El Magdalena con baja tasa de adoptabilidad

En el departamento hay casas de hogares sustitutos en Santa Marta y los municipios de Santa Ana, Ciénaga, Pivijay y Fundación. 

Por 
ANDRÉS 
GARCÍA CASTAÑO 

El departamento del Magdalena es una de las regiones del país donde existe una baja tasa de adoptabilidad de niños. Así lo reconoció el mismo ICBF. A 31 de octubre de 2021, el ICBF logró la adopción de 873 niños, niñas y adolescentes, restableciendo así su derecho a tener una familia. De ellos, cinco estaban en proceso de restablecimiento de derechos en la Regional Magdalena.

 De los cinco niños, niñas y adolescentes adoptados a través del ICBF en Magdalena, tres forman parte ahora de familias colombianas y dos de familias extranjeras.

El hogar es el lugar más importante para el crecimiento y desarrollo físico y emocional de cualquier infante, es por eso que es necesario un lugar donde sentirse refugiados y queridos todo el tiempo.

Pese a implementar políticas para darle una mayor celeridad al trámite, la cifra de adopciones de niños, niñas y adolescentes en Colombia se mantiene estática desde hace diez años. Anualmente se registran entre 1.000 y 1.300 casos de adopción, y aunque no es un número menor, sí podría ser más alto. En este momento hay 4.236 infantes adoptables en el país.

Sin embargo, en Magdalena el Instituto Colombiano de Bienestar Familiar, reveló que, en el Magdalena existe una baja cifra de adopción de menores, debido a que muchas personas que deciden apadrinar tienen como consigna que, el niño o niña tenga pocos meses e incluso días de nacido.

Sin embargo, según la Subdirección de Adopciones del ICBF, en el departamento hay aún 88 menores con declaratoria de adoptabilidad que no han sido incluidos en procesos a causa de la idea de muchos hogares que los menores a adoptar deben ser recién nacidos o niños de meses.

“Es una idea muy arraigada entre los colombianos que van a adoptar un niño o niña, pedir que tenga pocos meses e incluso días de nacido. Es por ello que en la actualidad hay 4.144 niños, niñas y adolescentes con características especiales, ya sea por su edad, por alguna condición de salud o por la pertenencia a grupos de hermanos. En Magdalena, de los 88 menores de edad declarados en adoptabilidad, 40 tienen condición de discapacidad, los restantes pertenecen a grupos de hermanos o superan los 11 años de edad”, le indicó Bienestar Familiar a HOY DIARIO DEL MAGDALENA. 

Por eso, el ICBF hace un llamado a las familias que se encuentren en disposición de adoptar, a seguir abriendo sus puertas a la posibilidad de brindar amor y una familia a esos niños, a través de la adopción.

La comunicación, también indica que, “el ICBF trabaja de manera articulada con las entidades territoriales y, por supuesto, con sus familias, para prevenir vulneraciones contra los menores de edad en esta situación, pero es importante aclarar que ella no es por sí misma un motivo para abrir un proceso de protección. Todo depende de las condiciones particulares de cada caso”.

HOGARES SUSTITUTOS 

Ante el panorama de la falta de hogares para niños, niñas y adolescentes en el Magdalena, el ICBF cuenta con una noble manera de restablecer de manera momentánea los derechos de los menores.

Se trata de los hogares sustitutos, que en el Magdalena, existen un total de 75, que prestan ese servicio para el ICBF.

Los niños son llevados en su proceso de restablecimiento del derecho, a casas en diferentes sectores de Santa Marta; que hacen parte de la ruta de restitución de derechos del Instituto Colombiano de Bienestar Familiar, ICBF en el Magdalena.

HOY DIARIO DEL MAGDALENA tuvo acceso a la casa de la señora Deisy, madre sustituta, hacen parte de los cientos de niños cientos de menores que están en los más de 70 hogares sustitutos con los que cuenta el ICBF en Santa Marta, Santa Ana, Ciénaga, Pivijay y Fundación.

En casa son una familia y así es inculcado por la señora Deisy que en su hogar tiene los cuatro menores que están entre los 3 y los 16 años, algunos en la ruta de restablecimiento otros con declaratoria de adoptabilidad, pero todos recibiendo el cariño y la atención que merecen los menores.

La mayoría de los infantes llevan entre tres y cuatro meses viviendo donde la señora Deisy, luego de diversas circunstancias en los hogares, algunos separados de manera momentánea, otros ya puestos al servicio del Bienestar.

Los hogares sustitutos, según el ICBF, son una modalidad de atención «que consiste en la ubicación de un niño, niña o adolescente vulnerado, en una familia que se compromete a brindarle el cuidado y atención necesarios, rodeados de amor y protección».

Actualmente, el ICBF cuenta con 5.423 Hogares Sustitutos en el país; de los cuales 75 están ubicados en el Magdalena.

La señora Deisy, de quien por motivos de seguridad no se le es suministrado su nombre completo y tampoco su dirección, lleva más de cinco años apoyando al ICBF en la tarea de acompañar a los menores en los procesos de restitución de derechos.

En su hogar ha tenido cientos de niños, algunos son víctimas de flagelos como explotación laboral, violencia física y sexual, abandono, entre otros. “Se trata de niños que requieren un nuevo hogar, con alimentación y cuidados adecuados, y muestras de amor, fraternidad y solidaridad”.

LOS HOGARES 

Los que deseen hacer parte del proceso de padres sustitutos, «deben adelantar un proceso que permita identificar quienes ofrecen las mejores condiciones sociales, afectivas, la motivación favorable para su atención y cuidado y la capacidad de brindar entornos protectores».

Se mencionan los documentos que se deben presentar: diploma o acta de grado, certificado médico, carta de compromiso y la carta de aceptación familiar de facilitar de manera solidaria los espacios requeridos para la prestación del servicio.

Además se verifica que no tengan antecedentes judiciales el agente educativo, su cónyuge, sus hijos mayores de dieciocho años y las demás personas que vivan en el hogar.

El o la aspirante debe vivir en el sector donde funcione el Hogar Comunitario de Bienestar por lo menos durante un año, escolaridad mínima, secundaria completa o normalista, tener entre veinte y cuarenta y cinco años de edad al momento de su ingreso, ser apto para el desarrollo de la labor, lo cual debe ser certificado por un médico, ser reconocido en su comunidad por su solidaridad, convivencia y valores cívicos.

Finalmente deben tener disponibilidad de tiempo para la atención de los beneficiarios del programa de acuerdo con la jornada de atención definida y no deben ser personas retiradas de otros servicios de atención a la primera infancia por incumplimiento de sus obligaciones y de los Lineamientos del Programa.

LA CASA DE DEISY 

En una casa grande de tres habitaciones, con camarotes, salón de juegos, un salón de estudio y una pequeña terraza con jardines, Deisy convive con los menores a quienes les brinda algo que las circunstancias en sus casas le arrebataron: un hogar y la tranquilidad que merecen para su desarrollo

Los niños recibieron la visita del director del ICBF en su hogar. Mario Ariza Monsalve, quien acompañó el mensaje de unidad, ambiente sano y espacio para el aprendizaje de los menores.

“Los hogares sustitutos son familias debidamente seleccionadas, que en forma voluntaria acogen transitoriamente a un niño, niña o adolescente que se encuentra con medida de protección provisional, con el fin de proporcionarles afecto, seguridad y todos los cuidados necesarios para su desarrollo”, manifestó Mario Ariza Monsalve.

El objetivo principal de los hogares sustitutos es «Garantizar a los niños, niñas y adolescentes el restablecimiento y cumplimiento de sus derechos, proporcionándoles protección integral en condiciones, favorables, mediante un ambiente familiar sustituto, que facilite su proceso de desarrollo personal, familiar y social que permita superar la situación de vulnerabilidad en que se encuentran”.

EL PROCESO DE ADOPCIÓN 

La adopción en Colombia es un trámite legal que deben adelantar las familias o parejas para ser evaluados por el Instituto de Bienestar Familiar, el cual determina la idoneidad moral, mental, física y social para recibir a un niño, niña o adolescente en su núcleo familiar.

Este proceso tiene varias fases, tanto para el menor, como para la familia solicitante, antes de llegar a la decisión de entrega de la patria potestad.

En primer lugar, el niño, niña o adolescente debe ser declarado como adoptable, con autorización del defensor de familia del Instituto Colombiano de Bienestar Familiar (ICBF), sea porque el menor no tiene un representante legal o éste ha decidido entregar su potestad al ICBF.

Las personas aptas para adoptar en Colombia son las personas solteras; cónyuges conjuntamente; compañeros permanentes que demuestren una convivencia ininterrumpida de por lo menos dos años; y colombianos o extranjeros.

LAS FASES 

En el tema de la adopción, se deben llevar a cabo tres fases principales en cualquier proceso:

En un primer momento se desarrolla la etapa administrativa, en la cual la familia solicitante presenta formalmente su voluntad de adoptar, certifica su idoneidad de manera amplia y rigurosa, y se somete a la evaluación por parte del comité experto.

Posteriormente, el proceso pasará a una etapa judicial en la cual un juez determina que el niño, la niña o el adolescente es hijo de sus padres adoptivos en todos los términos de la ley.

Y finalmente, se hará la etapa de seguimiento, en la que se constatan las condiciones idóneas del entorno del menor de edad, por medio de visitas periódicas.

REQUISITOS BÁSICOS PARA ADOPTAR 

Existen ciertos parámetros iniciales que debes tener en cuenta para poder solicitar la evaluación como adoptante, entre esas: Ser plenamente capaz; tener mínimo 25 años cumplidos; demostrar la idoneidad física, mental, moral y social suficiente para ofrecerle una familia adecuada y estable a un menor de 18 años; tener al menos 15 años más que el adoptable; no tener más de 45 años de diferencia con el adoptante; documentos para el trámite de adopción en Colombia.

Según se informó, estos son los documentos principales que te pedirán para iniciar el proceso de adopción en Colombia, sin embargo, podrían exigir alguno adicional según el caso:

Para personas, cónyuges o compañeros permanentes residentes en el país; carta de compromiso de participación e información en el proceso de evaluación, selección y preparación para adopción; formulario de solicitud; registros civiles de nacimiento de los solicitantes; fotocopia de la cédula de ciudadanía o de extranjería.

Además, certificado médico; certificados económicos o declaración de renta del año inmediatamente anterior; carta de compromiso de seguimiento post adopción; certificado de antecedentes judiciales.

PARA EL CASO DE PAREJAS 

Para el caso de parejas, deben anexar adicionalmente, el registro civil de matrimonio.; prueba de convivencia extramatrimonial por más de 2 años (SU 617 de 2014), según sea el caso mediante: inscripción del compañero (a) en la caja de compensación o EPS; escritura pública notarial; o registro civil de nacimiento de los hijos habidos por la pareja.

Para familias extranjeras, todos los documentos anteriores y anexar adicionalmente, certificados de antecedentes judiciales; autorización para el ingreso de la niña, niño o adolescente adoptable; autorización para la adopción internacional o idoneidad; informe psicológico; informe social; y registro fotográfico.

Según se conoció, este es un proceso que puede tardar, ya que deben cumplirse diferentes fases y evaluaciones de carácter psicológico, social y económico. Luego de su aprobación, la adopción es irrevocable y el adoptivo llevará los apellidos de los adoptantes

Luego de efectuarse la adopción en Colombia, el menor deja de pertenecer a su familia biológica y se extingue todo parentesco de consanguinidad.

En un proceso de adopción se investigan a fondo todos los criterios que permiten determinar si una persona o pareja cuenta con las condiciones personales y familiares para brindar un ambiente protector.