«Hay que trabajar duro para dejar una huella en este mundo» 24 años sin Fabio Poveda

Por: Harol Miguel

«Hay que trabajar duro para dejar una huella en este mundo»

La reminiscencia hoy nos lleva a la vida de un hombre de expresión oral elegante, a un caballero ilustre, de puño y letras incesantes, de una obra periodística de facilidades literarias, a un ser humano agradable con un don de gente inherente a su persona, a un padre de fuertes convicciones.

A un encantador narrador de crónicas que se expresan desde los detalles, haciendo leer hasta cualquier personaje que no tuviese ni el mas mínimo gusto por el habito de la lectura, porque con cada Silaba atrapaba y hacia recorrer la realidad en un vehículo mágico para mostrar una historia, que solo en el mundo del protagonista se vislumbraba.

Aptitudes que se reflejaban en una de sus frases » hay que tener disciplina, hay que tener talento, pero sobre todo hay que tener fuego en el corazón «. Cualidad que lo llevo a dejar un legado con su trabajo, que pudo haber abierto las puertas de una controversia en la que el periodismo, en aquel entonces, pudiera haber sido considerado por la academia Sueca, como un genero literario, pero no cualquier periodismo, sino un periodismo de clase como el que profesaba el maestro Fabio y ¡por que no! haber ganado el Segundo premio nobel de literatura para nuestro pais.

Se conmemoran 24 años de la ausencia física del otrora mejor periodista crónico deportivo que dio el pais Fabio Poveda Márquez, el amigo del Pibe Valderrama, el anfitrión de la selección Colombia, el amante de los asados.

El papa de Fabio Jr, de Cesar y de Alexander, al que Barranquilla va a extrañar siempre, al que intercedía, al maestro de maestros, al que viajaba por el mundo a entrevistar grandes personalidades, al empírico, al mejor. Gracias por tanto.