NACION-PUBLICIDAD

NACION-Leaderboard1

Los retos que traería la apertura vehicular de la frontera

Una frontera inteligente con puentes exclusivos, un seguimiento al abastecimiento de combustibles y al registro de automotores, restablecimiento del transporte público, entre otros retos traería consigo la habilitación de los puentes internacionales entre Colombia y Venezuela, por Norte de Santander, para el uso de vehículos desde y hacia el vecino país.

Los vientos de apertura total de la frontera parecen ir en buena dirección, o así se percibe en la región, tras las promesas y anuncios realizados por el presidente electo Gustavo Petro, quien reveló que ya se está alineando con el gobierno de Nicolás Maduro para restablecer los pasos fronterizos.

Desde dicho anuncio, varios han sido los interrogantes sobre cómo será esta nueva frontera y si se permitirá el paso de vehículos de lado y lado, así como funcionaba antes de agosto de 2015 cuando el mismo Maduro ordenó el cierre por temas de seguridad.

Uno de los principales retos para que los automotores crucen la línea por los puentes internacionales es el proceso de registro que se hizo sobre estos vehículos, que según cifras de la Gobernación de Norte de Santander son unos 60.000 que desde el 2019 a la fecha pagan impuestos.

Víctor Bautista, secretario de Fronteras de Norte de Santander, resaltó la importancia de que en estas nuevas relaciones entre los dos países quede estipulado el paso libre de vehículos por los puentes internacionales, pero pidió prestar atención tanto al registro o internación de vehículos, el abastecimiento de combustible y la congestión vehicular.

“Es importante para la normalización de los pasos de frontera poder diferenciar los vehículos de placa venezolana que han sido ya registrados en el departamento, a través de la internación, lo que permite que estos tengan responsabilidad en Colombia, pagando impuestos y con condiciones de tránsito como tener un SOAT y una revisión técnico mecánica”, manifestó.

¿Cuáles son las alternativas?

Según dijo Bautista, al abrir la frontera queda la dificultad que los vehículos que están en Venezuela se confundan con los ya registrados, por lo que reveló varias de las posibilidades que se podrían implementar en la zona de frontera.

“Tenemos un reto importante sobre los más de 60.000 vehículos registrados, algunos de estos están por fuera de este decreto y no están registrados, tendríamos que ver cuál es la solución. Una alternativa es solicitar al Gobierno Nacional una fecha límite para una nueva inscripción de los vehículos. También se podría implementar un mecanismo que permita diferenciar los no registrados de los sí registrados”, dijo.

Otra de las alternativas es seguir con un estudio que se adelantó entre 2016 y 2018 para convertir los pasos internacionales en puentes exclusivos para una u otra actividad, en el que uno de ellos –San Antonio, Ureña o Tienditas- podría utilizarse para el registro de los automotores que ingresen de forma permanente o temporal.

“En el Departamento Nacional de Planeación y Cancillería se habló de implementar unos modelos integrados de pasos de fronteras, lo que quiere decir que cada puente internacional podría tener una especialidad de acuerdo a las características geográficas. Por ejemplo, Ureña es un sector de muchos trabajadores, en San Antonio se tiene un eje comercial más importante, hay que dar un uso al puente de Tienditas”, dijo el secretario de Fronteras.

Bautista insistió que la idea es que cada puente pueda tener un enfoque, que la relación entre los puentes sea complementaria, que se cuente con un tránsito fluido y que no vaya a colapsar el sistema de transporte y de pasos de personas.

“Ese modelo es importante y lo primero que haríamos en una primera reunión es pedir que esos estudios que ya se venían realizando entre 2016 y 2018 se retomen para que sea una frontera ordenada, no podemos volver a una situación como la de antes de agosto de 2015 donde habían trancones interminables y una dinámica de contrabando de gasolina, ahora tenemos otras circunstancias”, afirmó.

Para lograr estos objetivos, desde la Gobernación de Norte de Santander ya se reunieron las secretarías de Fronteras y de Hacienda, han existido acercamientos con la Alcaldía de Villa del Rosario, y en los próximos días las consultas se podrían extender a la Alcaldía de Cúcuta, para tener los puntos claros con el fin de que la reactivación vehicular fronteriza sea un éxito.

/Colprensa