Ni un 2% de cucuteños salió a votar la revocatoria de Jairo Yáñez

Esta vez tampoco fue. La figura de la revocatoria del mandato continuó sin estrenarse en Cúcuta y en esta oportunidad la razón principal que llevó a que la iniciativa no prosperara fue la abstención, que terminó derrotando de manera contundente a quienes buscaban apartar del cargo al alcalde de la ciudad, Jairo Tomás Yáñez Rodríguez, antes de que terminara su periodo, en diciembre de 2023.

De los 616.331 ciudadanos que estaban habilitados para participar en la consulta de ayer, apenas 11.555 llegaron a las urnas, lo que equivale a tan solo un 1,87%.

Para que el mecanismo de participación prosperara se necesitaba que, al menos, 130.565 personas salieran a votar y la mitad más uno de ellos lo hiciera en favor del sí, pero esa cifra estuvo muy lejos de ser una realidad.

El resultado para los promotores del mecanismo terminó siendo mucho más adverso de lo esperado, puesto que si bien los votos por el ‘sí’ fueron mayoría, dentro del escaso grupo de votantes que participó, el margen de diferencia con los que votaron ‘no’, no fue tan amplio.

Y es que mientras 6.759 ciudadanos (59,05%) manifestaron su respaldo a la idea de revocarle el mandato a Yáñez, un total de 4.686 personas (40,94%) decidió acudir a las urnas para dejar constancia de su desacuerdo con la solicitud.

Martha Suárez fue una de ellas. Esta mujer llegó sobre las 9:00 de la mañana al puesto de votación del colegio Salesiano, para votar ‘no’ en la consulta, en respaldo al gobernante local. “Pienso que debe seguir el mismo alcalde, que llegue uno nuevo no me parece”, dijo.

Esta cucuteña fue una de las pocas participantes que durante el día se acercó hasta este punto de la ciudad, uno de los más grandes centros de votación de la capital nortesantandereana, para ejercer su derecho al voto.

Reinó la soledad

Si bien el reiterado aplazamiento de la revocatoria de Jairo Yáñez le generó un desgaste al proceso que se desarrolló ayer en Cúcuta y en los últimos días tomó fuerza la idea de que este no iba a generar los resultados que esperaban sus promotores, la escena que se vivió en los 78 puestos de votación instalados para la jornada no estaba en los planes ni de los mismos integrantes del comité que lideraba la iniciativa.

“Ya esto se nos sale de las manos. Realmente es triste ver que el pueblo mismo no ha tenido esa ayuda por parte de un mandatario y no salga a votar. Nosotros luchamos mucho y en cuatro oportunidades nos aplazaron este mecanismo de participación y los políticos y el mismo Estado se salieron con las suyas”, manifestó Miguel Galindo, presidente del comité promotor.

Y es que por donde se recorriera, los centros de votación permanecieron completamente solos durante las ocho horas que se extendió el proceso de votación. En algunas mesas con disponibilidad para unos 693 votantes, apenas llegaron entre 5 y 10 personas. Otras, sobre el mediodía, no llevaban registrado siquiera el primer votante.

El cansancio que para muchos representó la reciente campaña presidencial y cuya segunda vuelta se definió hace apenas una semana, la celebración del Día del Padre, el puente festivo y el receso escolar incidieron de manera importante para que los cucuteños decidieran no salir a manifestar su aprobación o desaprobación frente a la continuidad de Yáñez Rodríguez.

Se invirtieron más de $4.000 millones

La baja participación desató, a su vez, una lluvia de críticas contra los impulsores del mecanismo, puesto que para la organización de esta consulta fue necesario invertir un estimado de $4.460 millones, según lo que había informado a comienzos de año el Ministerio de Hacienda, cuando la Registraduría solicitó los recursos que hacían falta para llevar a cabo el proceso.

“Nadie va a responder por la absurda e inconveniente convocatoria a la revocatoria del alcalde de Cúcuta? Solo un poco más de 7.000 personas participaron. Generaron interinidad, se gastaron en forma innecesaria unos recursos y causaron daño a la actividad económica de la ciudad (sic)”, escribió el exministro del Interior, Juan Fernando Cristo.

“Un absoluto desastre. No votó ni el 2% de la gente en Cúcuta. Miles de millones de pesos botados a la caneca. De verdad hay que discutir sobre la conveniencia de ese mecanismo de revocatoria como está concebido porque nunca termina en nada”, opinó en Twitter Germán Ricaurte, usuario de esta red social.

“Qué pesar todo ese dinero, miren las calles de esta ciudad llenas de huecos. Cómo no invierten ahí. Ahora, por qué no aprenden a elegir, qué necesidad de revocar el mandato, ese es el alcalde que eligieron, por qué se quejan si el señor ganó es porque hubo mayoría (sic)”, escribió en Facebook Marlene Hernández.

La de Cúcuta era la revocatoria número 71 que se vota en el país desde que se instauró esta figura, en 1994.

A la fecha, tan solo a dos alcaldes en Colombia les han aplicado la revocatoria del mandato: una fue en 2018 contra el alcalde de Tasco (Boyacá), Nelson Javier García Castellanos, y otra este año contra la alcaldesa de Susa (Cundinamarca), Ximena Ballesteros Castillo.

‘Aquí no podemos cantar victoria’

Visiblemente emocionado y rodeado por su equipo de gobierno, el alcalde de Cúcuta, Jairo Yáñez, celebró en el Palacio Municipal el resultado del proceso de revocatoria que se adelantó en su contra y que finalmente no prosperó.

Aunque muchos le adjudican lo ocurrido ayer al desgaste del mecanismo de participación y a las circunstancias que rodearon la votación de esta consulta, más que a un verdadero triunfo del mandatario, lo cierto es que la decisión que se tomó en las urnas ratifica la continuidad de Yáñez hasta el 31 de diciembre de 2023, cuando finaliza el actual periodo.

En esa medida, el alcalde recibió este desenlace como una reelección, aunque admitió que “aquí no podemos cantar victoria” y consideró que lo conseguido ayer fue “un paso adicional para consolidar una plataforma ética, moral, de defensa de los recursos públicos, de guerra frontal ante la corrupción”.

“Este no es el resultado de una sola persona, es el logro de un equipo, de una ciudad. Se acabaron los liderazgos personales. Los líderes son la ciudadanía, los grupos de ediles, comunales, allí es donde tenemos que seguir construyendo la apuesta por la competitividad de la ciudad, para ayudar a disminuir el desempleo, la pobreza, la informalidad”, dijo.

Jairo Yáñez manifestó que a partir de este momento comienza una carrera contrarreloj, “para que el próximo 1 de enero de 2024 ustedes tengan la Cúcuta que les prometí: sin mentir, sin robar y sin traicionar”.

Esta es la segunda batalla que el alcalde logra ganarle a quienes han intentado apartarlo del cargo. La primera fue la demanda de nulidad electoral que falló a su favor el Consejo de Estado, a mediados del año pasado.

/Colprensa