Billboard-Sociales

‘La profe’ Irma, madre y maestra de vida

Al llegar el mes de mayo, todo gira alrededor de una celebración especial, el Día de las Madres, y no solo celebramos una fecha en particular, sino que dedicamos el mes a exaltar de manera especial a ese ser que nos dio la vida, y quien ha decidido darlo todo por sus hijos, por verlos crecer y convertirse en grandes seres humanos.

Este año dedicamos el especial del Día de las Madres, a esas mujeres luchadoras, trabajadoras y responsables, que alternan su profesión, oficio o labor en el hogar con la crianza de sus hijos.

Una representación de estas madres de “antes”, de hoy y de siempre es la admirada Irma Cuello Fuenmayor, más conocida por todos como “La profe Irma”, profesora y madre de dos hijos, quien alternó perfectamente su rol de mamá y maestra del Magisterio por más de 30 años, enseñando a sus alumnos con la misma entrega y dedicación con la que educó a sus hijos.

‘La profe’ Irma Cuello, se desempeñó como maestra durante 33 años en diferentes instituciones educativas del Distrito, entre ésas: la Escuela Madre Mazarello, el Colegio Nacho Vives, La Parroquial, y el Colegio Libertador.

Esta pedagoga realizó estudios en Educación Especial, dedicándose en mayor medida a la atención de niños, niñas y jóvenes con problemas de aprendizaje, con un método de enseñanza basado en el respeto, la tolerancia y el amor, características que le valieron el cariño de sus estudiantes, y la admiración de sus colegas por su compromiso a la hora de educar.

Además de ser una excelente educadora, ‘La profe’ Irma es una madre dedicada y una mujer de fe, que se entregó a la crianza de sus hijos: Osmer David y Carlos Pinedo Cuello, actual presidente del Concejo Distrital de Santa Marta, quienes nacieron del amor y la relación que sostuvo con el doctor Miguel Pinedo Barros, a quién ella recuerda con mucho cariño y reconoce como su único amor.

Es evidente por la manera en que se iluminan sus ojos y cambia el tono de voz, que para la señora Irma Cuello, sus hijos lo son todo y que ellos le corresponden, con respeto, amor y dedicación, pues fue esto, lo que sembró en Osmer y Carlos desde pequeños, y es que no podía ser de otra manera, ya que, fue así como la criaron a ella.

“Yo vengo de una familia muy bonita, nací en La Guajira, pero desde muy niña llegué a Santa Marta y desde entonces en esta ciudad realicé mi vida, conocí el amor, me desarrollé como profesional y tuve a mis hijos, ellos que han sido lo mejor que me ha pasado, el mejor regalo que el Señor me ha permitido tener”, afirmó.

La señora Irma Cuello es una mujer alta, de complexión delgada y tez morena, cálida como nuestra costa, y una excelente conversadora, a sus increíbles 81 años, la profe Irma, no escatima en palabras cuando de hablar de sus hijos se trata. “A mis hijos los admiro, los amo mucho, son unos hijos muy honrosos, a quienes sigo dándole mi amor, apoyo y todo el respaldo que necesiten, expresó.

En medio de la entrevista también nos contó sobre la consagración como madre: “Lo de ser consagrada viene de familia, porque así era mi madre, entregada al hogar, responsable, amorosa, por lo que mis hermanas y yo seguimos esa secuencia.

Esto fue muy importante para poder criar a mis hijos, al extremo que muchas veces uno como mamá se niega para sí misma, buscando que los hijos asciendan e impulsarlos, ponemos todo nuestro esfuerzo en brindarles una buena educación, y que se conviertan en hombres de bien.

Agradezco mucho a Dios todo lo que le pude haber enseñado a mis hijos y me siento orgullosa de ellos”.

El padre de Osmer David y Carlos Pinedo Cuello, falleció cuando éstos eran aún muy jóvenes, por lo que la ‘profe’ Irma debió afrontar sola desde ese momento la crianza de sus hijos, pero esto no fue superior a ella, así que alternó su rol de madre y de maestra con tal determinación que cuando su hijo menor Carlos Pinedo, salía del colegio donde estudiaba, para que no se quedara solo en casa, se lo llevaba para su trabajo en el Colegio Libertador, y fue precisamente ahí donde Carlos, conoció a quien más adelante se convertiría en su gran amigo, colega y compadre, Jaime Linero Ladino (q.e.p.d.), conocido cariñosamente como ‘El pecas’, a quien la señora Irma trae a nuestra conversación, ya que, él fue uno de sus estudiantes, destacándolo como un ser maravilloso, recuerda verlo crecer y lo inquieto y perspicaz que era. En medio del relato deja ver un asomo de nostalgia en sus palabras.

Retomamos la conversación sobre lo que fue la dinámica como mamá y profesora, cómo distribuía su tiempo entre el trabajo y el hogar, contándonos todos los ires y venires de esa época, los cuales le dieron la fortaleza para seguir educando a sus hijos en valores, amor y fe.

“Al hijo cuando se le inculcan los valores, eso va a transcender y lo guiará en la vida y los llevará a dejar huellas positivas. Por eso hoy en día, ellos son los hijos, hermanos, amigos, profesionales que son, hombres de éxito, buena crianza, leales y responsables, que en todo dan lo mejor de sí”, resaltó esta madre orgullosa.

La señora Irma Cuello se reconoce como una madre que siempre ha estado muy atenta a sus hijos, detrás del telón, actuando para ellos, haciendo oración, respaldándolos y encaminándolos a desarrollar una carrera para el bien de la sociedad.

“Por ejemplo, cuando mi hijo Carlos Pinedo Cuello, me comentó su intención de aspirar al Concejo de Santa Marta, porque esa vena política le viene de su padre, él me comentó y yo la verdad no sabía que responder, luego de meditarlo, le contesté: Vamos a poner eso en el altar de Dios para que te guíe y en el camino se verá qué pasa, lánzate y así lo hizo. Yo empecé a hacerle una agenda política, ser parte de ese proceso significó mucho para mí, ver en mi hijo esa vocación y ser yo la madre que lo ha visto crecer y quien lo acompañe, siempre lo he respaldo y lo he escuchado, dándole los mejores consejos».

Esta madre y maestra quiso cerrar nuestro encuentro con un mensaje para todas las madres y aquellas mujeres que estén pensando serlo, “con todo el cariño que tengo, las invito a que sean unas madres presentes, íntegras, que acompañen a sus hijos en todas sus facetas, sobre todo en la adolescencia, cuando están en esta etapa de la vida, sienten muchas cosas y es importante respaldarlos, orientarlos; tener mucho amor, ser responsables, ser detallistas con los hijos y  que haya respeto y unión familiar, no importando las dificultades que uno pueda pasar, siempre unidos  hay soluciones”.

Finalmente, ‘La profe’ Irma Cuello, deseó un feliz Mes de las Madres a todas esas mujeres que tienen la oportunidad desempeñar este rol, a las mamás gestantes y aquellas que sin necesidad de engendrar han entregado todo su amor, esfuerzo y dedicación a sus hijos.