico».

En efecto el estado de la pierna del Papa no parece mejorar. Su equipo médico le ha recomendado reposo y evitar desplazamientos innecesarios caminando. Esto implica que el pontífice tenga que desarrollar parte de su agenda sentado lo que ha considerado «una humillación».

«Os pediré el sacrificio de subir las escaleras y os saludaré aquí, sentado. Es una humillación pero la ofrezco por vuestro país», ha señalado ante el grupo de peregrinos eslovacos.

Francisco tuvo que despejar su agenda el pasado viernes para someterse a un chequeo médico y este domingo se vio obligado a evitar presidir la misa del domingo de Misericordia. El martes nuevamente tuvo que cancelar sus citas por sus problemas de salud.

El pontífice arrastra una lesión en la rodilla derecha que le impide estar mucho tiempo de pie y dificulta su caminar lo que se hizo evidente en las celebraciones de Semana Santa.

Fuente : EFE