¿Muerte de ‘Gentil Duarte’ tendría algún impacto al interior de las disidencias?

Miguel Botache Santillana, conocido con el alias de ‘Gentil Duarte’ y uno de los hombres más importantes dentro de las disidencias de la Farc, habría caído en los últimos días en Venezuela, según información revelada por el Gobierno Nacional. Sin embargo, para los analistas su muerte no tedría efectos concretos dentro de la organización.

El sujeto, por el que el Gobierno Nacional ofrecía más de 4.000 millones de pesos por información que diera con su captura, delinque desde hace más de 30 años y ha sido parte fundamental de las organizaciones en las que ha operado, pues mientras estuvo en las Farc fue el encargado de la seguridad de varios secuestrados, hizo parte de la mesa de negociación del Proceso de Paz en La Habana y cuando decidió desistir y volver a las selvas colombianas, se convirtió en uno de los cabecillas más representativos de las Disidencias, junto con Néstor Gregorio Vera Fernández, alias ‘Iván Mordisco’.

En este grupo armado inició un proceso de reorganización de componentes armados, especialmente en el sur del Meta, la zona noroccidental del Guaviare y Caquetá, y en los últimos años se había aliado con otras disidencias para definir una línea de mando que denominaron ‘Secretariado Temporal de las Disidencias de las Farc’, según un informe de la Fundación Ideas para la Paz (FIP).

En ese mismo documento, que se refiere a las trayectorias y dinámicas territoriales de las disidencias de las Farc, se revela que la principal fuente de mantenimiento de ‘Gentil Duarte’ es el narcotráfico.

En esta línea, Néstor Rosania, director del Centro de Estudios en Seguridad y Paz, explica que Botache Santillana “lo que hizo fue cooptar diferentes disidencias que en ese momento estaban atomizadas, pero sin buscar tener un control sobre ellas, sino que respetó los mandos y los liderazgos regionales”.

Ante esta dinámica, Rosania considera que la presunta muerte del subversivo no tendría mayores consecuencias en la organización. “Las disidencias regionales siguen intactas, siguen con sus líderes regionales”.

Con estos argumentos coincide Andrés Cajiao, investigador del área de Dinámicas del Conflicto de la FIP, quien explica que si bien las disidencias tienen un proceso de coordinación y comunicación, eso no quiere decir que exista una estructura jerárquica dentro la organización.

“Esto funciona cada vez más de manera horizontal que vertical, si bien hay unas cabezas más visibles, el caso de ‘Gentil Duarte’ o ‘Iván Mordisco’, esto no quiere decir que ellos manejen todo, ni que haya órdenes de ‘Gentil Duarte’ para que ‘Mayimbu’ haga alguna cosa o el Frente 30. Hay unos procesos de autonomía cada vez más fuerte a nivel territorial”, explica Cajiao.

El investigador señala, además, que el descabezamiento en este tipo de organizaciones tiene menor influencia, “ellos van a seguir con su operación, igual, no va a haber mayores cambios, hay un relevo cada vez más rápido en las cadenas de mando. Sale ‘Gentil Duarte’, pero probablemente tome el mando rápidamente otra persona”.

Cajiao explica que lo que sí puede pasar es que si llega un mando que no tenga la capacidad de articulación que tenía ‘Gentil Duarte’, puede profundizar cada vez más estos procesos de autonomía.

Con ellos coincide el co-director de la Fundación Insight Crime, Jeremy McDermott, quien señala que esta facción de comando de las disidencias habría perdido su cara más conocida, pero no la más importante. “No creo que la muerte de ‘Gentil Duarte’, si se confirma, tenga mucho impacto, yo creo que ‘Iván Mordisco’ es un jugador mucho más importante en la estructura”.

¿QUÉ SE SABE DE SU MUERTE?

‘Gentil Duarte’ habría muerto, según las primeras versiones, en un campamento ubicado a 10 kilómetros de la frontera con Colombia, en el estado venezolano de Zulia. Allí habría muerto también la compañera sentimental de ‘Gentil Duarte’ y dos personas más.

En este lugar, según reveló el director de la Policía, general Jorge Luis Vargas, hubo una explosión en donde se encontraba ‘Gentil Duarte’, al parecer, también con ‘John Mechas’.

‘Gentil Duarte’, según información de inteligencia, huyó de Colombia a Venezuela por las constantes operaciones en su contra, a buscar protección de alias ‘Jhon Mechas’, quien comanda el frente 33.

El motivo de este ataque, según el ministro de Defensa, Diego Molano, se habría producido en una confrontación entre las Disidencias de las Farc de Gentil Duarte contra la Segunda Marquetalia de Iván Márquez y el ELN”, explicó.

¿QUIEN ES ‘GENTIL DUARTE’?

Miguel Botache Santillana nació en Florencia, Caquetá, el 15 de octubre de 1963, e ingresó al Frente 14 de las Farc en 1981, cuando tenía 18 años.

Desde ese momento, y gracias a sus habilidades, fue ascendiendo rápidamente de rango, pues llegó a ser cabecilla del séptimo frente en 1999. Durante este periodo, y en los años siguientes, se posicionó en La Macaren (Meta), y tomó control de los cultivos de coca, la extorsión y el narcotráfico del departamento, convirtiéndose así en un temido jefe guerrillero.

Con el pasar del tiempo, su poder siguió aumentando, pues según su prontuario criminal, fue carcelero de varios de los secuestrados por la guerrilla y, luego, gracias a su cercanía con Guillermo León Sáenz Vargas, alias ‘Alfonso Cano’, y Víctor Julio Suárez Rojas, alias ‘Mono Jojoy’, llegó a ser parte del Estado mayor del Bloque Oriental de las Farc en 2009 y del Estado mayor de las Farc en 2014.

Este último hizo parte de las negociaciones de paz entre el Gobierno Nacional y las Farc en La Habana (Cuba), en 2015 y parte de 2016, en donde ‘Gentil Duarte’ se convirtió en uno de los negociadores. Pero tiempo después fue expulsado del proceso y volvió a la selva.

EXPEDIENTE JUDICIAL

‘Gentil Duarte’ tiene nueve órdenes de captura por los delitos de terrorismo, tráfico de drogas, rebelión, enriquecimiento ilícito y tentativa de homicidio. Igualmente, tiene siete procesos en etapa de instrucción por rebelión, intento de homicidio, destrucción del medio ambiente, terrorismo, hurto, lesiones personales, secuestro, ataque a la población civil, homicidio y lesiones personales, así como una circular roja de Interpol por el delito de terrorismo.

/Colprensa