A la cárcel cinco de los seis implicados en el caso ‘narcojet’

El Juzgado Noveno con función de Control de Garantías envió a la cárcel a Alexander Arias Arango, Walter Arias, Jesús Hurtado, Jairo Salazar y Nelson Robles, mientras que Luz Mary Espitia fue cobijada con detención domiciliaria, en el marco de las investigaciones que adelanta la Fiscalía por el envío de 500 kilos de cocaína al continente Europeo en un narcojet.

En medio de la audiencia, que tardó un poco más de trece horas, la juez expuso uno a uno los argumentos que tiene para dictar las medidas de aseguramiento.

Con relación a Alexander Arias Arango, quien fue enviado a la cárcel La Modelo, de Bogotá, la juez consideró que “es claro que él es la persona que organizó todo el acto ilícito, lo fraguó en su apartamento en Hayuelos, trabajo en empresas de aviación, utilizó su experiencia para ello y vinculó a las demás persona como sucedió con el caso de Luz Dary Espitia”.

Respecto a Walter de Jesús Arias Arango, quien también fue enviado a la misma prisión, aseguró que hace parte de organizaciones al margen de la ley. “Indica que la empresa criminal para la cual trabaja es el cartel de Sinaloa del extinto capo ‘Chapo Guzmán’ por las marquillas de Supermán en la carga de cocaína (…) se ha demostrado que este investigado está vinculado en organizaciones crimínales, toda vez que es hermano de Alexander y sería imposible no saber cuál era el motivo de sus transportes”.

En medio de la diligencia, la juez aseguró que Nelsón Robles Munevar, el uniformado vinculado a la organización, hay evidencia que “es partícipe de la conducta porque sin la colaboración de este para la adquisición del uniforme no se hubiera podido vestir de policía falso (…) fue así que se pudo burlar los controles y de esta manera lograr el cometido de la organización criminal”

Con relación a Luz Mary Espitia, la única mujer que asiste a la organización y quien fue cobijada con medida de aseguramiento en su lugar de residencia, la juez consideró que “es necesaria la medida para que no se obstruya la justicia, porque conoce las acciones de esta organización criminal (…) hay certeza de su vínculo con organizaciones criminales”.

Frente al caso de Jairo Hernán Salazar, indicó que “los elementos materiales probatorios aportados por la Fiscalía demuestran las reuniones constantes en el apartamento 1103 de Hayuelos y posteriormente muestran cómo participan en el ilicito cuando transportó al policía falso llevándolos hasta Central Charter, para que el estupefaciente no fuera detectado por las autoridades”.

Por último, respecto a Jesús Hurtado Ríos aseguró que “se ha revisado cuidadosamente los elementos materiales probatorios observando que fue él quien alquiló los vehículos blindados, que sirvieron para transportar a los extranjeros y al estupefacientes, por lo que no es una persona ajena”.

 

La investigación

Los informes del ente acusador revelan que los hoy imputados habrían fraguado el ilícito desde la localidad de Fontibón, al suroccidente de Bogotá, y días antes al envío del estupefaciente habrían usado un apartamento como su lugar de acopio y de reuniones para determinar las funciones de cada uno dentro de la organización.

Las investigaciones confirmaron que para cometer dicha acción delictiva, las personas hicieron uso de tres camionetas blindadas. Indicaron que fue necesaria la ayuda de un intendente de la Policía para adquirir uniformes de la Institución y de esta manera suplantar a las autoridades en el hangar desde donde se enviaría la droga, además de ellos usaron un canino de raza Pastor Alemán para no despertar sospecha alguna.

“La organización utilizó diferentes camionetas blindadas las cuales fueron alquiladas por Jesús María Hurtado Ríos a una empresa que se encuentra ubicada en el sector de San Andresito de la 38, empresa que a su vez subcontrata servicios (…) allí se estableció que alquilaron vehículos blindados camioneta Toyota de placa ZYO 569, camioneta MTY 950 y camioneta YXL 783 por tres días, desde el viernes 26 de enero hasta el 29 de enero”, dijo la fiscal.

De acuerdo con la Fiscalía, las camionetas que fueron entregadas a Jesús María Hurtado estaban intervenidas satelitalmente, por lo que de esta manera pudieron establecer las rutas que empleó la organización para cometer el acto delictivo en la capital colombiana.

Las investigaciones revelaron que durante los tres días de alquiler de las camionetas, estas fueron cargadas en una bodega ubicada en la localidad de Fontibón, desde allí salieron con destino a la empresa Central Charter de Colombia, para luego cargar el estupefaciente en la aeronave.

Reveló el ente acusador que los colombianos sostuvieron un encuentro en su centro de acopio y posteriormente se trasladaron al hangar desde donde saldría el jet y donde se encontrarían con cinco extranjeros que también harían parte del tráfico de la droga y quienes fueron capturados una vez arribaron al continente europeo.

“(…) una vez salen del lugar se dirigen hasta las oficinas del Charter de Colombia, con el fin de esperar a los extranjeros que llegarían procedentes de Reino Unido en la aeronave en la que posteriormente se trasladaría el estupefaciente (…) este vuelo permanece 36 horas en Bogotá y se establece que el alquiler de la aeronave es de 200 mil euros”, dijo la fiscal.

El reporte confirmó que de la aeronave descienden nueve personas, cuatro miembros de la tripulación y cinco pasajeros particulares, quienes abordan dos de los vehículos que fueron alquilados en días pasados. “Estas personas llegaron con doce maletas grandes, todas venían pesadas, se desconoce el contenido de su interior”, indicó la Fiscalía.

En el marco de las investigaciones, la Fiscalía estableció que fue el domingo 28 de enero donde se observó el movimiento de las maletas cargadas de estupefaciente, del mismo modo indicaron que con ayuda fílmica establecieron que dicha organización uso un canino para desviar la atención de las autoridades.

“Para el 28 de enero se logró establecer que en el apartamento o centro de acopio se registró una reunión entre uno de los miembros de la banda y un hombre desconocido que tenía un perro de color negro (…) es importante señalar que este canino fue el mismo que utilizó Ricardo Gómez al momento de suplantar al uniformado de la Policía antinarcóticos”, dijo la fiscal.

En medio de su intervención, la delegada de la Fiscalía aclaró que así como Ricardo Gómez fungió como falso policía, el perro de raza Pastor Alemán no está adscrito a la unidad de antinarcóticos por lo que no puede identificar el contenido de las maletas.

Según el reporte de los investigadores, en la tarde de ese domingo el falso policía ingresó junto con un canino en un vehículo particular de propiedad de los implicados a Central Charter, autorizado por una mujer identificada como Luz Dary Espitia Garzón, quien fungía como jefe de operaciones de esa empresa y quien, al parecer, habría coordinado el acceso del falso uniformado.

El informe de la Fiscalía reveló que una vez estuvo cargada y dentro del hangar funcionarios ajenos a la situación dieron vía libre para el despegue y es así como arriba en el Aeropuerto Farnborough, situado 50 kilómetros al sur de Londres.

 

Los delitos imputados

Alexander Arias Arango: Tráfico de estupefacientes, concierto para delinquir y lavado de activos.

Walter Arias: Tráfico de estupefacientes y concierto para delinquir.

Jesús Hurtado: Tráfico de estupefacientes, concierto para delinquir y porte de armas de fuego.

Jairo Salazar: Tráfico de estupefacientes.

Luz Dary Espítia: Tráfico de estupefacientes y concierto para delinquir.

Nelson Robles: Tráfico de estupefacientes y utilización de uniformes e insignias de la Fuerza Pública.

También podría gustarte